su rendimiento se acerca al de los bonos basura

Isolux se hunde a mínimos históricos por el riesgo de impago de sus infraestructuras

Los bonos de la empresa de Luis Delso se desploman y ponen en cuestión la solvencia del grupo después de que una filial de S&P advirtiera del defautl en una de sus autopistas en India

Foto: El presidente de Isolux, Luis Delso. (EFE)
El presidente de Isolux, Luis Delso. (EFE)

La solvencia de Isolux está siendo de nuevo puesta en duda por los inversores. Los bonos de la compañía española de infraestructuras han caído hasta mínimos históricos en paralelo a que Standard & Poor´s le haya bajado a la categoría de default la calificación de una de sus infraestructuras estrella en India, uno de las grandes apuestas del grupo dirigido por Luis Delso.

Los bonos emitidos en marzo del pasado año con un rendimiento del 6,625% por importe de 600 millones cotizaban ayer a 65 céntimos, un 35% por debajo de su valor facial. El derrumbe se ha producido en las últimas dos semanas en línea con las dudas sobre la capacidad de la compañía de poder atender al pago de los intereses de los préstamos que obtuvo en 2009 para construir varias autopistas en India.

Al hundirse el precio, la rentabilidad del bono de Isolux se ha disparado en lo que va del año desde el 9,2% con el que comenzó 2015 -un rendimiento tipo de una compañía que ya es considerada de alto riesgo-, al 16,5%, un diferencial que los inversores suelen equiparar a empresas que están al borde del colapso o bono basura.

Es lo que ha puesto de manifiesto Crisil, una filial de Standard & Poor´s especializada en rating de compañías que invierten en India. La agencia le ha rebajado de golpe tres escalones la calificación de solvencia de Soma Isolux Surat Hazira Tollway, desde “BB” con perspectiva negativa a “D”. Esta “D” significa según el glosario de términos de Crisil, que la empresa está en impago -default como se conocen en el mundo financiero- o al borde del impago.

“La rebaja del rating refleja retrasos en el pago de los intereses de los préstamos, principalmente debido a la débil liquidez de la compañía”. Una situación que se debe, según la subsidiaria de S&P, por no haber recibido la certificación de los progresos de la obra y, en consecuencia, el abono por parte del Gobierno de la India, lo cual conlleva que la filial de Isolux tampoco pueda atender sus obligaciones con los acreedores. Una situación parecida a la que le vivía Sacyr en Panamá en la ampliación del Canal o a OHL en Qatar.

Arbitraje a la vista

La compañía española confía en poder recibir los certificados provisionales de obra -está construida al 75%- por parte de la National Highways Authority of India el próximo 15 de septiembre después de haber conseguido un veredicto favorable en el Tribunal Supremo de Delhi tras solicitar un arbitraje por retrasos y sobrecostes.

Isolux, en consorcio con el grupo local Soma, tiene tres adjudicaciones en India para la construcción y concesión de la autopista NH-1 entre Panipat y Jalndhar, por un importe de 663 millones; la NH-2, entre Varanasi y Aurangabad, por 520 millones; y la NH-6, entre Surat y Hazira, por 242 millones. Esta última es la que ha entrado en impago y la que ha provocado el desplome de los bonos de Isolux Corsán.

Una caída en picado que viene provocada también por sus problemas para atender la deuda global del grupo, en proceso de refinanciación. La compañía quiere extender entre tres y cinco años el pago de unos 3.500 millones de préstamos entre deuda corporativa y deuda de proyectos de infraestructuras, como los que tiene en el país asiático y en el sector de la energía. Para aliviar su complicada situación, el grupo está negociando la venta de su negocio de autopistas a un fondo canadiense, así como la de otros activos como sus líneas de transmisión en Brasil.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios