la compra de digital+ en la recta final

Telefónica cede ante la CNMC y venderá los derechos de TV a bajo precio a sus rivales

Telefónica ha remitido a la CNMC los compromisos voluntarios para allanar el camino en la compra de Digital+. El organismo regulador reunirá al pleno de su consejo la próxima semana

Foto: El presidente de Telefónica, César Alierta. (EFE)
El presidente de Telefónica, César Alierta. (EFE)

Telefónica ha remitido a la CNMC los llamados compromisos voluntarios reclamados por el organismo regulador como paso previo para aprobar el expediente de concentración empresarial derivado de la anunciada compra de Digital+. La operadora que preside César Alierta ha liberado uno de los principales caballos de batalla a los que se enfrenta el acuerdo y ha garantizado la disposición de todos los contenidos audiovisuales a un precio competitivo que deje margen a sus rivales para desarrollar una oferta rentable en el futuro mercado español de la televisión de pago.

La propuesta comercial de Telefónica se extenderá tanto a las plataformas convencionales de televisión como a las compañías que operan exclusivamente a través de Internet. Las llamadas OTT (Over The Top), ensalzadas por el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, han ido ganando terreno en el mercado audiovisual con el nacimiento de marcas de gran resonancia internacional como son Netflix, Filmin, la española Wuaki TV o la propia Yomvi de Canal+. De hecho, Movistar cuenta en la actualidad con un servicio multidispositivo bajo la denominación de Movistar GO.

La oportunidad de abrir el mercado de la televisión de pago a partir de la consolidación de Digital+ en el perímetro corporativo de Telefónica era una de las condiciones sine qua non que había establecido el organismo regulador que preside José María Marín Quemada. Una vez culminada la fase de consultas sobre la propuesta de compra, y después de que la propia operadores haya hecho efectivas sus garantías en materia de competencia, fuentes del supervisor se muestran optimistas sobre la posibilidad de dar luz verde al proyecto en el pleno del consejo que la CNMC celebrará la próxima semana.

Las autoridades de competencia han insistido una y otra vez a la plana mayor de Telefónica para que se avenga a la apertura de los contenidos audiovisuales en beneficio del resto de competidores. La compañía operadora reaccionó en un primer momento de manera negativa haciendo valer su capacidad negociadora en la adquisición de los derechos del fútbol que son esenciales en cualquier proyecto de televisión de pago que se precie. La CNMC se hizo fuerte en sus requerimientos y atacó la línea de flotación de la multinacional exigiendo la definición de paquetes de canales homologables y convenientemente preparados para su comercialización por terceros, de modo que otros operadores pudieran replicar una oferta televisiva equivalente. 

Rebaja del periodo de exclusividad de clientes

Más allá de la estructuración de los contenidos que deben ser ofrecidos en el mercado mayorista, el elemento esencial para la defensa de la competencia pasa también por la fijación de precios asequibles que rentabilicen el negocio de los distintos agentes alternativos. Telefónica ha aceptado el compromiso de asegurar ofertas a bajo precio que se traduzcan en una pluralidad de opciones para los suscriptores y garanticen la viabilidad de los proyectos que puedan surgir con la reventa de los derechos audiovisuales del llamado operador incumbente.

El supervisor mayor del Reino extendió además sus requerimientos a los distintos soportes de televisión, incluyendo no sólo el satélite sino también y de un modo específico a la fibra óptica, que representa el eje básico de toda la oferta de banda ancha en España. Dentro de este capítulo, la operadora está dispuesta a rebajar de cinco a tres años el periodo de exclusividad que establece en los actuales contratos con los clientes, al tiempo que renuncia a su tradicional política comercial en todo lo que concierne al nuevo mercado de la televisión de pago.

Los compromisos voluntarios de Telefónica están ahora en manos de los comisionados de la CNMC que empezaron ayer a analizar la documentación definitiva de la propuesta. El planteamiento de la operadora contiene un alto grado de consenso y se sustenta en un principio básico que pasa por admitir una  regulación ex novo en el mercado de los contenidos audiovisuales como garantía para mantener intacta la operativa que ha permitido las multimillonarias inversiones en el segmento básico de la banda ancha. La decisión favorable del regulador permitirá la ejecución automática de la venta de Digital + a Telefónica, que supondrá ingresos de 750 millones para el Grupo Prisa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios