viviendas de lujo en el edificio winterthur

Piso nuevo por 12 millones en la promoción más cara de Barcelona... y de España

Se ha iniciado la comercialización de la antigua sede de Winterthur en la Plaza Francesc Macià. Los pisos más baratos cuestan seis millones de euros. La joya de la corona llega a duplicar ese precio

Foto: Imagen de la antigua sede de Winterthur en la Plaza Francesc Macià. (Google Maps)
Imagen de la antigua sede de Winterthur en la Plaza Francesc Macià. (Google Maps)

¿Se pueden pagar seis millones de euros por tu vivienda y ser el más pobre de tu escalera? Sí, y va a pasar. Se ha iniciado la comercialización de la antigua sede de Winterthur en la Plaza Francesc Macià, convertida en un complejo de viviendas de superlujo en Barcelona. Los pisos, llamémoslos baratos, cuestan seis millones. Pero la joya del complejo es una vivienda en la segunda planta con un jardín de 500 m2. Un principal de toda la vida, en línea con el histórico espíritu burgués de la capital catalana, que sale al mercado al módico precio de 12 millones.

El arquitecto del proyecto es el brasileño Marcio Kogan, en un intento de sus promotores de enlazar con el espíritu Bauhaus de su autor original, el suizo Marc Saugey. Cada vivienda cuenta con más de 500 m2 y sólo habrá un total de ocho en el conjunto del edificio. Un tercio de la superficie se destinará a áreas comunes, con una piscina o un spa, entre otros servicios. Según fuentes del sector inmobiliario, cada vivienda incorpora seis plazas de aparcamiento. Que no falte nada.

¿Crisis en el inmobiliario? No si venden pisos de 12 millones. La promoción la gestiona la sociedad Squircle Capital, que controla José Caireta. Caireta está vinculado al proyecto desde que la millonaria andorrana María Reig adquirió el inmueble para hacer un hotel. Al final, Reig, por un exceso de deuda, tuvo que desprenderse del activo en 2012, pero Caireta pasó a gestionar su transformación para el nuevo propietario.

Cada vivienda cuenta con más de 500 m2 y sólo habrá un total de ocho en el conjunto del edificio. Un tercio de la superficie se destinará a áreas comunes

La financiación de una obra tan singular también tiene mucho de obra de arte. Squircle Capital sólo la gestiona. En su momento, la deuda que dejó la operación fue adquirida por el presidente de la petrolera rusa LukoilVagit Alekperov, a través de su family office en Londres, según explican fuentes financieras vinculadas al proyecto.

Posterioremente, el oligarca ruso se desvinculó del proyecto y ahora ha pasado a manos de inversores privados vehiculados a través del fondo luxemburgués SQC Opportunity, en donde los gestores de Squircle Capital han agrupado diversas operaciones que pasaban por sus manos. El fondo suma activos por valor de 500 millones.

De rusos a catalanes

Fuentes de Squircle Capital han declinado hacer declaraciones. El plan inicial era convertir lo que en Barcelona todavía se conoce como el edificio Winterthur, y que mantendrá sus características pestañas herradas, en un complejo residencial de lujo para turistas rusos. Pero el estallido de la guerra de Ucrania y la devaluación del rublo dieron al traste con ese enfoque.

La inversión para el proyecto ronda los 100 millones de euros, de los que 40 corresponden a la reforma del edificio, que cuenta con 8.000 m2

Sin embargo, las preventas están evolucionando a buen ritmo, gracias a inversores locales. Se están interesando desde family offices catalanes que ven la operación más como una inversión hasta miembros de la burguesía de toda la vida hartos de vivir en la tan lujosa como incómoda Pedralbes, donde para cualquier cosa tienes que coger el coche. En el sector se espera que, de las ocho superviviendas, unas cinco acaben en manos de compradores españoles.

La inversión para el proyecto ronda los 100 millones de euros, según han apuntado fuentes del sector inmobiliario, de los que 40 millones corresponden a la reforma del edificio, que cuenta con 8.000 m2.

Explotar el área comercial

Otra de las claves del negocio es explotar el área comercial. En los bajos hay 3.000 m2 que hasta hace poco ocupaba General Óptica. Los promotores buscan ahora un grupo de moda que quiera aprovechar el boom comercial que vive la Diagonal después de la reforma que impulsó el alcalde saliente, Xavier Trias. La firma CB Richard Ellis se encarga de su comercialización. 

La ventaja del proyecto Winterthur es que en la práctica carece de competencia. Cerca, por ejemplo en la Avenida Pau Casals, hay viviendas de mil metros cuadrados de superficie a la venta, pero son de segunda mano. Proyectos nuevos de estas características y donde por cada metro que adquieres disfruta de tres de zonas comunes son inexistentes. Ahora, no resulta barato. El precio medio de las viviendas comercializadas sale a 15.000 euros el metro cuadrado. Una operación que muestra que, incluso en el residencial, Barcelona es un microclima alcista dentro del sector inmobiliario español.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios