MIENTRAS COMPRA el edificio CASTELLANA 87

March aprovecha el 'calentón' para vender la cartera inmobiliaria de Corp Financiera Alba

El mercado está caliente. Con una mano se compra y con la otra se vende. Eso al menos se propone la familia March. El lote en cuestión tiene un precio de salida en torno a los 100 millones de euros

Foto: Imagen de la sede de Ahorro Corporación, última adquisición de la familia March (EC)
Imagen de la sede de Ahorro Corporación, última adquisición de la familia March (EC)

El mercado está caliente. Con una mano se compra y con la otra se vende. Eso al menos se propone la familia March que, al tiempo que se ha quedado con la sede de Ahorro Corporación (Castellana 89) por 147 millones de euros, pretende dar salida a una parte del patrimonio inmobiliario que atesora Corporación Financiera Alba. El lote en cuestión tiene un precio de salida en torno a los 100 millones de euros e incluye varios edificios de oficinas que cuentan con un único inquilino, según han confirmado fuentes oficiales.

La familia March utiliza Corporación Financiera Alba para canalizar sus inversiones en compañías cotizadas (ACS, Acerinox, Indra…) y no cotizadas (Panasa, Ros Roca…), actividad que complementa con una pequeña área de negocio inmobiliario (8%). Como cualquier otro gran family office, su actividad en este segmento se centra en gran medida en “comprar edificios de oficinas de alto nivel, situados en zonas destacadas, céntricas o periféricas de primer orden, principalmente en las ciudades de Madrid y Barcelona”.

Corporación Financiera Alba concentra casi todos sus 75.000 metros cuadrados de inmuebles en la capital (9), además de Barcelona (3) y Sevilla (1). En estas ubicaciones, los March explotan, en régimen de alquiler, estos edificios de oficinas, “procurando optimizar su rendimiento y gestionando todos los aspectos que componen esta actividad inmobiliaria-patrimonial, tanto en la labor comercial como administrativa y técnica, especialmente para el mantenimiento, conservación y mejora de los edificios”.

Posee una cartera de 75.000 metros cuadrados de oficinas repartidos entre Madrid, Barcelona y Sevilla

El lote puesto a la venta comprende activos situados en la periferia urbana, en complejos empresariales de Alcobendas, Tres Cantos o Pozuelo de Alarcón, que tienen en renta a un solo inquilino. Con esta rotación de la cartera, los March pretenden concentrar más su exposición inmobiliaria a zonas prime, como demuestra la reciente compra de Castellana 89, el principal eje inmobiliario de la capital española, donde ya son propietarios del inmueble ubicado en el Paseo de la Castellana 44, actual sede del Registro Mercantil.

A diferencia de otros ricos españoles, con Amancio Ortega como parangón, el peso de los March en el sector inmobiliario es marginal respecto al conjunto de su fortuna. Igual esta tradición cambia con la cuarta generación. Hace menos de un mes, la familia anunció el inminente relevo en la gestión de los negocios de la saga. Los primos Juan March de la Lastra y Juan March Juan, hijos de Carlos y Juan March Delgado, respectivamente, ocuparán el bastón de mando en Banca March y Corporación Financiera Alba. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios