empieza el periodo de aceptación de la opa

Orange prevé cambiar la marca Jazztel a medio plazo e integrarla en su filial española

El operador francés admite que "es probable que, a medio plazo, se lleve a cabo un cierto cambio en la marca" que afectará tanto a móvil como a fijo. Su principal escenario es que Jazztel siga cotizando

Foto: El director general adjunto de Orange, Gervais Pellisier (d), y el consejero delegado de Orange España, Jean Marc Vignolles (i). (EFE)
El director general adjunto de Orange, Gervais Pellisier (d), y el consejero delegado de Orange España, Jean Marc Vignolles (i). (EFE)

Fumata blanca. Después de ocho meses, Orange tiene ya todas las bendiciones para hacerse con Jazztel, una adquisición que empieza hoy, con el arranque del plazo de aceptación de la opa (oferta pública de adquisición) que ha lanzado a 13 euros por título, y que finalizará el próximo 24 de junio. A partir de ese momento será cuando el gigante francés sepa con exactitud qué porcentaje de inversores acepta venderle sus títulos –horquilla que abarcará desde el mínimo del 50% más una acción, hasta el máximo del 100%–, y, por tanto, podrá empezar a detallar su plan estratégico.

El escenario más probable, a tenor de las valoraciones que realiza la propia Orange en su folleto de opa, es que Jazztel continuará siendo una empresa cotizada, lo que significa que el porcentaje de accionistas que aceptará la oferta estará por debajo del 90%. De hecho, el director general adjunto y vicepresidente ejecutivo de operaciones en Europa del grupo galo, Gervais Pellissier, reconoció ayer no tener intención de excluir a la operadora española, salvo que se cumplan las condiciones de compraventa forzosa, escenario que queda lejos de ser su primera opción.

El grupo francés, con las cautelas propias de este tipo de procesos, trabaja con el horizonte de que Jazztel continúe en bolsa y así pueda llevar a cabo una emisión de nuevas acciones (OPS) que le permita adquirir activos o acciones de las filiales nacionales del operador galo o, directamente, fusionarse con Orange España.

Imagen de los logos de las dos empresas. (Reuters)
Imagen de los logos de las dos empresas. (Reuters)

Una consecuencia directa de esta plena integración de Jazztel dentro del imperio naranja es que la primera podría ver modificada su marca. "Es probable que a medio plazo se lleve a cabo un cierto cambio en la marca que afecte tanto a clientes de servicios móviles como de servicios fijos", reconoce Orange en el folleto de opa, sin añadir más condicionantes que el temporal.

A pesar de ello, desde la compañía insisten en que su intención es mantener la marca, "ya que consideramos que se trata de un activo valioso" y, por tanto, "no vemos una razón inmediata por la cual deberíamos abandonarla". No obstante, dejan la puerta abierta "a medio plazo", pero puntualizan que "un cambio de estas características sería una relevante decisión comercial que debería ser tomada a su debido tiempo".

La cautela que caracteriza a este tipo de procesos hace que Orange haya dejado para después de la liquidación de la oferta cualquier tipo de pista de su nuevo plan estratégico. El único movimiento concreto ha sido el impuesto por Bruselas para aceptar la compra, que pasa por la venta una red independiente de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) que abarca 720.247 unidades inmobiliarias. Estas se venderán a operadores que carezcan de presencia en España en el negocio fijo, lo que sitúa a compañías como Yoigo o Masmóvil, cuya actividad se ciñe al móvil, como principales candidatos a pujar por estos activos.

Orange se ha comprometido con los sindicatos a limitar a 400 el número de empleos que se verá afectado por la integración

El grupo francés también se ha comprometido con los sindicatos, según confesó ayer el propio Pellisier, a limitar a 400 los empleos que se verán afectados por la integración entre las dos compañía, en torno al 5% de la plantilla conjunta. Además, el operador francés se muestra tajante al afirmar, en el folleto de la opa, que "no hay planes de que la sede de Jazztel (situada en Madrid) cambie de ubicación, aunque es previsible que, con el tiempo, las ubicaciones de las oficinas centrales de Orange y Jazztel se compartan".

Respecto a los call center, que suman plantillas cercanas a los 3.800 empleados, afirma que "no se ha tomado ninguna decisión sobre su futuro" ni sobre la forma en que se integrarán y, por tanto "no puede excluir la posibilidad de que se produzcan cambios después de la revisión de las operaciones localizadas fuera de España".

El desembolso que terminará haciendo Orange para adquirir Jazztel oscilará entre 3.355 millones, si la oferta es aceptada por el 100% de los inversores, y 1.714,3 millones, si se limita al 50% más una acción. En el primer escenario, la deuda financiera neta del grupo resultante se situará en 26.909 millones, con un ratio de apalancamiento de 2,11 veces ebitda y un beneficio neto de 1.301 millones; mientras que, en el segundo, los compromisos financieros se situarán en 25.268 millones, con ratio de 1,99 veces y beneficio 1.301 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios