el relevo será antes del 30 de septiembre

Juan Béjar deja FCC tras llegar a un acuerdo con Slim y la familia Koplowitz

El consejero delegado de FCC ha llegado a un acuerdo con la compañía para adelantar la ejecución de la cláusula de cambio de control, que le permite abandonar el grupo sin renunciar a su blindaje

Foto: Juan Béjar abandona su puesto como consejero delegado de FCC. (Enrique Villarino)
Juan Béjar abandona su puesto como consejero delegado de FCC. (Enrique Villarino)

Relevo al frente de una gran empresa del Ibex 35. Juan Béjar, consejero delegado de FCC, ha llegado a un acuerdo con la compañía para poder ejercer la cláusula de cambio de control contenida en su contrato, que le libera de tener que seguir el frente del grupo. No obstante, su relevo no será inmediato. En una reunión del consejo de administración celebrada esta misma tarde, el ejecutivo ha pactado con los dos accionistas de referencia del hólding, Carlos Slim y la familia Koplowitz, hacer un relevo tranquilo con la fecha límite del próximo 30 de septiembre.

Con esta decisión, Béjar acelera medio año la prórroga de un ejercicio que accedió a conceder el pasado mes de diciembre, cuando la mayor fortuna de México se convirtió en primer accionista de FCC, situación que activaba la citada cláusula. Pero, entonces, los bancos colocadores de la ampliación de capital que permitió a Slim hacerse con el control de FCC exigieron que Béjar continuara al frente de la compañía, al menos, hasta que se terminara de ejecutar todo el plan de reflotamiento y la compañía enderezara su nuevo rumbo.

Juan Béjar, consejero delegado de FCC, y Esther Alcocer, presidenta del grupo. (EFE)
Juan Béjar, consejero delegado de FCC, y Esther Alcocer, presidenta del grupo. (EFE)

El todavía consejero delegado de FCC considera que ese momento ha llegado, sobre todo, tras la Junta General celebrada el pasado 25 de junio, en la que se oficializó la toma de poder de Slim con  el nombramiento de sus cuatro consejeros. Fuentes próximas a la compañía aseguran que, salvo sorpresa, el nuevo consejero delegado de la compañía será también de origen azteca, movimiento que terminará de evidenciar el control mexicano del grupo.

Aunque Béjar tenía derecho a una indemnización de hasta un máximo de dos anualidades por todas sus prebendas -fijo y variable-, lo que eleva hasta 10 millones de euros la compensación que le corresponde, la cifra finalmente pactada es inferior, dentro de ambiente de consenso con el que se ha tratado de hacer este relevo, y a pesar de la evidente disparidad de criterios entre el primer ejecutivo y el nuevo accionista de referencia.

Desde que Slim aterrizó en FCC, el mexicano no sólo ha tomado las riendas del grupo, sino que ha puesto en cuarentena todos los planes en marcha de la compañía, como la venta de Realia, el acuerdo con Macquarie para impulsar el negocio de infraestructuras o el veto al nombramiento de un nuevo presidente en Cementos Portland. Todo ello, mientras concedía poderes plenipotenciarios a Miguel Martínez Parra, director general de Administración y Finanzas en teoría y hombre fuerte del mexicano en el día a día en la práctica; y a Gerardo Kuri Kaufmann, su alter ego en el consejo de administración de todas las empresas del grupo FCC.

Nombre propio del sector

Considerado uno de los mejores ejecutivos dentro del negocio de las infraestructuras, Juan Béjar (Madrid, 1957) prevé seguir ligado tanto a este sector, como al financiero, dos mundos que siempre ha sabido llevar de la mano a lo largo de su dilatada trayectoria profesional. Licenciado en Derecho y Empresariales (ICADE E-3), inició su carrera profesional en Hisalba (Holderbank Group), que en aquel momento era el principal productor de cemento del mundo. Tras dos años en la antigua Empresa Nacional de Autopistas (ENA), puso en marcha UMAR, compañía diseñada para gestionar el negocio internacional del Grupo Holderbank (actualmente Holcim).

El empresario Carlos Slim. (EFE)
El empresario Carlos Slim. (EFE)

Entre 1991 y 2007 trabajó en Ferrovial, donde fue consejero delegado del área de Infraestructuras, lideró la creación y salida a bolsa de Cintra, la constitución de Ferrovial Aeropuertos y la adquisición de British Airport Authority (BAA). Justo después de esta última operación, en junio de 2007, Citigroup le fichó para dirigir su fondo de infraestructuras, vehículo para el que captó 3.400 millones de dólares y que, entre otras operaciones, se impuso en la puja por Itínere.

Fue en 2009 cuando se incorporó a FCC como presidente ejecutivo de Globalvía,  concesionaria compartida al 50% con Bankia y que acaba de ser adquirida por el grupo malayo Khazanah. A esta responsabilidad añadió, en febrero de 2012, la de presidente y consejero delegado de Cementos Portland Valderrivas y, once meses después, fue nombrado primer ejecutivo de todo el grupo con el reto de reflotar a una compañía que estaba al borde del abismo.

Al final, FCC consiguió escapar de su destino gracias al plan diseñado por Béjar, una hoja de que incluyó duras decisiones, como un plan de desinversiones por 2.200 millones de euros, un recorte de costes de estructura de 200 millones y una ampliación de capital de 1.000 millones de euros que ha supuesto la efectiva toma de control del grupo por parte de Slim y la consecuente decisión de marcharse del consejero delegado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios