ÚNICO ACCIONISTA DE REFERENCIA QUE SUELTA PAPEL

El presidente de Sacyr vende acciones del grupo para pagar sus deudas personales

Manuel Manrique se ha desprendido a la carrera de los títulos que recibió apenas unos días antes de la ampliación de capital liberada de la constructora para hacer frente a sus elevados préstamos

Foto: El presidente de Sacyr, Manuel Manrique. (Reuters)
El presidente de Sacyr, Manuel Manrique. (Reuters)

Manuel Manrique celebrará próximamente en la lujosa urbanización de Sotogrande, en el municipio gaditano de San Roque, sus merecidas vacaciones después de un año intenso en Sacyr, periodo en el que ha vendido Vallehermoso y Testa, y casi una década para olvidar. La que comenzó en 2006 con la adquisición de un 20% de Repsol, inversión que llevó a la constructora al borde de la bancarrota de la que se salvó porque el presidente de la petrolera, Antonio Brufau, rescató a su homólogo con la recompra de la mitad de esa participación a cambio de que éste traicionase a su antiguo socio, Luis del Rivero.

Por despecho, el anterior presidente murciano vendió toda su participación en la constructora cuando fue despedido del consejo de administración. Ahora, su sucesor, le está siguiendo los pasos, aunque con una motivación diferente. Según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Manrique se desprendió la semana pasada de 840.000 acciones de Sacyr, por las que obtuvo 2,79 millones de euros.

La mayoría de estos títulos los había recibido apenas unos días antes por la ampliación de capital liberada -dividendo en papeles- que hizo la compañía para retribuir a sus accionistas. Como Manrique tiene a su nombre 26,2 millones de acciones, el 5% del capital del grupo, le tocaron 566.182 títulos. Lo que llama la atención es que el presidente de la compañía los empezara a vender a las 72 horas de tenerlos en su mano, algo que no han hecho el resto de accionistas significativos.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Ni Demetrio Carceller, ni Tomás Fuertes, ni José Manuel Loureda, ni José Moreno Carretero, los cuales suman el 32% del capital de Sacyr y acompañan a Manrique en el consejo de administración han vendido hasta la fecha ninguna de las acciones recibidas por la ampliación de capital liberada.

Fuentes próximas al grupo indican que el presidente las ha vendido porque tiene que hacer frente a sus deudas personales, que ascienden a unos 200 millones de euros. Esta cifra se corresponde con los números oficiales de 2010 de Telbasa y Cymofag, las sociedades instrumentales de Manrique. Pero no ha podido ser actualizada porque el ingeniero de caminos lleva cuatro años sin remitir como es obligación legal sus cuentas al Registro Mercantil.

Porque el presidente de Sacyr pidió varios créditos para elevar su participación en la sociedad y compró acciones a un precio muy superior al que cotiza en la actualidad. La última vez que tuvo que recurrir a esta maniobra fue en 2011 cuando acudió a la ampliación de capital realizada por el grupo y en la que compró 2 millones de acciones a 4,50 euros por unidad, un 32% de cómo cotizan actualmente.

En 2013, la última vez que Sacyr retribuyó a sus accionistas, también mediante el reparto de acciones liberadas, fue en julio de 2013. Y Manrique, como ha hecho ahora, también vendió todos los títulos que recibió en apenas unos días. En el verano del pasado año, el renovado presidente del grupo se desprendió asimismo de 320.000 acciones para atender presuntamente sus obligaciones con sus acreedores y avalistas, entre los que se encuentran varios bancos y, supuestamente, la propia Repsol.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios