Carlos Slim aplica un nuevo plan de ajuste en FCC con más despidos a la vista
  1. Empresas
tras cuatro eres en españa

Carlos Slim aplica un nuevo plan de ajuste en FCC con más despidos a la vista

Miguel Martínez, la mano derecha del magnate mexicano, ha puesto en marcha una revisión exhaustiva de todos los gastos del grupo para rebajar los costes en hasta 100 millones adicionales

placeholder Foto: El empresario Carlos Slim (Reuters)
El empresario Carlos Slim (Reuters)

Carlos Slim está muy encima de la que hasta ahora es su mayor inversión en España,FCC. Prueba de ello es que viene una vez al mes a Madrid y se hospeda en uno de los mejores hoteles de la capital. Se aloja en el AC Santo Mauro, uno de los establecimientos más elegantes y más discretos, donde dormir esta noche no baja de 300 euros. Desde allí ha decidido que la constructora tiene que bajar costes a toda prisa, por lo que ha pedido a sus hombres de confianza que apliquen un plan de adelgazamiento que puede incluir nuevos ajustes de empleo.

Así se lo ha hecho saber Miguel Martínez, la mano derecha del empresario mexicano en FCC, a los inversores con los que se ha sentado para exponer la nueva estrategia de la compañía de construcción y servicios tras la toma de control por Inmobiliaria Carso. Martínez, director general de administración y finanzas, se ha encargado de hacer una auditoríade todos los gastos de la compañía y ha ordenado rebajar todos los presupuestos, empezando por los del propio gabinete de presidencia.

En las reuniones que ha mantenido con inversores, el hombre de confianza de Slim, al que fuentes financieras califican como un directivo muy serio y eficiente, ha declinado cuantificar cuánto pretende ahorrar, pero fuentes próximas a la empresa aseguran que la horquilla oscila entre los 50 y los 100 millones de euros.Una reducción adicional a la practicada ya por Juan Béjar, todavía consejero delegado de FCC, que en los dos años que lleva en el cargo ha bajado los costes en 200 millones gracias a los cuatro expedientes de regulación de empleo aplicados en varias divisiones –construcción, cemento y servicios–y en oficinas centrales.

En este sentido, varios analistas que cubren la compañía consideran que la constructora reducirá aún más la plantilla en España si continúa su política de no acudir a determinadas licitaciones de obras que no cumplan sus objetivos de rentabilidad. Recientemente, CCOO ha subrayadoque FCC tan sólo se ha adjudicado este año 90,75 millones de euros de obras públicas y privadas, frente a los 923,55 en el extranjero.

La primera cifra supone apenas un 2% sobre los proyectos licitados por las Administraciones Públicas, según las cifras de Seopan, la patronal del sector, que cita el sindicato. Un porcentaje que está muy lejos del 8% de media que tenía la compañía. La conclusión a la que llevan los representantes de los trabajadores es que, si la empresa no consigue nuevos contratos, la consecuencia serámás despidos en cuanto la legislación laboral lo permita. Fuentes oficiales de la compañía han declinado hacer ningún comentario sobre esta información.

Nada de dividendo a cambio de más jabón

Otra fuente de ahorro para FCC será la refinanciación de los 4.500 millones de euros de deuda que ya renegoció hace apenas un año y que Slim quiere volver a poner encima de la mesa de los bancos para abaratar el coste de los préstamos. El magnate mexicano ha pedido a BBVA y Santander que le reduzcan los diferencias del crédito sindicado firmado hace catorce meses debido a la bajada de los tipos de interés y la mejora de la salud financiera de la compañía tras la ampliación de capital de 1.000 millones llevada a cabo en diciembre de 2014, una inyección de dinero fresco que permitió reducir la deuda, lo que se ha traducido en una rebaja del 21,9% de los costes financieros, hasta los 86,1 millones, en el primer trimestre del año.

Otra fuente de ahorro para FCC será la refinanciación de los 4.500 millones de euros de deuda que ya renegoció hace apenas un año

Los responsables de FCC confían en que los cerca de cuarenta acreedores accedan a su petición, para lo que se ha comprometido a no pagar dividendos hasta que la salud de la compañía se recupere y permita remunerar a los accionistas. En especial, a la familia Koplowitz, que necesita cobrar para al mismo tiempo pagar su deuda personal de casi 900 millones de euros.

No obstante, desde varios bancos apuntanque, para hacer un nuevo sacrificio en sus márgenes, tras aceptar una quita del 15% en uno de los tramos de la deuda (1.300 millones), la compañía debería reforzar su estructura de capital. Es decir, acometer más pronto que tarde una nueva ampliación de capital a la vuelta del verano.

Noticias del Banco Santander
El redactor recomienda