tras cinco años en el gigante asiático

El rey del cobre español salta del tren chino antes de que descarrile

La Farga Lacambra vende su filial en China adelantándose a la crisis asiática y en el marco de su política de reducción de costes globales y reinversión en España

Foto: Oriol Guixá junto a las autoridades chinas, en una visita a la planta asiática. (Foto: La Farga)
Oriol Guixá junto a las autoridades chinas, en una visita a la planta asiática. (Foto: La Farga)

El rey del cobre español lo ha visto venir y ha saltado del tren chino antes de que la economía del país descarrilase este verano. La empresa metalúrgica La Farga Lacambra, especializada en productos semielaborados de cobre, se ha anticipado a la crisis china y vendió durante 2014 su filial en el gigante asiático. La filial se denominaba Ganzhou Jiangwu La Farga y está especializada en material para los proyectos del tren de la alta velocidad china.

En su memoria de sostenibilidad de 2014, el presidente de la compañía, Vicente Fisas, explica que “la compañía ha desinvertido en la participación que teníamos en la empresa china Ganzhou Jiangwu La Farga High Speed Railway Copper Materials Co., Ltd.". El paquete español ha sido adquirido por una compañía con sede Hong Kong denominada Shining Resources Holdings Co. Limited.

Vicente Fisas.
Vicente Fisas.

La firma llevaba cinco años en China. Su filial facturaba 22,8 millones de euros. Fisas justifica la decisión de la empresa argumentando que “durante el ejercicio 2014 hemos redefinido nuestro posicionamiento en este mercado, con el objetivo de mejorar la rentabilidad global que podemos obtener del mismo”. Pese a sus ventas, la filial china no ganaba dinero. La Farga Lacambra factura cada año 905 millones de euros. Es uno de esos gigantes industriales en manos de capital familiar que no cotiza en bolsa pero configura una parte sustancial del tejido industrial catalán. La Farga tenía el 49% de su filial china, de la que se ha desprendido justo meses antes de que estallase la burbuja bursátil en esa potencia asiática.

Fisas en su carta concluye que la compañía ha llevado a cabo un exhaustivo análisis del mercado ferroviario chino, tras el cual ha concluido que dicho mercado “está monopolizado por el Ministerio de Transportes Chino, que actúa con gran protección de los fabricantes cien por cien nacionales”. Por tanto, mejor irse.

Apoyo tecnológico en lugar de capital 

La Farga ha cambiado la inversión en capital en China por dar apoyo tecnológico a su antiguo socio. Ha firmado un contrato de transferencia de conocimiento para la fabricación de alambrón, que ya la le ha aportado durante 2014 más de medio millón de euros y que pretende extender a otros industriales del país.

 

Sin embargo, fuentes del sector explican que, si bien la medida ha sido acertada, todo el sector metalúrgico en Europa se verá afectado a la larga por la caída del yuan y por la mayor competitividad de los productores chinos en los mercados mundiales. O lo que es lo mismo: la devaluación favorece a los exportadores chinos y hará caer los precios en la UE.

Mientras vendía en China, La Farga compró el 30% que todavía no controlaba de su filial francesa y reordenó todas sus participaciones internacionales para que no quedasen afectadas por la actividad en España. Como inversión en el extranjero resulta clave la filial de Estados Unidos, donde la empresa catalana sólo tiene el 19%.

 

Inversiones en España

Durante 2014, La Farga Lacambra, cuyo consejero delegado es Oriol Guixà, ha aplicado un doble política: más inversiones en España y una política de reducción de costes globales. Gracias a eso se ha recuperado la rentabilidad del grupo, que se ha multiplicado por diez. En 2014 se ganaron 2 millones de euros. El ebitda alcanzó los 14,5 millones. Las ventas, prácticamente, fueron las mismas que en el año anterior.

El total de inversiones en 2014 sumaron 10,2 millones de euros, de los que 5,5 millones se destinaron a la planta española de La Farga para mejorar en la producción de tubería de cobre, que permitirá fabricar un producto más ligero y sortear las limitaciones de peso máximo de algunos países, con lo que se podrán ganar nuevos mercados internacionales.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios