Medio millón de euros separan el acuerdo

Liliana Godia y su marido regatean con la Generalitat su deuda tributaria

Godia y su marido, Manuel Torreblanca, están acusados de fraude fiscal. Entablan negociaciones para llegar a un pacto como el que cerró la pasada semana el abogado Emilio Cuatrecasas

Foto: Liliana Godia
Liliana Godia

Liliana Godia, una de las mayores fortunas de Cataluña, y su marido, Manuel Torreblanca, se encuentran en pleno regateo con la Generalitat para intentar rebajar la cifra del acuerdo con el que cerrar un pacto por su deuda tributaria, tanto con Hacienda como con la Agencia Tributaria de Cataluña, según explican fuentes de sectores empresariales cercanos a la familia catalana.

En este momento, las diferencias para alcanzar el acuerdo son de medio millón de euros. La Generalitat sigue solicitando a Torreblanca que deposite en el juzgado 1,5 millones adicionales si quiere llegar a un acuerdo con la Fiscalía que evite que él y su esposa sean procesados por fraude fiscal. Pero el consorte se niega y advierte que sólo llegará a poner como mucho un millón de euros más.

Liliana Godia y su marido están acusados de fraude fiscal. En un intento de llegar a un pacto como el que cerró la pasada semana el abogado Emilio Cuatrecasas, ya han consignado en el juzgado 4 millones de euros que cubrirían su deuda con Hacienda. Pero queda la parte de la Generalitat. Y aquí es donde sigue sin haber consenso entre las partes, según apuntan fuentes cercanas a las negociaciones.

El conseller de Economía, Andreu Mas-Colell. (Efe)
El conseller de Economía, Andreu Mas-Colell. (Efe)

Así que, estos días, los millonarios catalanes y diversas personalidades de la burguesía catalana desfilan por el despacho del conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, para pedirle que flexibilice su postura frente a Manuel Torreblanca, que es quien dirige la estrategia de la familia. Sin embargo, el reposado Mas-Colell no afloja ante las ofertas de pacto.

Entre otras cosas, el conseller, proveniente del mundo académico, es poco sensible a los problemas de las élites económicas catalanas. En especial si estos son personales. Con un pie fuera del departamento y unas elecciones anticipadas en septiembre, Mas-Colell sabe que el tiempo juega a su favor y que a Torreblanca y a su esposa les conviene cerrar un acuerdo antes de que la situación empeore con un posible cambio de gobierno.

Todos los imputados

Godia y Manuel Torreblanca.
Godia y Manuel Torreblanca.

Además de Liliana Godia y Manuel Torreblanca, también está imputado Xavier Amar, abogado familiar y albacea de la herencia del patriarca, Francisco Godia. Amat se llevaría la peor parte desde el punto de vista penal, pero el dinero sólo lo tendrían que pagar los Godia.

Por eso, Liliana Godia exige condiciones mejores que las que consiguió Emilio Cuatrecasas. Pide así su exculpación personal en el caso, y rebajar la pena de su marido a un máximo de sólo tres meses de cárcel.

Medida de presión

Entre las medidas de presión de la familia, la pasada Semana Santa se cerró la Fundación Godia, que cesará en su actividad y revertirá su valiosísima colección a su legítima propietaria, la propia Liliana. Así se evitan los costes y se le mete presión a CiU, cuando Xavier Trias se juega las municipales en Barcelona, pues la ciudad pierde uno de sus museos más ilustres.

Liliana Godia y su marido son una de las familias más ricas de España. Sólo la colección de arte vale más de 100 millones y cuentan con significativas participaciones minoritarias en empresas como Abertis o Fersa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios