uno de cada cuatro euros en créditos

BBVA, Caixabank y Sabadell se juegan una cuarta parte de sus préstamos el 27-S

El peso que tiene Cataluña sobre el total del negocio crediticio de estas tres entidades en España alcanza el 25% en todos los casos, un elevado peso que les hace especialmente sensibles al 27-S

Foto: El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu. (EFE)
El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu. (EFE)

El desafío soberanista en que se han convertido las próximas elecciones autonómicas catalanas del 27S tiene a tres grandes entidades financieras del país en el centro de su diana, debido a que una importantísima porción de su negocio se concentra en esta comunidad. Se trata de BBVA, Caixabank y Sabadell, bancos que concentran en Cataluña una cuarta parte de todo su negocio crediticio nacional.

En concreto, según los cálculos realizados por Fidentiis, el porcentaje de préstamos concedidos en esta comunidad respecto al total de su negocio en España asciende al 25,1% en el caso de la entidad presidida por Francisco González, al 24,9% en la de Isidro Fainé, y al 26,8% en el caso del banco capitaneado por Josep Oliu. Es decir, que uno de cada cuatro euros que tienen prestados en toda la piel de toro se circunscriben a Cataluña.

Estas cifras rompen la foto que puede obtenerse si, en vez de tomar como referencia los préstamos catalanes sobre el total de la financiación nacional, el análisis se ciñe al reparto de las cuotas de mercado en la región, ya sea por depósitos, préstamos u oficinas. En los tres casos, Caixabank aparece como líder indiscutible, seguido de cerca por BBVA pero a amplia distancia de Sabadell.

El peso de la entidad presidida por Fainé en la región le lleva a contar con casi un tercio de todas las oficinas, el 26,8% de los préstamos y cerca del 45% de los depósitos, cifras muy alejadas de las alcanzadas por la otra gran entidad de origen catalán, Sabadell, cuya cuota de mercado en todos estos parámetros ronda el 15%.

La gran banca se replantearía su presencia en una Cataluña independiente

 

El caso de BBVA es particular, porque su gran peso en la región responde a la compra de Catalunya Banc por 1.165 millones de euros, operación que terminó de cerrar el pasado mes de abril. En su caso, la cuota de mercado que tiene en la región, ya sea por depósitos, préstamos u oficinas, ronda el 25% en todos los casos, el mismo peso que tiene esta comunidad sobre el total de su créditos en España. 

Francisco González e Isidro Fainé. (EFE)
Francisco González e Isidro Fainé. (EFE)

La exposión de estas entidades a la región es lo que ya ha empezado a definirse como la prima de riesgo catalana. El reto independentista ha desatado el temor entre los inversores internacionales, un miedo que inicialmente, hace unos meses, le llevó a ralentizar posibles acuerdo en la región, pero que en las últimas semanas, y conforme se acerca la fecha del 27-S con encuestas que vaticina un éxito del bloque independentista, han extremado la precaución.

"En la últimas semanas estamos notando en bolsa el castigo de los inversores internacionales", reconocía esta misma semana el presidente de una gran empresa catalana. De hecho, la caída de las empresas cuya sede está en Cataluña duplica a la media del Ibex 35 en 2015. 

Datos como éstos, sumados a las negativas consecuencias económicas que tendría una hipotética separación de Cataluña de España, llevó ayer al sector financiero adar ayer un paso adelante y romper con su tradicional hermetismo para tomar claramente postura en contra del proceso soberanista.

La importancia que tiene la región para tres de los mayores bancos del país ayuda a comprender el giro institucional dado por las patronales

Las dos grandes patronales del sector, AEB y CECA, hicieron un comunciado conjunto en el que advertían que "la exclusión de Cataluña de la zona euro, como consecuencia de la ruptura unilateral del marco constitucional vigente, comportaría que todas las entidades bancarias con presencia en Cataluña afrontarían graves problemas de inseguridad jurídica. Estas dificultades obligarían a las entidades a reconsiderar su estrategia de implantación, con el consiguiente riesgo de reducción de la oferta bancaria y, con ello, de exclusión financiera y encarecimiento y escasez del crédito".

La importancia que tiene la región para las cuentas de tres de los mayores bancos del país ayuda a comprender el giro institucional dado por por las patronales, quienes también quisieron dejar claro que "las entidades integrantes de AEB y CECA consideran que, en todo momento, debe preservarse el orden constitucional y la pertenencia a la zona euro del conjunto de España. De otro modo se pondría en grave riesgo el objetivo de las entidades, que no es otro que proteger a sus depositantes y mantener el flujo de financiación a familias, a pymes y a los sectores productivos y generadores de empleo del país".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios