SOSTIENE QUE NO ES UNA CUESTIÓN DE CANTIDAD

Bankia demandará a Rato de todas formas pese a la rebaja de la fianza a 34 millones

La rebaja en un 96% de la fianza por el 'caso Bankia' no altera la actitud de la entidad hacia su expresidente: le demandará de todos modos para que pague una sexta parte de los 34 millones

Foto: El exministro de Economía Rodrigo Rato. (Reuters)
El exministro de Economía Rodrigo Rato. (Reuters)

La decisión de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de rebajar la fianza del 'caso Bankia' de 800 a 34 millones abre un escenario completamente diferente en el asunto que ha dado lugar al registro, detención y bloqueo de las cuentas de Rodrigo Rato. Como es evidente, ahora la sexta parte que corresponde al exvicepresidente del Gobierno y a cada uno de los otros tres afectados por la misma -José Manuel Fernández Norniella, José Luis Olivas y Francisco Verdú- es mucho más llevadera: baja de 133,3 a 5,7 millones. Pero eso no significa que vayan a abonar esa cantidad de buena fe.

"No es una cuestión del importe, sino del fondo del asunto", explican fuentes de la entidad, que añaden que los cuatro consideran que no tienen por qué poner ninguna fianza porque no tienen ninguna responsabilidad; ni de 133 ni de 5 millones. Así lo aseguran el exconsejero delegado de Bankia, Francisco Verdú, y el propio Rato en sendos escritos remitidos a la entidad en respuesta a su requerimiento notarial, el intento inicial de reclamarles su parte de la fianza antes de emprender acciones judiciales.

Su principal argumento, más allá de que no cometieron ningún delito en la salida a bolsa del banco -tesis que comparte la propia Bankia-, es que el juez no les obliga a poner todo su patrimonio como fianza (que sea solidaria no implica que deba repartirse a partes iguales) y que la decisión de poner toda la cantidad por parte de BFA-Bankia fue "una opción adoptada libremente por Bankia de forma voluntaria", según el escrito de Verdú publicado por el periódico Expansión.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. (Reuters)
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. (Reuters)

La actitud de Bankia no ha variado

Esta tesis sustenta también su negativa a hacer uso de los seguros de responsabilidad civil contratados con Willis (colectivo) y Mapfre (individuales) para aportar parte de la fianza: estos alegan que la entidad no reclamó el dinero a la aseguradora como en un accidente de tráfico con un conductor ebrio: (donde la víctima puede pedir que le indemnicen y luego la aseguradora se lo reclame al asegurado) ni les pidió a ellos que lo hicieran antes de pagar la fianza, pese a que tuvo un mes para ello.

En esta tesitura, Bankia considera que no tiene sentido volver a pedirles "por las buenas" que pongan su parte de la nueva fianza rebajada, es decir, los citados 5,7 millones por cabeza, porque no tienen ninguna intención de hacerlo. Al contrario, "la actitud del banco sigue siendo la misma, reclamarles la parte que les corresponde para reducir la factura para la entidad y su principal accionista, el Estado", independientemente de la cuantía, según las citadas fuentes. 

Un elemento adicional que la entidad debe tener en cuenta es la fórmula que imponga la Audiencia para deshacer una fianza y constituir la otra. BFA y Bankia pusieron un aval, por lo que no han depositado realmente dinero. Ahora la cuestión es si tienen que cancelar ese aval y constituir otro, o si tienen que modificar la cuantía del actual. La diferencia es sustancial: en el primer caso, cabría la opción de que Rato y sus compañeros pusieran avales individuales por la parte de cada uno (aunque poco probable, vista su actitud); en el segundo, el aval seguiría siendo exclusivamente de BFA y Bankia, y no existiría dicha posibilidad.

Un alzamiento de bienes innecesario

Por otro lado, esta rebaja de la fianza pone en tela de juicio los hechos que dan origen a las actuaciones de Hacienda y la Fiscalía contra Rato. En teoría, los acontecimientos se precipitan cuando Rato empieza a realizar movimientos patrimoniales que la Agencia Tributaria sospecha que pueden ser constitutivos del delito de alzamiento de bienes, es decir, que pretende ocultar parte de sus bienes para no hacer frente a su parte de la fianza en caso de ser condenado a ello por un juzgado de lo civil a resultas de la demanda de Bankia.

Ahora bien, eso tendría sentido con una demanda de 133 millones, pero no parece que lo tenga con una de 5,7 millones. Hay que recordar que Rato no tuvo problemas para conseguir que un primo suyo, Juan Alvargonzalez Figaredo, le avalara para poner la fianza de 3 millones que también le impuso el juez Fernando Andreu por el caso de las tarjetas black. ¿Por qué hizo esos movimientos el exdirector genrente del FMI en vez de esperar a la resolución dictada ayer? Otro de los muchos misterios que rodean el 'caso Rato'.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios