ES EL PROCEDIMIENTO HABITUAL DE LA AEAT

Rato fue investigado por su doble papel de amnistiado e imputado por Bankia

Rodrigo Rato aparece entre los investigados por el Sepblac al cumplir el perfil de haberse acogido a la amnistía fiscal y a la vez estar incurso en procedimientos judiciales por Bankia y las 'black'

Foto: El expresidente de Bankia Rodrigo Rato. (EFE)
El expresidente de Bankia Rodrigo Rato. (EFE)

Según fuentes conocedoras de los procedimientos de la Agencia Tributaria, en el caso de la amnistía fiscal de 2012, se estableció que tener abiertas causas penales o tener relación con alguna era lo que determinaría el perfil de aquellos acogidos a la regularización que se iban a remitir al Sepblac para que investigase el origen de su dinero, así como haber ocupado cargos públicos. Cumplían estos requisitos 705 de los 30.000 evasores que se acogieron a esta medida, entre ellos Rodrigo Rato. Ello no implica que el origen de su fortuna sea delictivo, ya que procede de su familia, según una de estas fuentes, que añaden que se encuentra en un banco suizo. De hecho, la forma de ocultarlo es idéntica a la de la mayoría de los que figuran en la lista Falciani.

Las fuentes añaden que no se trata de nada extraordinario, sino que es el criterio habitual cuando se detecta un incremento de patrimonio injustificado en un contribuyente: "Si tiene un perfil delictivo, se remite a la fiscalía por blanqueo aparte de por delito fiscal; y si faltan datos, se manda al Sepblac para que investigue más en profundidad". La UDEF tiene una unidad incrustada dentro del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales, que es la que se encarga de hacer esas pesquisas.

Este procedimiento ha determinado el envío al Sepblac de un listado tan grande de contribuyentes en el caso de la amnistía fiscal, pero no prejuzga que el origen del patrimonio sea ilícito. En el caso del exvicepresidente del Gobierno, revelado esta semana por Vozpópuli, fue imputado por la Audiencia Nacional en julio de 2012 por la salida a bolsa de Bankia (el conocido como 'caso Bankia') y en febrero de este año le fue impuesta una fianza solidaria de 800 millones junto a BFA-Bankia y otros tres exdirectivos, que de momento sólo ha pagado la entidad. En octubre del año pasado, el juez Fernando Andreu volvió a imputarlo en una pieza separada por las famosas tarjetas opacas de Caja Madrid, caso por el que le impuso una fianza civil de 3 millones de euros.

Rodrigo Rato, investigado ahora por blanqueo de capitales

Algunas fuentes jurídicas han mostrado sus reticencias por este procedimiento de la Agencia Tributaria, ya que entienden que atenta contra la presunción de inocencia. Otras van más allá y hacen una lectura política: "En otras circunstancias, el Gobierno habría sacado a Rato de la lista y no habría llegado nunca al Sepblac; pero ahora, tal como están las cosas, han decidido no rescatarlo y dejarlo caer".

El problema de regularizar sin prescripción

Otro de los interrogantes de este asunto es por qué alguien que fue vicepresidente y ministro de Economía tenía dinero fuera, oculto a la Hacienda española. Más allá de la cuestión moral, otra fuente explica que este dinero proviene de su familia y tiene su origen años antes de que Rato ocupase estos cargos. Sin embargo, el dinero oculto no se pudo regularizar sin tener que pagar una cantidad desorbitada entre tarifas y recargos porque debía incluirse en su totalidad como incremento de patrimonio... hasta que llegó la lista Falciani.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)

En ese momento (2010), ante la ilegalidad de la prueba –Hervè Falciani robó los datos de los clientes al HSBC–, el Gobierno de Zapatero optó por permitir una regularización en mejores condiciones de los afectados y admitió por primera vez los documentos bancarios para acreditar que el delito fiscal estaba prescrito. Cuando Cristóbal Montoro decidió hacer la amnistía fiscal en 2012, no podía dar un tratamiento peor que el que se había ofrecido en el caso del HSBC, y por eso también se admitió también la prescripción. Esto permitía a los evasores tributar sólo por aquella parte de sus rentas que tuviera menos de cuatro años de antigüedad, lo cual aliviaba notablemente su factura a la hora de regularizar (de hecho, podía darse el caso de que saliera a devolver, como informó en su día El Confidencial).

El mismo modus operandi de la lista Falciani

De hecho, la forma de ocultar el dinero de Rodrigo Rato –que realiza frecuentes viajes a Ginebra– es la misma que utilizaban los implicados en la citada lista, es decir, la habitual de la banca suiza. Como también explicó este medio cuando reveló en exclusiva los nombres ilustres que aparecen en ella, la entidad crea al cliente una estructura con sociedades pantalla en paraísos fiscales, con una clara preferencia por las Islas Vírgenes Británicas, que es donde estaba domiciliada la de Rato y varias de las utilizadas por la familia Botín. El objetivo de estas estructuras es ocultar quién es el verdadero dueño del dinero, ya que la sociedad es la que figura como titular de la cuenta.

Estas sociedades suelen tener acciones al portador que habitualmente se depositan en una caja fuerte del propio banco. No obstante, existen unos formularios donde figuran los nombres de quienes están detrás de las cuentas, que son los que copió Falciani en el CD que se llevó del HSBC. Este documento es el que permitió a los implicados en la lista y a los que se beneficiaron de la amnistía fiscal demostrar que el dinero era suyo y la fecha de origen del mismo para acreditar la prescripción.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios