GANA 1,5 PUNTOS DE CUOTA EN DEPÓSITOS

Santander capta 50.000 clientes en Cataluña tras desinflarse la burbuja soberanista

La cuenta Superrendibilitat lanzada por el Santander sólo para Cataluña ha atraído 50.000 clientes por un importe de 3.000 millones, una cifra que no cambia el 'statu quo' pero hace daño a los rivales

Foto: La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE)
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE)

Esta 'supercuenta' sólo para Cataluña fue la primera campaña comercial lanzada por Ana Botín tras asumir la presidencia. Lo hizo a finales de noviembre del año pasado, es decir, justo después del fiasco del referéndum soberanista del 9-N, que dio paso a una constante pérdida de apoyo popular para esta opción, según reflejan las encuestas. En ese escenario, esta agresiva campaña comercial ha conseguido captar 50.000 clientes por un importe de 3.000 millones desde entonces

La cuenta Superrendibilitat ofrecía un interés del 1,76% en una cuenta corriente, muy superior al de cualquier depósito a plazo del mercado, cuya media anda por debajo del 0,5%. Aunque los principales competidores del Santander han dicho que su impacto ha sido inapreciable, esta captación les ha hecho 'pupa'. Esto es, las cifras no cambian el statu quo en esa comunidad, pero sí suponen un avance importante en términos de cuota para el banco.

La supercuenta exclusiva para Cataluña ha tenido gran impacto, si bien no suficiente para cambiar el statu quo bancario en Cataluña, dominado por CaixaBank

Aunque Santander no ha dado cifras de cuota de mercado, estimaciones provisionales del sector sostienen que los 50.000 clientes le habrían permitido pasar del 8,4% de particulares en Cataluña al 9,2%. Asimismo, los 3.000 millones captados pueden suponer un incremento de alrededor de 1,5 puntos en la cuota de depósitos sobre la que tuviera antes de esta campaña. Fuentes de la entidad reconocen que "no habríamos alcanzado estas capaciones de ningún modo sin este producto".

Ahora bien, no está claro si esta captación es "bruta" o "neta", es decir, si los 50.000 clientes son todos nuevos o también los antiguos del Santander que han pedido que les hicieran la misma oferta para no cambiar de entidad, a lo que normalmente un banco no puede negarse. Asimismo, tampoco se sabe si se han restado aquellos clientes que se han marchado de la entidad en el período (por no igualarles las condiciones o por cualquier otro motivo). Y, finalmente, el Santander tampoco ha desvelado el coste en forma de extratipo que ha tenido que asumir para conseguir este crecimiento.

Adelantarse a BBVA y aprovechar el escenario

Francisco González, presidente de BBVA. (EFE)
Francisco González, presidente de BBVA. (EFE)

En todo caso, la supercuenta exclusiva para Cataluña ha tenido un impacto mayor del que reconocían sus competidores, si bien no lo suficiente para cambiar el statu quo bancario en la comunidad, dominado por CaixaBank, seguido por Catalunya Banc (BBVA) y Sabadell. Precisamente, el lanzamiento de este producto se produjo tras conocerse que el banco que preside Francisco González había ganado la subasta de la entidad nacionalizada, con el fin de ganar cuota de forma orgánica con un menor coste que la adquisición de otra entidad. Además, la tardanza de los supervisores en dar el visto bueno a la operación –cinco meses de retraso– ha jugado a favor de Botín.

Asimismo, también le ha favorecido el enfriamiento del ambiente independentista en Cataluña. Después de estos logros, el Santander ha decidido mantener la cuenta Superrendibilitat de forma simultánea al lanzamiento en toda España de su nuevo producto estrella, la Cuenta 1, 2, 3, adelantado la semana pasada por El Confidencial y presentado este lunes por el director general de banca comercial en España del banco, Rami Aboukhair. La idea es que, paulatinamente, los clientes de la supercuenta vayan pasando a la nueva fórmula, pero no hay fecha de caducidad para aquella.

La Cuenta 1, 2, 3 costará 36 euros al año

Aboukhair ha negado que este producto suponga una nueva guerra del pasivo como la que inició Emilio Botín en 2010, aunque paga un 3% de interés a partir de 3.000 euros y devuelve diferentes porcentajes (el 1%, el 2% o el 3%) de los recibos, seguros, impuestos y gastos escolares. Este directivo asegura que se trata de una estrategia de vinculación –también regala acciones del banco a los clientes en función de los productos que contraten–, no de una campaña de captación de depósitos; de ahí que no tenga objetivos ni tampoco período de validez de la oferta, sino que va a ser la nueva estrategia del banco "que va a acabar con las campañas".

Además, esta estrategia se diferencia de la habitual en la competencia –no cobrar comisiones y regalar tarjetas– en que la Cuenta 1, 2, 3 sí va a tener coste: 36 euros al año (3 euros al mes), más la tarjeta de crédito que tendrá el mismo precio, aunque el primer año será gratuita.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios