La liquidación de Banco Madrid se queda sin el edificio de Colón, su joya de la corona
  1. Empresas
es propiedad de bpa

La liquidación de Banco Madrid se queda sin el edificio de Colón, su joya de la corona

La sede de la entidad, ubicada en una de las mejores zonas de Madrid, está en el balance de BPA y, por tanto, no podrá utilizarse para damnificar a los clientes y acreedores de la filial española

Foto: Sede de Banco Madrid en la Plaza de Colón
Sede de Banco Madrid en la Plaza de Colón

Los administradores concursales de Banco Madrid se han encontrado con una desagradable sorpresa al analizar con qué activos cuenta la entidad para compensar a sus clientes, cuyos ahorros sólo están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos en los primeros 100.000 euros, una fortuna para la mayoría de los españoles, pero peccata minuta para muchos grandes patrimonios que tenían confiado su dinero a uno de los buques insignia de la banca privada española.

El edificio que tiene la entidad en la madrileña Plaza de Margaret Thatcher, justo donde arranca la conocidaplaza de Colón es, en realidad, propiedad de Banca Privada de Andorra (BPA), según confirman fuentes conocedoras, lo que hace que este inmueble quede fuera de la liquidación de Banco Madrid y, por tanto, no pueda utilizarse para tratar de compensar a los clientes y acreedores de la entidad española.

Cuando el banco controlado por la familia Cierco adquirió Banco Madrid, se hizo también con este patrimonio inmobiliario, pero en una operación separada, lo que ha hecho que, desde entonces, este activo esté en el balance de BPA. Aunque había un plan para aportarlo al de Banco Madrid, se decidió esperar a tener terminado todo el plan de remodelación del edificio, que afecta también a la Plaza Margaret Thatcher.

Esta plaza, situadaen la privilegiada confluencia de la madrileña calle Goya con el Paseo de la Castellana, en una esquina de la castiza Plaza de Colón, es un espacio de propiedad privada pero uso público, donde la entidad comparte titularidad con la cadena Meliá.BPA, a través de Banco Madrid, utilizó su titularidad sobre estaárea para negociar con el ayuntamiento de la capital una ampliación de su sede.

De hecho, el pasado verano, la Junta de Gobierno del consistorio madrileño aprobó la remodelación total de este espacio de 2.270 metros cuadrados de superficie, tras acordar con la entidad el permiso para renovar y ampliar todo el edificio, a cambio de recuperar la titularidad pública de la plaza y de albergar en los bajos del nuevo inmueble que se iba a construir un museo de arte contemporáneo con obras de Tàpies, Miró, Picasso, Jaume Plensa, Albert Ràfols o Sorolla.

El plan estaba tan avanzado que, cuando el pasado 10 de marzo el Banco de España intervino Banco Madrid, el edificio se encontraba ya en obras. En total, la entidad preveía invertir cerca de 12 millones de euros en la metamorfosis de su sede, ya que preveía levantar un nuevo edificio donde se ubica el actual, ganando metros de edificabilidad y construyendo un inmueble vanguardista que, sumado al museo que preveía albergar, diera un nuevo impulso a la zona.

Interés inmobiliario

Todo este desarrollo inmobiliario se iba a llevar a cabo en un momento de máximo apetito inversor por el mercado de oficinas nacional, caracterizado por la falta de buenos inmuebles en las principales arterias de la capital, lo que convierte al edificio de Banco Madrid en un activo perfecto para saciar el hambre de los grandes jugadores que se están movimiento al calor de la mejora del negocio inmobiliario nacional.

De hecho, nada más declararse el concurso de la entidad, muchos interesados llamaron a la puerta para tratar de tomar posiciones ante la próxima venta de este inmueble, que estaba llamado a seruna importante fuente de ingresos para los administradores. Pero su decepción llegó cuando vieron que los dueños del edificio no eran españoles, sino andorranos.

Y la explicación se remonta a cuando BPA se hizo con Banco Madrid y su sede de Colón. Entonces, se decidió esperar a tener en orden todoel plan de remodelación y ampliación,que ya entonces se estaba negociando con el Ayuntamiento, para aportar el inmueble a los activos de Banco Madrid. Pero la intervención tanto de la matriz andorrana como de su filial llegó antes de que se completara este proceso, lo que ha hecho que la joya de la corona se quede al otro lado de los Pirineos y, por tanto, si en algún momento se utiliza para damnificar a clientes y acreedores,irá a saldar cuentas andorranas, no españolas.

Banco Madrid Plaza de Colón Mercado inmobiliario Plaza de Margaret Tatcher Ayuntamiento de Madrid BPA Banca privada
El redactor recomienda