EL REGULADOR INSISTE EN BAJAR LAS TASAS AÉREAS

La batalla de la CNMC con Aena recrudece la tensión entre Ana Pastor y Álvaro Nadal

La CNMC emitirá en los próximos días una nueva resolución contra la política tarifaria de Aena que supone un misil contra la línea de flotación de la sociedad recientemente cotizada en bolsa

Foto: El director de la Oficina Económica del presidente del Gobierno, Álvaro Nadal (2d), junto a la ministra de Fomento, Ana Pastor (d). (EFE)
El director de la Oficina Económica del presidente del Gobierno, Álvaro Nadal (2d), junto a la ministra de Fomento, Ana Pastor (d). (EFE)

La CNMC va a subir la temperatura de su enfrentamiento con Aena en los próximos días dando lugar, paradójicamente, a un enfriamiento de las relaciones entre la ministra de Fomento, Ana Pastor, y el zar económico de la Moncloa, Álvaro Nadal. El organismo regulador ultima un segundo informe contra la propuesta del gestor aeroportuario de congelar las tasas aéreas en 2016. El organismo que preside José María Marín Quemada insiste en que las tarifas que pagan las aerolíneas deben bajar el próximo año con el fin de establecer un marco de referencia más ajustado y favorable para el sector aéreo a lo largo de los próximos diez años.

La CNMC emitió una resolución el pasado 23 de abril que puso en tela de juicio el modelo económico de caja doble (dual till) que emplea desde el año 2012 la nueva sociedad cotizada para separar los costes aeroportuarios de los que proceden de la actividad comercial. El supervisor mayor del Reino introdujo una sensible modificación en esta asignación contable, rebajando el peso de los costes derivados de la propia actividad aeroportuaria, lo que limitaría en consecuencia los ingresos a percibir por tarifas. El criterio de la CNMC supone una bajada de las tasas de entre el 2 y el 3%, lo que representa, al cambio, un quebranto para la compañia que preside José Manuel Vargas de entre 75 y 100 millones de euros en su margen bruto de operaciones.

Imagen de archivo del día que Aena salió a Bolsa. (Reuters)
Imagen de archivo del día que Aena salió a Bolsa. (Reuters)

Tras esta primera andanada, lo que viene ahora es un misil directo a la línea de flotación de Aena porque los servicios técnicos del regulador tampoco están por la labor de aceptar el criterio prospectivo con el que se calcula el déficit de tarifa acumulado por la compañía durante los últimos tres años. Aena acordó este déficit con la antigua Comisión de Regulación Ferroviaria y Aeoportuaria (CRFA) sobre una base previa que permitía a la compañía beneficiarse de las mejoras que pudiera introducir en su gestión. Se trataba de una especie de “tarifa plana” por la que el Estado admitía un déficit tarifario de 1.100 millones entre 2012 y 2014 que ahora debería ser resarcido con las tasas del próximo año.

La CNMC considera que, una vez transcurrido el periodo trienal de referencia, el déficit real ha sido mucho menor y quiere trasladar la eficiencia obtenida por Aena en beneficio de unas menores tarifas aeroportuarias que teóricamente podrían ser repercutidas por las aerolíneas mediante una reducción del precio de los billetes de avión. Este segundo disparo implica un ‘bajonazo’ de las tasas de Aena de otro 6% aproximadamente, por lo que en definitiva la compañía que gestiona los aeropuertos tendría que acometer un recorte de ingresos regulatorios de casi un 10%. Esta caída en picado de los precios se aplicaría al año 2016, que es precisamente el listón de referencia sobre el que está prevista una congelación de tasas aeroportuarias para los siguientes diez años en España.

El regulador quiere bajar las tasas aeroportuarias casi un 10% en 2016, lo que puede suponer un quebranto de 1.000 millones en el valor de Aena en bolsa

Aena se juega su futuro a corto, medio y largo plazo en los nuevos presupuestos del Estado, a los que el Ministerio de Fomento está obligado a trasladar la posición de la CNMC. Para impedirlo, la propia compañía y principalmente su mayor accionista privado, el fondo TCI, han salido al quite con sendos recursos contencioso-administrativos que ya han sido aprobados por la Audiencia Nacional. El citado hedge fund, con un 11% de participación acumulada en Aena, se ha mostrado muy beligerante con la actitud del regulador porque considera que la CNMC se está extralimitando en sus funciones de forma ilegal.

Fuentes de TCI consideran que “la CNMC está en su derecho de juzgar si la política tarifaria de Aena responde a los principios de transparencia y no discriminación, pero lo que no puede hacer es cambiar el modelo contable de la compañía ni modificar el marco normativo”. La posición del fondo de inversión es trascendental para la imagen institucional del gestor aeroportuario, ya que TCI es el único socio extranjero de referencia que el Gobierno consiguió atraer al capital del gestor aeroportuario con motivo de su salida a bolsa el pasado mes de febrero.

El Estado contra el Estado

El enfrentamiento de Aena con la CNMC ha derivado al mismo tiempo en una batalla soterrada dentro del gabinete de Mariano Rajoy. La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha mostrado una vez más su decidida entrega a la causa de la compañía aeroportuaria y ha propiciado que el Estado también presente un tercer recurso contra la CNMC a través de Enaire, la empresa encargada de controlar el tráfico aéreo y que actúa como accionista mayoritario de Aena, con el 51% de las acciones. La demanda de Enaire cierra el círculo del conflicto con el regulador y puede ser determinante para frenar el recorte de las tarifas que, de otra manera, quiere aplicar el grupo comisionado que preside Marín Quemada.

José María Marín Quemada, presidenta de la CNMC. (EFE)
José María Marín Quemada, presidenta de la CNMC. (EFE)

El daño colateral de este recurso entre dos organismos del Estado reside en que uno de los consejeros más influyentes de Enaire es Álvaro Nadal, jefe de la Oficina Económica de Presidencia, cuyos planteamientos están mucho más cercanos a las tesis de la CNMC. Ana Pastor ha manifestado siempre una especial voluntad conciliadora con Nadal, del que asegura que es uno de los puntales de Moncloa y con quien trata la mayor parte de los asuntos que afectan al Ministerio de Fomento. La entente cordiale entre ambos se ha roto esta vez porque el zar económico se ha opuesto al recurso de Enaire y ha presentado su dimisión como consejero de esta compañía estatal tutelada por la ministra.

De momento, Ana Pastor ha rechazado la renuncia de Nadal, por lo que la 'sangre política' de un eventual enfrentamiento no llegará al río. En cualquier caso, la confrontación institucional es inevitable porque la CNMC no parece dispuesta a tirar la toalla en su afán regulatorio y el gestor de los aeropuertos tampoco quiere ablandarse y va a pelear como gato panza arriba por mantener la integridad de un proyecto empresarial que parece seriamente amenazado. No en vano y según los cálculos de TCI, la 'broma' de las tasas aéreas puede costarle a Aena alrededor de 1.000 millones de los 14.000 que en números redondos capitaliza en bolsa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios