Es noticia
Menú
El Gobierno queda ‘colgado de la brocha' en Airbus tras fallar la opción de Belén Romana
  1. Empresas
PIQUÉ RECOMENDÓ A AMPARO MORALEDA

El Gobierno queda ‘colgado de la brocha' en Airbus tras fallar la opción de Belén Romana

El exministro y consejero saliente de Airbus, Josep Piqué, recomendó el nombramiento de Amparo Moraleda en contra del criterio del Gobierno, que quería colocar en el cargo a Belén Romana

Foto: Belén Romana (EFE)
Belén Romana (EFE)

El exministro y actual consejero delegado de OHL, Josep Piqué, ha hecho valer su ascendente como consejero de Airbus para designar a Amparo Moraleda como sucesora en el máximo órgano de gobierno de la multinacional europea. La elección de la antigua presidenta de IBM en España ha supuesto un fuerte revés para el Gobierno, que quería situar en el cargo a Belén Romana, la hasta hace poco presidenta del banco malo de la Sareb. El relevo se hará efectivo en la junta general de accionistas que Airbus ha convocado en Ámsterdam para el próximo 27 de mayo.

El sillón de Airbus era una de las expectativas de destino más jugosas que estaba virtualmente vacante desde el momento en que Piqué se incorporó con plenas funciones ejecutivas al grupo de empresas que encabeza Juan Miguel Villar Mir. El máximo responsable de OHL fue requerido hace ahora un año por el Ministerio de Defensa para que abandonara el cargo de representación en la cúpula del fabricante aeronáutico, donde Pedro Morenés quería situar a su antiguo jefe y también ministro con el Partido Popular, Eduardo Serra.

Ahora ha sido el ministro de Economía, Luis de Guindos, el que trataba de colocar en tan jugoso puesto a su antigua colaboradora, Belén Romana, la dimisionaria presidenta de la Sareb. Piqué ha superado de nuevo las presiones y ha recomendado directamente la candidatura de Amparo Moraleda, lo que ha provocado cierto malestar en medios oficiales. La futura consejera de Airbus es percibida dentro del Partido Popular como una dirigente empresarial de corte ‘filosocialista’ dado el papel protagonista que asumió como mujer de moda en el mundo de los negocios durante los primeros compases del Gobierno de Zapatero.

Más allá de la filiación política de la nueva representante española en Airbus, el desenlace del pulso con Piqué pone de manifiesto la escasa capacidad institucional del Estado español como accionista del gigante europeo controlado por los Gobiernos de Francia y Alemania. España tiene un 4% en Airbus a través de la SEPI, pero esta participación no da ni voz ni voto al Ejecutivo de Rajoy,por lo que nuestro país actúa dentro del consorcio como un mero convidado de piedra que ni siquiera puede designar formalmente a su único representanteen el consejo de administración.

España, mero socio durmiente

El nombramiento de Moraleda refleja el trasfondo de la triste realidad porque Piqué hace tiempo que tampoco actuaba en Airbus como delegado del Gobierno español. El exministro de Industria y de Asuntos Exteriores fue promovido al cargo en 2012 para sustituir a Juan Manuel Eguiagaray, antecesor suyo también en la cartera de Industria durante los últimos gabinetes socialistas de Felipe González. Este primer relevo tuvo un claro contenido político porque en aquellos momentos la representación se ejercía a partir de la antigua EADS, matriz originaria de Airbus, donde España tenía derecho a un nombrar un consejero con carácter dominical.

El problema se suscitó un año después, en 2013, con motivo de la reestructuración societaria del consorcio derivada de la salida del capital de sus accionistas privados, la multinacional alemana Daimler y la francesa Lagardère. La recomposición del capital obligó a una reducción de la participación de España y los responsables de Airbus aprovecharon también para modificar el modelo de gobierno corporativo con un cambio sustancial que afectaba al representante de España. Piqué fue renovado por un nuevo mandado hasta 2016, pero perdió su condición de consejero estatal para asumir el cargo en calidad de independiente.

Los acontecimientos demuestran que el hoy responsable de OHL asumió plenamente convencido la encomienda que le desvinculaba de cualquier compromiso con el Gobierno de Rajoy. Los intentos por parte de distintos sectores oficiales por forzar un relevo político se han demostrado contraproducentes y ni Eduardo Serra primero ni Belén Romana después han conseguido el objetivo que se proponían sus respectivos mentores. En el camino se han quedado también otros potenciales candidatos que nunca llegaron a contar con padrinos realmente distinguidos.

La SEPI, que preside Ramón Aguirre, tendrá ahora que trabajar con una dirigente que no goza de su entera confianza como es Amparo Moraleda o, en su defecto, olvidarse de cualquier otra aspiración en Airbus que no sea cobrar un jugoso dividendo. El que no se consuela es porque no quiere, pero no era ese el objetivo propuesto cuando España se integró en el año 2000 como socio de referencia del gran consorcio europeo de la aeronáutica y la defensa.

El exministro y actual consejero delegado de OHL, Josep Piqué, ha hecho valer su ascendente como consejero de Airbus para designar a Amparo Moraleda como sucesora en el máximo órgano de gobierno de la multinacional europea. La elección de la antigua presidenta de IBM en España ha supuesto un fuerte revés para el Gobierno, que quería situar en el cargo a Belén Romana, la hasta hace poco presidenta del banco malo de la Sareb. El relevo se hará efectivo en la junta general de accionistas que Airbus ha convocado en Ámsterdam para el próximo 27 de mayo.

Josep Piqué Amparo Moraleda Belén Romana Luis de Guindos Pedro Morenés SEPI Ramón Aguirre
El redactor recomienda