lucha contra la evasión fiscal

Hacienda tiene puestos en cuarentena los impuestos del 85% de las empresas del Ibex

Salvo cinco gloriosas excepciones -y dos son empresas semipúblicas- todas las grandes compañías cotizadas han sufrido a lo largo de 2014 algún tipo de inspección por parte de la Agencia Tributaria

Foto: Cristóbal Montoro (c), junto al director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez(i), y el delegado especial de la Agencia Tributaria en Andalucía, Ceuta y Melilla, Albero García (d)
Cristóbal Montoro (c), junto al director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez(i), y el delegado especial de la Agencia Tributaria en Andalucía, Ceuta y Melilla, Albero García (d)

Las grandes compañías están sufriendo con fuerza la cruzada abierta por el Ministerio de Hacienda contra la evasión fiscal, una campaña que está llegando a todos los rincones del país, desde las desgravaciones de particulares por el pago de la hipoteca, pasando por el IVA de las autónomos, y llegando hasta el último tributo liquidado por los buques insignias empresariales de España.

De las 32 compañías del Ibex que han presentado ya las auditorías correspondientes al ejercicio 2014 -todas salvo Sacyr e Indra, además de la excepción que supone Arcelor-, 27 tienen a los inspectores de la Agencia Tributaria analizando hasta el último de sus archivos y, en muchos casos, con sentencias en contra. Las gloriosas excepciones a esta norma son dos compañías semipúblicas -Enagás y Red Eléctrica-, OHL, Gamesa y BME.

Aunque la visita de Hacienda es relativamente común entre los principales conglomerados del país, también es cierto que la cartera dirigida por Cristóbal Montoro ha estrechado el cerco entre 2013 y 2014, como se puede comprobar haciendo un repaso a las auditorías de cuentas de los últimos ejercicios de las mayores empresas de la bolsa española.

Por ejemplo, ACS, Iberdrola, Bankia, Grifols y Jazztel recibieron el pasado ejercicio la visita de la Agencia Tributaria por primera vez en mucho tiempo, ya que no consta que ocurriera, al menos, en los dos ejercicios anteriores. En el caso de la operadora, las actuaciones de comprobación que se iniciaron en julio de 2014 se cerraron el pasado 20 de febrero con actas de conformidad, mientras que la farmacéutica, que ya era víctima de inspecciones en otros países, vio como el pasado verano Hacienda ponía en entredicho el Impuesto de Sociedades, Retenciones e IVA de los ejercicios fiscales 2010, 2011 y 2012.

Bankia, que lucía un expediente inmaculado desde la fusión, vio como en octubre se iniciaron "actuaciones inspectoras al objeto de verificar el cumplimiento de las obligaciones y deberes tributarios" del periodo 2011-2012. Además, siete meses antes, el fisco ya había visitado la entidad por la antigua Altae, su filial de banca privada, entidad a la que Hacienda ya había mirado en el pasado y que en 2013 firmó actas de conformidad por importe 369.000 euros. En esta ocasión, la Agencia Tributaria pone en entredicho los tributos del año 2010, periodo que se amplía a 2008 y 2009 para Sociedades. Además, por inspecciones pasadas de las cajas de ahorros que dieron lugar a Bankia, la entidad también ha firmado varias actas, algunas en disconformidad. En total, el banco tiene provisionados 95 millones para impuestos y otras contingencias legales, cifra que un año antes era un 40% inferior, de 56 millones.

BBVA, lejos de pleitear, como suele ser habitual, ha sellado de conformidad todas las actas que le ha incoado Hacienda en 2014

BBVA es un caso particular, ya que acaba de sellar la paz con Hacienda, después de que ésta incoara en 2014 actas de inspección por los tributos saldados desde el año 2009. Lejos de recurrir y pleitear durante años, como suele ser habitual, el banco presidido por Francisco González firmó todas ellas en conformidad antes de cerrar el ejercicio.

Inditex y Técnicas Reunidas son otros dos ejemplos de compañías que, tras años de tranquilidad, han visto cómo Hacienda ha decidido levantarles las alfombras. En esta ocasión, la visita de la Agencia Tributaria se inició en 2013 y durante 2014 se ha ampliado con amenaza dispar, ya que mientras que el dueño de Zara se muestra tranquilo y descarta ningún impacto "de consideración para la sociedad", el grupo de infraestructuras admite que la comprobación de Hacienda podría "desembocar en actas por importes significativos". Técnicas Reunidas, según recoge su última auditoría, tributa al 19% y, un año antes, lo hacía al 15%.

