al declararse la firma en quiebra

Florentino gana el juicio al socio árabe del Madrid para su 'mega resort' pero no cobrará

El club blanco ha conseguido que un árbitro internacional le de la razón en el pleito millonario contra el emirato de Ras al Khaimah donde iba a construir un parque temático por 1.000 millones de dólares

Foto: Recreación del Real Madrid Resort Island. (EFE)
Recreación del Real Madrid Resort Island. (EFE)

Florentino Pérez ha conseguido una victoria con sabor amargo para el Real Madrid. El presidente del club blanco ha logrado recientemente que los tribunales internacionales le den la razón en su pleito contra Raj Marjan, el socio árabe con el que iba a construir un parque temático de grandes dimensiones en medio del Golfo Pérsico. Un proyecto megalómano con el que, a cambio de ceder el nombre y el emblema del equipo de fútbol, la entidad deportiva recibiría una suculenta suma de dinero.

El llamado 'Real Madrid Resort Island', presentado a bombo y platillo por Florentino Pérez en marzo de 2012, nunca llegó a ver la luz, más allá de la instalación de la simbólica primera piedra. Un acto en que el presidente del club de Chamartín dijo, entre otras cosas, que era "un proyecto fascinante... un punto de encuentro para millones de aficionados de todo el mundo que sienten el Real Madrid como una pasión fundamental de sus vidas".

El dirigente, arropado por José Ángel Sánchez, director general; Emilio Butragueño, director de Relaciones Institucionales; y Zinedine Zidane, director del primer equipo, además de las autoridades locales, añadió que "la unión del Real Madrid con el emirato de Ras al Khaimah es sinónimo de liderazgo, de altísima profesionalidad, de éxito, y, por supuesto, aumenta la solidez de nuestra marca contribuyendo al incremento de su prestigio en todo el mundo.

Pero el socio árabe no llegó a cumplir su palabra. Le metió un gol  a Florentino Pérez. El famoso Real Madrid Resort Island encalló pronto al comprobar que Raj Marjan no aportaba los fondos necesario para el desarrollo. En el plan original, la apertura del parque temático, que incluía un puerto deportivo imitando el escudo del club, un estadio de fútbol con un lateral abierto al mar, un hotel de cinco estrellas con 450 habitaciones y un resort de playa con 60 bungalós, estaba fijada para 2015.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. (EFE)
El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. (EFE)

Florentino Pérez reconoció pronto que el majestuoso proyecto estaba teniendo serias dificultades para conseguir la financiación bancaria con la que empezar las obras. Hasta el punto de que el presidente de la entidad deportiva y de ACS dio la iniciativa por abandonada en la temporada 2013/14, momento en el que comenzó una batalla judicial contra su socio árabe para reclamar los cerca de 50 millones al año que iba a cobrar por ceder el nombre del Real Madrid al supuesto resort.

Sentencia favorable

El pasado 10 de junio, los servicios jurídicos del Real Madrid recibieron la sentencia favorable de un tribunal internacional de arbitraje que les daba la razón en relación al pleito planteado contra el fondo soberano del emirato árabe, después de que esta institución financiera incumpliera su obligación de obtener el dinero suficiente para levantar el proyecto.

Sin embargo, la victoria judicial contra Raj Marjan, que iba a invertir 1.000 millones de dólares (885 millones de euros) en este proyecto de dimensiones faraónicas en medio de unas islas artificiales en el emirato de Ras al Khaimah, es más bien agridulce porque el Real Madrid no va a poder cobrar el dinero que reclamaba. El motivo es que, como reconocen desde el propio club de Chamartín, la sociedad Raj Marjan, domiciliada en Luxemburgo para eludir el pago de impuestos, se ha declarado en liquidación, por lo que el Real Madrid se convierte en un acreedor más que tendrá que ponerse a la cola para lograr la compensación que reclama.

Pese a este fiasco árabe, Florentino ha encontrado en la misma zona geográfica un nuevo partner con el que intentar la construcción del nuevo Bernabéu, obra paralizada por una sentencia contraria del Tribunal Supremo. Se trata de IPIC, la petolera de Abu Dabi dueña de Cepsa, que pondría su apellido al emblemático estadio del Paseo de la Castellana a cambio de un generoso cheque siempre y cuando Manuela Carmena y Cristina Cifuentes, alcaldesa y presidenta de la Comunidad de Madrid, facilitan la remodelación con un nuevo plan urbanístico.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios