el supremo amenaza con suprimir otros ocho

Rajoy ultima la subasta de canales como un guiño a las TV en plena carrera electoral

Mariano Rajoy, con la ayuda inestimable de Soraya Sáenz de Santamaría, va a sacar a subasta durante este mes de abril cinco nuevos canales con los que contentar a Mediaset y Atresmedia

Foto: Un hombre mira varias televisiones a la venta (Reuters)
Un hombre mira varias televisiones a la venta (Reuters)

Mariano Rajoy, con la inestimable ayuda de Soraya Sáenz de Santamaría, quiere firmar la paz audiovisual con los dos grandes grupos mediáticos de España de cara a garantizarse un trato amable ante los próximos comicios. Según aseguran fuentes conocedoras de la situación, el Ejecutivo del PP va a sacar a subasta este mismo mes entre cinco y seis canales de televisión, con los que pretende suavizar las tensas relaciones que ha mantenido durante toda la legislatura con las dos principales cadenas privadas.

Eso sí, el nuevo reparto puede no ser suficiente, en tanto las cadenas consideran imprescindible que el Ejecutivo resuelva previamente el futuro de ocho canales que se encuentran en el alero y cuya continuidad depende de una sentencia del Tribunal Supremo que debería conocerse de forma inminente. "Antes del concurso, lo prioritario es resolver esa otra cuestión. Y en eso estamos", aseguran fuentes de un sector que ha denunciado sin ambages la presión regulatoria sobre sus líneas editoriales desde que el PP llegó al Gobierno.

En todo caso, los plazos pueden condicionar la actuación del Gobierno, ya que es imprescindible que el concurso vea la luz en breve si se quiere tener la certeza de que se cierra la legislatura con el entuerto resuelto. Con este proceso, el Ministerio de Industria, a través de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información (Setsi), busca compensar a los grandes grupos audiovisuales a los que les quitó nueve licencias de TDT cuando aplicó una primera sentencia del Tribunal Supremo que anulaba el reparto del espectro que hizo el anterior Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Esta supresión fue un golpe muy duro para Mediaset, que perdió dos canales (se quedó con seis), y para Atresmedia, que tuvo que llevar tres a negro. La compañía controlada por la familia Lara mantuvo cinco, incluido el cedido a Gol TV. Por su parte, Unidad Editorial y Vocento también perdieron otros dos cada uno. Desde la ejecución de aquella resolución, las relaciones entre el PP y las dos cadenas privadas con más audiencia se tensaron hasta provocar la queja del partido en el poder por el espacio que les daban a los nuevos grupos políticos emergentes.

El distanciamiento se agrandó al conocer que otra sentencia adicional del Alto Tribunal podría cerrar otras ocho frecuencias, lo que impactaría directamente en Mediaset (perdería tres más) y Atresmedia (otros dos). Unidad Editorial y Vocento también se dejarían uno cada uno. El Gobierno ha intentado buscar un acuerdo con los grupos audiovisuales para que, en el caso de tener que acatar esta nueva exigencia del Supremo, encontrasen una solución que les compensara.

El primer paso va a ser convocar un nuevo concurso en el que Mediaset, Atresmedia y la Conferencia Episcopal, a través de 13 TV, se perfilan como principales favoritos. No en vano, el Gobierno pondría condiciones para evitar que otros grupos extranjeros pudieran pujar por estos nuevos canales, los cuales serían adjudicados previsiblemente en septiembre.

El fantasma de Podemos

Con esta maniobra, el PP quiere garantizarse un trato más ecuánime en Telecinco, Cuatro, Antena 3 y laSexta. En Moncloa se han quejado en numerosas ocasiones de que tanto Mediaset (dueña de los dos primeros) como Atresmedia (de los dos segundos) han utilizado cada uno de sus canales para jugar al palo y la zanahoria. Es decir, recibir jabón desde Telecinco y Antena 3 y críticas desde Cuatro y laSexta.

El ministro de Industria, José Manuel Soria. (EFE)
El ministro de Industria, José Manuel Soria. (EFE)

Prueba de este malestar fue la reunión que la vicepresidenta del Gobierno mantuvo con José Manuel Lara el pasado mes de enero. Como adelantó El Confidencial, Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro de Industria, José Manuel Soria, se desplazaron expresamente a Barcelona para entrevistarse con el ya fallecido presidente del Grupo Planeta, al que le pidieron que sus dos canales rebajasen el apoyo a Podemos en un momento en el que el partido de Pablo Iglesias estaba en plena efervescencia.

Tanto el profesor universitario como sus colegas de la formación de izquierdas eran contertulios habituales de sus programas de actualidad política, lo que molestaba al Gobierno al advertir del riesgo del populismo que estaban propagando. El concurso que se convocará en las próximas semanas podría contentar, o al menos suponer un guiño, para los principales grupos mediáticos. Todo con las campañas electorales en plena ebullición.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios