el proyecto está en el aire

Villar Mir busca inquilino para levantar la quinta torre tras tocar retirada Monte Sinaí

El nuevo rascacielos de Inmobiliaria Espacio está en el aire. Casi cuatro meses después de habérselo adjudicado, la compañía carece de inquilino y busca soluciones alternativas con varios candidatos

Foto: Imagen del 'skyline' de Madrid con el proyecto de la quinta torre.
Imagen del 'skyline' de Madrid con el proyecto de la quinta torre.

La quinta torre que el Ayuntamiento de Madrid adjudicó a Inmobiliaria Espacio el pasado mes de abril, en la recta final del mandato de Ana Botella, está en el aire. Y no sólo por el cambio de regidora y de ideario político ocurrido tras el aterrizaje de Manuela Carmena en el Palacio de Cibeles, sino también, y sobre todo, por una cuestión puramente empresarial.

La propuesta que permitió a la empresa controlada por Juan Miguel Villar Mir imponerse en el concurso contemplaba albergar un centro sanitario privado, además de zonas recreativas y comerciales, que el empresario tenía apalabrado con el prestigioso Monte Sinaí.

En concreto, el grupo sanitario había firmado una carta de intenciones con la compañía española, según confirman fuentes conocedoras, pero nunca un contrato vinculante, lo que ha permitido al prestigioso centro estadounidense echarse atrás y dejar a Inmobiliaria Espacio sin inquilino y, por tanto, sin la llave que abre el grifo de la financiación bancaria necesaria para abordar este proyecto. Una encrucijada que ha empujado a Villar Mir a buscar alternativas.

Juan Miguel Villar Mir. (EFE)
Juan Miguel Villar Mir. (EFE)

Varias fuentes inmersas en las conversaciones han confirmado a este medio que diversas consultoras están trabajando en la búsqueda de una alternativa al proyecto de Monte Sinaí. Las opciones abarcan desde llegar a un acuerdo con otro grupo sanitario –se ha barajado la Clínica Mayo, Quirón Salud, HM Hospitales y Vithas–, hasta modificar el proyecto para dar cabida a otro tipo de inquilino, como una universidad o una escuela de negocios, e, incluso, para cambiar la idea inicial de levantar un rascacielos y apostar por otro tipo de inmueble, cuya construcción sea más económica. Todos ellos serían cambios que requerirían el visto bueno del Ayuntamiento.

El 'huracán Carmena'

Según fuentes próximas a Grupo Villar Mir, el nuevo consistorio todavía no ha confirmado definitivamente la propuesta de Inmobiliaria Espacio, lo que deja abierta la puerta a que, si finalmente los números no salen, el proyecto pueda pararse. Esta amenaza ha estado en el aire desde que Ahora Madrid tomó las riendas del consistorio, pero desde el punto de vista económico resultaría difícil de justificar por el impacto que tendría para las arcas públicas.

La dueña de OHL ya ha llevado ante notario la adjudicación y ha depositado una cantidad a nombre del Ayuntamiento que fuentes conocedoras aseguran que asciende a 9 millones. A este importe se deben sumar los 4 millones anuales que, durante los próximos 75 años, Espacio se ha comprometido a pagar al consistorio, lo que eleva hasta 300 millones la suma total.

Manuela Carmena. (Gtres)
Manuela Carmena. (Gtres)

Tal y como se diseñó el concurso, el Ayuntamiento continúa siendo propietario de la parcela aneja a las Cuatro Torres, y el adjudicatario únicamente tiene el derecho de uso sobre el suelo durante los citados 75 años a cambio del pago de un canon anual durante todo este periodo, que el equipo de Botella había fijado en un mínimo de 1,9 millones, y por el que Villar Mir terminó ofreciendo más del doble.

Al no ser dueña del suelo, Inmobiliaria Espacio se enfrenta a tener que afrontar toda la construcción del rascacielos, estimada en más de cien millones de euros, con recursos propios u ofrecer a las entidades alguna otra garantía, alternativa al terreno, para que le concedan el crédito, colchón de seguridad que en este tipo de proyectos suele ser contar con un inquilino garantizado, algo de lo que en este momento Villar Mir carece y que explica toda la ronda de contactos que está manteniendo para encontrar una solución.

Momento crítico

Los problemas de la quinta torre llegan en un momento especialmente sensible para Grupo Villar Mir, debido a las dificultades de su buque insignia, la constructora OHL, para generar caja, situación que se ha visto agravada por un presunto caso de corrupción en México y por el exceso de endeudamiento de su matriz, que en los últimos años ha abordado faraónicas operaciones como la compra de un 25% de Colonial, del 19% de Abertis, la Operación Canalejas y la quinta torre.

Para tratar de enderezar las cuentas a corto plazo, el holding ha puesto a la venta Torre Espacio, rascacielos que se ubica justo al lado de donde está proyectado el nuevo y cuyo fruto se prevé que vaya destinado a suscribir la ampliación de capital de OHL, lo que, a priori, no permite confiar en que con esta operación se solucionen también los problemas de la quinta torre.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios