Es noticia
Andorra da diez días para que cerca de 300 clientes españoles aclaren sus fondos en BPA
  1. Empresas
Exige que se personen en el Principado

Andorra da diez días para que cerca de 300 clientes españoles aclaren sus fondos en BPA

El INAF y PWC están llamando, uno a uno, a 600 clientes de BPA para que aclaren tanto el origen como la operativa financiera de sus ahorros. De ellos, más de la mitad son españoles y andorranos

Foto:

El Instituto Nacional de Finanzas de Andorra (INAF) y PWC han llamado a capítulo a 600 clientes de BPA para que aclaren tanto el origen de sus fondos como la licitud de la operativa financiera de los mismos, una drástica medida dirigida a tratar de dejar fuera de la entidad cualquier posible activo tóxico. La noticia, adelantada por el Diari d'Andorra, ha sido confirmada por este medio con fuentes conocedoras, que se muestran escépticas respecto a la posibilidad de que gran parte de los afectados cumplan con este requerimiento.

Andorra apenas ha concedido un plazo de diez días para que todos los convocados se presentan en la sede central de BPA, en pleno corazón del Principado, donde un ejército de casi un centenar de trabajadores de PWC está analizando, una por una, todas las cuentas de la entidad. Ha sido en este ejercicio de escrutinio máximo donde se han levantado sospechas respecto a este importante número de clientes, de los cualesmás de300 son andorranos y españoles, según las fuentes consultadas.

El resto, en torno a 275 clientes, son lo que en BPA se denomina internacionales (terminología que, curiosamente, no incluye a los españoles) y la mayoría de ellos se sitúan al otro lado del Atlántico, lo que alimenta el escepticismo respecto a la posibilidad de que todos los ahorradores convocados por el Principado se personen efectivamente allí.

Quienes lo hagandeberán rellenar el documento conocido como KYC (know your costumer o 'conocea tu cliente'), lo que supondrá reconstruir su perfil desde cero, ya que lo que PWC y el INAF están poniendo ahora en duda es toda la información que tienen de estos clientes, a los cuales se les está reclamando más documentación de la que se les pidió en el pasado, cuando abrieron sus cuentas, para aclarar el origen y naturaleza de sus fondos.

Las autoridades andorranas son conscientes de que necesitan un golpe de efecto que justifique la drástica intervención de BPA, ya que más de 40 días después de haber intervenido la entidad, y de haberse llevado por delante a su filial española, Banco Madrid, siguen sin filtrarse informaciones que justifiquen una decisión tan drástica a los dos lados de los Pirineos. Al menos, este es el sentir que existe entre parte de la élite financiera andorrana, que ha visto como su país ha preparado a toda prisa unaley de reestructuración y resolución de entidades bancarias, marco inexistente hasta ahora.

Bajo este nuevo paraguas normativo, el pasado 26 de marzoel Gobierno de Andorra anunció la creación de un banco malo que aglutinará los activos nocivos de BPA, mientras que los sanos se integrarán en el banco bueno. Aquellos de los 600 convocados a personarse en el Principado que incumplan este llamamiento han sido amenazados con ver cómo sus ahorros terminan en el banco tóxico, con el argumento de que ha sidoimposibleaclarar el origen y naturaleza del dinero.

Informe preliminar

El objetivo de las autoridades andorranas es que PWC tenga terminada su investigación sobre cada una de las cuentas de BPA para mayo o junio, según las fuentes consultadas. Una ardua labor que supondrá para la entidad un desembolso de alrededor de 7 millones de euros, debido al ejército de auditores, entre seniors y juniors, que están empotrados en el banco tratando de aclarar hasta el último número de cuenta. El informe provisional que prepara la auditora es la base sobre la cual se diseñará el nuevo banco bueno, o banco puente, lo que ayuda a comprender la celeridad que se ha impuesto a estos 600 clientes.

Aunque la mayoríade las cuentas ahora bajo sospecha son españolas y andorranas, elfoco donde Estados Unidos quiere centrar la investigación son, precisamente, las extranjeras, en línea con la trama venezolana y rusa que aparece como detonante último de la intervención de la entidad. Sin embargo, si las sospechas que existen en Andorra de que muchos de los requeridos no acudirán al llamamiento del INAF y PWC, todo este dinero bajo sospechapodría terminar engordando las arcas del banco malo.

No obstante, las fuentes consultadas ponen en duda la licitud de esta medida, ya que se trata de clientes que, en su momento, se supone que aportaron la documentación necesaria para poder abrir una cuenta en BPA conforme a la normativa imperante enese momento. El problema es que ahora, a tenor de todo lo ocurrido, el INAF y PWC han ampliado la documentación requerida y endurecido los requisitos para confirmar quién es su titular último ya que, según la prensa andorrana, se ha prohibido cualquier tipo de poder notarial o medidasimilarque eximaal titular de tener que presentarse en persona en el Principado.

BPA PwC Andorra
El redactor recomienda