cobrarán los primeros junto al administrador

El BdE endosa a Banco Madrid una factura de 250.000 euros para Gómez-Acebo & Pombo

El coste del concurso para los clientes y trabajadores de Banco Madrid sigue subiendo. El Banco de España ha dejado como herencia una factura de 242.354,3 euros para Gómez-Acebo & Pombo

Foto: Una de las oficinas de Banco Madrid. (Reuters)
Una de las oficinas de Banco Madrid. (Reuters)

La factura de "asesoramiento relativo al procedimiento concursal", a la que ha tenido acceso El Confidencial, tiene fecha de 27 de marzo de 2015, cuando ya se había declarado el concurso de acreedores. Sin embargo, hace referencia a la "cantidad pactada a la aceptación de la propuesta de honorarios de fecha 16 de marzo de 2015". Ese día fue justamente el que los tres administradores provisionales nombrados por el Banco de España solicitaron el concurso de acreedores e impusieron el corralito de los depósitos, es decir, que fue el supervisor financiero el que acordó la contratación de Gómez-Acebo & Pombo por esos importes.

Según confirman fuentes conocedoras del proceso, en los concursos de acreedores, además del administrador concursal, es necesaria la presencia de un despacho de abogados que se encargue de todo el papeleo y de los aspectos jurídicos de estos procedimientos. De hecho, aseguran que Gómez-Acebo fue elegido de urgencia para redactar la demanda de concurso que se presentó al juzgado el citado 16 de marzo, tras alcanzar un acuerdo verbal con el Banco de España, cuyo cobro se hizo efectivo con la citada factura.

La decisión de solicitar el concurso fue adoptada por la comisión ejecutiva del Banco de España ese domingo, día 15 de marzo, y acto seguido el supervisor se puso en contacto con los principales bufetes dedicados a estos temas para pedirles propuestas para llevar la asesoría jurídica. El elegido fue Gómez-Acebo & Pombo, que habría presentado una oferta por debajo de las tarifas oficiales del Colegio de Abogados, siempre según las fuentes. No obstante, al tratarse de una entidad privada –aunque administrada por el BdE–, no estaba obligado a hacer un concurso público ni a seguir los procedimientos de la Ley de Contratos del Estado.

Sea como fuere, se trata de un nuevo coste que tendrán que asumir los accionistas, trabajadores y acreedores (entre ellos los clientes) de la filial española de Banca Privada d'Andorra, ya que este bufete cobrará de la masa del concurso. Además, lo hará el primero junto al propio administrador concursal Pedro Bautista Martín Molina, de acuerdo con la legislación vigente. Hay que recordar que este administrador está tomando todo tipo de medidas para incrementar el máximo posible la masa del concurso –en función de la cual se calcula su remuneración–, lo que le ha llevado a enfrentarse tanto con la CNMV como con el propio Banco de España.

La factura incluye unos honorarios de Gómez-Acebo & Pombo de 200.000 euros, a los que añade otros 205,65 euros de "teléfono, taxis y mensajería" también a costa de la entidad concursad. Sobre eso aplica un IVA del 21% (42.043,19 euros), lo que arroja un importe total de 242.248,84. Y ahí no acaba la cosa, porque también mete un concepto "suplidos" correspondiente a una factura de la notaría Serrano, 58 por importe de 105,46, lo que eleva el total de la factura hasta los 242.354,30 euros.

Otros 34.000 euros en reformar despachos

No se trata del único gasto que los representantes del supervisor han endosado a Banco Madrid y que engrosará las cifras de su convenio de acreedores. Como informó El Confidencial, una de las primeras decisiones que tomaron fue gastarse otros 34.000 euros en reformar los despachos de la sede de la entidad en la calle Capitán Haya de Madrid, que al parecer no eran de su agrado, pese a que apenas duraron una semana en el cargo. Las fuentes no aclaran si esta factura cubre todos los servicios de Gómez-Acebo en Banco Madrid o si habrá más, pero sí aseguran que el importe facturado no se limita a la presentación del concurso.

Sede del Banco de España. (EFE)
Sede del Banco de España. (EFE)

Se trata de un signo más de la confusión y oscuridad que ha presidido la actuación del Banco de España en este caso, una situación que ha obligado al propio supervisor a hacer pública una justificación de sus actos y que todavía tiene muchos misterios por resolver. Como se recordará, el 10 de marzo el BdE intervino Banco Madrid tras el informe del Tesoro norteamericano (justo ese mismo día llegó el del Sepblac, según la versión del BdE) y, tras la medida similar adoptada en Andorra con BPA, nombró dos interventores; sólo dos días después, el 12 de marzo, destituyó a esos dos interventores y nombró a tres administradores que sustituyeron al consejo de Banco Madrid, que seguía en su puesto inicialmente; y el 16 de marzo, ante una fuga de más del 20% de los depósitos, decidió imponer el corralito, al mismo tiempo que los administradores solicitaban el concurso.

Tampoco hay que olvidar que uno de los administradores nombrados por el BdE y que llegaron a este acuerdo con Gómez-Acebo, José Antonio Portugal Alonso, era cliente de Banco Madrid y había retirado su dinero un mes antes de la intervención. Los otros dos responsables de esta factura son José Borrúe Asensio y Antonio Ricardo Lucio-Villegas Spillard.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios