Es noticia
Menú
Ribera Salud quiere exportar el 'modelo Alzira' a la Europa emergente
  1. Empresas
OPTA A GESTIONAR UN HOSPITAL EN ESLOVAQUIA

Ribera Salud quiere exportar el 'modelo Alzira' a la Europa emergente

Opta a la construcción de un hospital de unas 900 camas que será cofinanciado por la Unión Europea. Este concurso supondrá una inversión de unos 200 millones y la explotación del centro por 30 años

Foto: Hospital Universitario de La Ribera. (Ribera Salud)
Hospital Universitario de La Ribera. (Ribera Salud)

El modelo Alzira de gestión privada de la sanidad pública tiene poco recorrido en España. Al menos de momento. Así lo piensan en Ribera Salud, la empresa que fue la inventora del modelo que se aplicó por primera vez en el hospital de la ciudad valenciana que le dio nombre. La sociedad, que ha modificado su accionariado desde las Bancaja-CAM fundadoras a las actualesSabadell-Centene, tiene la mirada puesta en dos mercados: Latinoamérica y los países de Europa del Este.

Es precisamente este último territorio el que ha despertado el interés de la compañía. Según explicaron a El Confidencial fuentes del sector sanitario, Ribera Salud opta a la construcción y gestión de un hospital en Eslovaquia. Se trata de un centro en la ciudad de Bratislava, un hospital de unas 900 camas que será cofinanciado por la Unión Europea. Cuatro empresas, entre ellas la española, participan en el diálogo competitivo abierto por el Gobierno eslovaco.

Este concurso, que supondrá una inversión de unos 200 millones de euros y la explotación del centro por 30 años, es la primera aventura seria de Ribera Salud en Europa. La compañía ha fijado su mirada fuera de las fronteras después del fiasco que supuso la anulación de la privatización de hospitales de Madrid (donde se habían adjudicado dos centros) y las pocas perspectivas de que el modelo Alzira se implante en otras regiones.

De hecho, en la Comunitat Valenciana, donde nació el modelo y se impuso en cuatro áreas de salud (en todas ellas con Ribera Salud y aseguradoras como gestoras), los últimos hospitales construidos y abiertos se gestionan por la Conselleria de Sanidad, que da por hecho que no volverá a usar el sistema.

"La situación política actual hace poco previsible que eso ocurra. La colaboración público-privada y en especial en la sanidad están muy mal vistas en determinados partidos que pueden gobernar en el futuro", explican fuentes de la compañía consultadas por este periódico. Eso implica que, para crecer, Ribera Saludhaya decidido buscar nuevos mercados.

El primero en explorar fue el latinoamericano, donde el margen de crecimiento de las infraestructuras sanitarias es elevado. La concesionaria española ya cuenta con dos pequeñas participaciones en empresas que gestionan dos hospitales públicos en Perú, así como algunos servicios en Chile. Sin embargo, las mismas fuentes de Ribera Salud apuntan que la seguridad jurídica en Europa es mucho mayor, con lo que han depositado esperanzas en el proyecto deEslovaquia.

"En los países de Europa del Este hay menos tabúes al desarrollo de la colaboración público-privada en la gestión de la sanidad y la Unión Europea de hecho lo potencia en su programas de cofinanciación", aseguraron las fuentes de la compañía.

Avance tras los años de parálisis

Ribera Salud ha retomado su actividad tras unos años complicados. La crisis de las dos entidades financieras que tenían el capital (las dos grandes cajas valencianas al 50%, Bancaja y CAM) afectó al desarrollo de la empresa. SabadellCAM, tras un periodo inicial de dudas, decidió mantenerse como socio en la compañía. Bankia, que heredó la participación de Bancaja, tardó en decidir la venta de su paquete accionarial, lo que provocó una parálisis en el desarrollo de la compañía.

Finalmente, el año pasado se cerró la venta a Centene, una de las aseguradoras médicas estadounidenses que participan en plan de salud de Obama. La llegada del socio sanitario y el pulmón financiero de Sabadell han desbloqueado la situación.

El modelo Alzira de gestión privada de la sanidad pública tiene poco recorrido en España. Al menos de momento. Así lo piensan en Ribera Salud, la empresa que fue la inventora del modelo que se aplicó por primera vez en el hospital de la ciudad valenciana que le dio nombre. La sociedad, que ha modificado su accionariado desde las Bancaja-CAM fundadoras a las actualesSabadell-Centene, tiene la mirada puesta en dos mercados: Latinoamérica y los países de Europa del Este.

Ribera Salud Eslovaquia
El redactor recomienda