Otros gigantes como Telefónica, Santander, Popular, Bankinter, Mapfre o Gas Natural han visto como la Agencia Tributaria les ha abierto nuevas inspecciones entre 2013 y 2014 que han venido a sumarse a conflictos pasados que, en muchos casos, están recurridos tanto por vía administrativa como por la judicial.

En el caso del banco presidido por Ana Botín, la entidad reconoce que "se ha iniciado en el grupo fiscal consolidado la comprobación por la inspección de los ejercicios 2009, 2010 y 2011, quedando sujetos a revisión (...) hasta el ejercicio 2014". Popular, por su parte, vio como en septiembre de 2013 se abría una inspección a Banco Pastor por los ejercicios 2009 a 2011, que se suma a las actas firmadas en disconformidad por la entidad por otros procesos abiertos en el pasado y cuyo importe cifra en 9 millones de euros.

Las disputas de Telefónica y Hacienda han llegado hasta el Supremo, instancia a la que el grupo presidido por César Alierta llevó la inspección de los ejercicios 2001 a 2004, según recoge en su informe anual. Además, la operadora también ha recurrido ante la Delegación Central de Grandes Contribuyentes de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria la liquidación de las actas correspondientes a la inspección de los ejercicios 2005 y 2007, procesos a los que, desde julio de 2013, se han sumado nuevas actuaciones de inspección actualmente en curso.

Los tribunales son la vía que toman la mayoría de las empresas cuando no logran su objetivo por la administrativa y rechazan firmar actas de conformidad, lo que hace que estos procesos se dilaten durante años. Así, por ejemplo, Bankinter tiene recurrido en la Audiencia Nacional la inspección general de los ejercicios 2001 a 2003, instancia a la que también ha llevado CaixaBank sus diferencias con Hacienda de hace una década y por las que tiene provisionados 33 millones. Hasta 16 millones de euros asciende la deuda tributaria que reclama Hacienda a Banco Sabadell tras las actuaciones inspectoras que finalizó en 2014 sobre un abanico de tributos que se remontan hasta 2006 y que la entidad ha impugnado, al igual que han hecho, o han avanzado que van a hacer, Repsol, Acciona, Amadeus, DIA, FCC Mediaset.

Mención aparte, por la cuantía que está descontando, merece Ferrovial, que "tiene abiertas diversas reclamaciones de carácter fiscal para las que existe una provisión dotada por importe de 115 millones de euros". Dichas reclamaciones tienen su origen, fundamentalmente, en actas levantadas en relación con el Impuesto sobre Sociedades y el Impuesto sobre el Valor Añadido de los ejercicios 2006 a 2012.

Las excepciones

Por lo que respecta a la otra cara de la moneda, a las compañías que han cerrado 2014 libres de la soga de Hacienda, llama la atención BME. El caso del operador de la bolsa español es singular porque sí que ha recibido la visita de la Delegación Central de Grandes Contribuyentes de la Agencia Tributaria, pero ha sido a petición de la compañía y para recuperar un dinero que pagó de más. En concreto, el año pasado, BME solicitó "la rectificación de la autoliquidación del Impuesto Sobre Sociedades correspondiente al ejercicio 2010", petición que fue estimada por Hacienda y liquidada en junio pasado "efectuando una devolución por importe de 290 miles de euros, junto con los correspondientes intereses de demora, por importe de 42 miles".

Red Eléctrica, por su parte, también merece una mención especial, ya que sí que ha sufrido la visita de los inspectores en los últimos tiempos, pero sin perjuicio para sus cuentas. Así lo recoge el grupo en su informe anual, cuando señala que, "el 18 de marzo de 2014, finalizaron las actuaciones inspectoras de comprobación de los principales impuestos correspondientes a los ejercicios 2008, 2009 y 2010. La compañía ha firmado la totalidad de las Actas en Conformidad, que reflejan la declaración correcta a juicio de la Inspección de la totalidad de los impuestos por litigios pasados".

OHL, Gamesa y Enagás, por su parte, no detallan en sus cuentas estar siendo objeto de ninguna comprobación, pero advierten de que los impuestos "no pueden considerarse definitivamente liquidados hasta que las declaraciones presentadas hayan sido inspeccionadas por las autoridades fiscales o haya trascurrido el plazo de prescripción de cuatro años", lo que hace que las tres tengan todavía abiertos a inspección los últimos ejercicios.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios