aliado con el fondo saudí olayan group

Mandarin cierra la compra del Ritz a Koplowitz y Belmond por 130 millones

A la tercera ha sido la vencida. Tras las fracasadas negociaciones con Marriott y Fairmont, la antigua Orient Express ha llegado a un acuerdo con la cadena de lujo asiático para venderle el establecimiento

Foto: Hotel Ritz de Madrid.
Hotel Ritz de Madrid.

A la tercera ha sido la vencida. Tras los fallidos intentos de Marriott y Fairmont, la cadena asiática Mandarin Oriental ha conseguido entrar por la puerta grande del madrileño Hotel Ritz. Como adelantó El Confidencial en febrero, la firma de Hong Kong había fijado sus ojos en el emblemático establecimiento para desembarcar en Madrid, ciudad que forma parte de su plan de expansión por Europa.

Tras meses de negociaciones, que hasta el último momento han estado a punto de romperse, Mandarin ha conseguido llegar a un acuerdo con los propietarios del antiguo Orient Express, Belmond y Omega Capital -esta última, la sociedad de inversión de Alicia Koplowitz-, para comprarles el hotel por 130 millones de euros, según confirman fuentes oficiales. Para abordar esta operación, que ha estado asesorada por JLL, la cadena asiática ha unido fuerzas con el fondo saudí Olayan Group.

Este acuerdo pone fin a dos años de búsqueda de comprador por parte de los anteriores propietarios, a los que Marriott y Fairmont llegaron a ofrecer cifras cercanas a la que ha terminado dando frutos a Mandarin, que ha contado con el asesoramiento de PwC. El problema es que al importe de compra se debe sumar una reforma valorada entre 40 y 60 millones de euros, inversión que terminó jugando en contra de los anteriores ofrecimientos.

Hotel Mandarin de Barcelona
Hotel Mandarin de Barcelona

A pesar de su marca y envidiable ubicación en la Plaza de la Lealtad, la zona más cotizada del histórico paseo del Prado, el inmueble ha ido perdiendo atractivo por la falta de inversiones en los últimos años, hasta el punto de que fuentes del mercado estiman que el hotel se enfrenta a una rehabilitación que amenaza con tenerlo cerrado durante un tiempo aproximado de año y medio.

Pecata minuta para Mandarin, que en Barcelona adquirió los números 38 y 40 del elitista Paseo de Grácia para abrir su primer establecimiento en España, un cinco estrellas Gran Lujo ubicado frente a la Casa Batlló. Fue en noviembre de 2009 cuando la cadena puso por primera vez su marca en un hotel del sur de Europa y lo hizo con una oferta inicial de 98 habitaciones y suites de diseño vanguardista, regadas con un restaurante-lounge y otro de autor, Moment, dirigido por la chef Carme Ruscadella.

Los planes de la firma de Hong Kong para Madrid son comparables a los vistos en la Ciudad Condal ya que cuenta con el pulmón financiero necesario para arrancar un Gran Lujo de referencia en la capital, gracias a su alianza con Olayan.

El Gran Lujo llega a Madrid

Omega Capital y Belmond adquirieron el Ritz hace doce años por 122 millones de euros, importe un 6,5% inferior al que ahora venden a Mandarin. El duro impacto que ha tenido la crisis económica en el sector hotelero de la capital, con caídas de turistas y fuertes recortes de precios de los establecimientos, sumado a la reforma pendiente del emblemático hotel, ha pasado factura a la marca, que en la auditoría del ejercicio 2013, último completo con cifras oficiales, recoge un deterioro de 12 millones de euros.

Sin embargo, las aguas están cambiando y tras las fuertes marejadas de los últimos años, parece que la capital de España se ha convertido en el destino de moda para las grandes cadenas internacionales. La irrupción de Four Seasons, al llegar a un acuerdo con OHL Desarrollos para establecerse en el Complejo de Canalejas, ha sido un revulsivo para el sector, ya que ahora todas las grandes cadenas internacionales han puesto sus ojos en la capital.

De hecho, se esperan operaciones en establecimientos como el Hotel Villa Magna, el Hotel Miguel Ángel o la antigua sede Asturiana de Minas; sin olvidar el Edificio España, que adquirió el grupo chino Dalian Wanda. Estos movimientos se unirán a los ya vistos en los últimos tiempos, como el cuatro estrellas que pondrá en marcha Barceló en la Torre de Madrid, la reconversión del antiguo Hotel Asturias en un establecimiento boutique, o la transformación del histórico Edificio Tío Pepe en un hotel de 5 estrellas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios