Es noticia
Menú
Manuel Manrique saca pecho: "La banca está ahora encantada con el crédito de Repsol"
  1. Empresas
sacyr se apoya en la petrolera para su nueva filial

Manuel Manrique saca pecho: "La banca está ahora encantada con el crédito de Repsol"

El presidente de Sacyr presume del saneamiento realizado con la venta de Testa y confía gran parte del crecimiento del grupo a su nueva filial de ingeniería, que tendrá en Repsol parte de su gasolina

Foto: Manuel Manrique, presidente de Sacyr.
Manuel Manrique, presidente de Sacyr.

En apenas seis meses, Sacyr ha dado un giro de 180 grados tanto a su situación financiera, como a su estrategia empresarial. La venta de Testa a Merlin por casi 1.800 millones de euros se ha convertido en un auténtico maná para la compañía, ya que de un plumazo le ha permitido amortizar una cuarta parte del crédito de 2.265 millones que tiene ligado a su participación del 9% en Repsol, préstamo que ha quedado reducido a 1.665 millones.

"Ahora la banca está encantada con el crédito de Repsol", ha presumido Manuel Manrique, presidente de Sacyr, en su primera gran comparecencia pública tras la amortización, una cita que ha organizado para anunciar la compra del 50% de la ingeniería Fluor España. Esta operación es un ejemplo del giro estratégico que quiere dar Sacyr a su negocio tras la venta de Testa, para centrarse en construcción, concesiones e industrial, y que enlaza también con su presencia en Repsol.

El acuerdo entre Fluor Corporación, una de las mayores ingenierías del mundo, con más de 20.000 millones de ingresos, y Sacyr para compartir la propiedad de la filial española tiene como reto restituir gran parte del ebitda (beneficio bruto operativo) que Testa aportaba a la constructora. Para conseguirlo, Repsol va a jugar un papel protagonista, ya que gran parte de los futuros contratos de la nueva SacyrFluor se prevé que procedan de la petrolera.

En concreto, la constructora tiene identificados 81 contratos por los que competirá y que suman un volumen de negocio total de 15.000 millones. De éstos, 34 proyectos tienen detrás a Repsol y a su filial canadiense Talismán. Sacyr confía en hacerse con cerca del 5% de todo el universo de concursos que ha identificado, ya que frente a los 44,8 millones de cifra de negocios que tuvo Fluor España el pasado ejercicio, prevé alcanzar los 88 millones en 2016 y superar los 880 millones en 2020.

Nueva gasolina para el grupo

Con un margen de ebitda estimado del entorno del 8%, si la compañía cumple sus planes, la nueva SacyrFluor aportará al beneficio bruto operativo del grupo más de 70 millones, la mitad de los 145 millones de Testa, filial que por sí sola generaba el 38% de todo el beneficio bruto operativo de la compañía. Pero, a diferencia de lo que ocurría con la inmobiliaria, que tenía una deuda asociada de 1.700 millones, el negocio de la ingeniería en petróleo y gas, actividad en la que se centrará inicialmente SacyrFluor, apenas genera compromisos financieros, porque los proyectos se financian directamente del cliente.

Con estas cartas sobre la mesa, el objetivo de Manrique es "poder consolidar todo lo que podamos del ebitda de SacyrFluor". Aunque sólo ha adquirido el 50% de la ingeniería, el acuerdo contempla que la constructora pueda inyectársela entera, por consolidación global, jugada que le permite mejorar sus ratios, ya que el ebitda es una de las principales líneas de la cuenta de resultados que tienen en cuenta los inversores a la hora de analizar la salud financiera de una compañía.

SacyrFluor, la nueva filial de ingeniería del grupo, prevé facturar más de 880 millones en cinco años, en gran parte, gracias a contratos con Repsol y Talismán

Con este nuevo escenario, resulta lógico pensar que el objetivo de Sacyr a medio plazo pasa por mantener su 9% de Repsol e ir pagando los intereses y parte del principal con los cerca de 120 millones que percibe anualmente de dividendos de la petrolera. Sin embargo, y aunque Manrique insista en que, por el momento, no se plantea amortizar más parte del crédito, la realidad es que todo dependerá de cómo evolucione en bolsa su participada.

La caída del petróleo ha arrastrado el precio de las acciones de Repsol hasta el entorno de los 15 euros, lo que sitúa el valor de toda la participación de Sacyr en torno a los 1.850 millones, cifra por encima del importe de su crédito, pero si la petrolera continúa cayendo en bolsa obligaría a la constructora a mover ficha. En la recámara tiene la bala del último pago pendiente de Merlin por la adquisición de Testa, que asciende a 694 millones y que se producirá dentro de un año.

Lo previsible es que una parte de esta cantidad, en torno a la mitad, se destine a seguir reduciendo el préstamo y a acomodarlo lo suficiente como para que la banca esté tranquila y la constructora pueda seguir manteniendo su 9% de Repsol. Al menos, hasta que haya una buena oferta de compra sobre la mesa.

En apenas seis meses, Sacyr ha dado un giro de 180 grados tanto a su situación financiera, como a su estrategia empresarial. La venta de Testa a Merlin por casi 1.800 millones de euros se ha convertido en un auténtico maná para la compañía, ya que de un plumazo le ha permitido amortizar una cuarta parte del crédito de 2.265 millones que tiene ligado a su participación del 9% en Repsol, préstamo que ha quedado reducido a 1.665 millones.

Repsol Manuel Manrique Banca Venta Acciones
El redactor recomienda