Fortress liquida a gran parte de la plantilla de Lico tras la fallida venta a Apollo
  1. Empresas
TERCER EXPEDIENTE DE REGULACIÓN DE EMPLEO

Fortress liquida a gran parte de la plantilla de Lico tras la fallida venta a Apollo

El fondo americano ha anunciado el tercer expediente de regulación de empleo en el holding financiero que compró a las cajas de ahorros para competir con la banca en la concesión de créditos

placeholder Foto: El director de Fortress Investment Group, Michael Novogratz. (Reuters)
El director de Fortress Investment Group, Michael Novogratz. (Reuters)

Fortress tira la toalla en España en su intento por competir con la banca por conceder préstamos a pequeñas y medianas empresas. El fondo estadounidense, que pidió una licencia al Banco de España para poder operar como entidad de crédito tras la compra del holding financiero de las cajas de ahorros, anunció este jueves la intención de despedir a gran parte de la plantilla ante la incapacidad de hacer rentable Lico Leasing Division.

Varias fuentes han confirmado la comunicación de Fortress a los cerca de 130 empleados que aún trabajaban esta filial, la cual formaba parte de Lico Corporación, el grupo financiero que estaba controlado por la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) hasta que la desaparición por quiebra o absorción de estas entidades dejó esta sociedad en manos de los bancos.

El fondo oportunista compró el holding en 2013 por cerca de 220 millones de euros, asumiendo todos los negocios y la plantilla, con el objetivo de aprovechar la recuperación de la economía y la nueva demanda de crédito. Pero la inversión no ha ido como se esperaba, por lo que Fortress encargó a N+1 la búsqueda de un comprador entre otros de los fondos distress que también habían desembarcado en España en busca de gangas.

El fondo oportunista compró el holding en 2013 por cerca de 220 millones con el objetivo de aprovechar la recuperación y la nueva demanda de crédito

El pasado mes de julio, Fortress y Apollo alcanzaron un acuerdo preliminar para el traspaso del negocio. Pero a la hora de la firma definitiva, la entidad que gestiona los créditos fallidos de Banco Santander, la financiera de Bankia (Finanmadrid) y parte de la red de oficinas de Abanca (rebautizada como Evo Banco), se echó atrás. La negativa de Apollo ha provocado la puesta en marcha del procedimiento extintivo de empleo, que empezará a negociar ahora con los trabajadores.

Otras fuentes señalan que esta decisión supone el paso previo a la liquidación de esta filial, extremo que niegan otras personas cercanas al fondo. Al mismo tiempo aseguran que Fortress seguirá en España con sus negocio de recobro (Geslico), donde ya aplicó otro expediente de regulación de empleo a principios de año, inmobiliario e inversiones alternativas.

La reciente historia de Lico Leasing demuestra cómo funcionan estos fondos oportunistas. Fortress la compró en 2013 por unos 220 millones de euros después de que los accionistas de esta financiera –BBVA, La Caixa, Bankia, Unicaja, Sabadell, BMN y Kutxabank, entre otros– la pusieran a la venta tras heredarla de la CECA. Al poco tiempo, el fondo presentó un expediente de regulación de empleo (ERE) para 174 de los 450 empleados de Lico Corporación.

Posteriormente, vendió la cartera de créditos a Goldman Sachs, que había comprado a precio de derribo, y traspasó el local emblemático de la oficina de Barcelona –situado en el edificio Windsor, en la Avenida Diagonal– a Miguel Durán, el expresidente de la ONCE.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Fortress Lico Leasing Empleo
El redactor recomienda