tiene el 6,25% de la operadora de César Alierta

BBVA, principal accionista de Telefónica, duda si acudir o no a la ampliación

El banco presidido por Francisco González, dueño del 6,25% de la operadora, aún no ha aprobado la suscripción de la emisión de acciones de la operadora por las nuevas normas de contabilidad

Foto: El presidente de BBVA, Francisco González, durante su intervención en la junta de accionistas. (EFE)
El presidente de BBVA, Francisco González, durante su intervención en la junta de accionistas. (EFE)

Telefónica dio ayer el pistoletazo de salida de la ampliación de capital de 3.050 millones de euros con los que financiará la compra de la brasileña GVT. La multinacional presentó a los analistas la operación, cuyo periodo de suscripción comienza el próximo 28 de marzo y acaba el 12 de abril. Sin embargo, a día de hoy, César Alierta no cuenta con el apoyo de BBVA, el principal accionista del grupo, con el 6,25% del capital.

Fuentes del mercado han asegurado que BBVA no ha tomado todavía una decisión sobre si acudir o no a la ampliación, que Telefónica va a realizar con derechos de suscripción preferente para los actuales accionistas. Un modelo con el que pretende evitar una dilución, como sucedió en la emisión de acciones que hizo Banco Santander el pasado 8 de enero.

La indefinición de BBVA ha sorprendido a propios y a extraños porque el banco cuenta con dos asientos en el consejo de administración de la operadora –José María Abril e Ignacio Moreno– que desde hace meses estaban informados de los plazos que la compañía manejaba para lanzar la ampliación. De hecho, los gestores de Telefónica ya debatieron en el consejo de enero y de febrero el calendario de la emisión, que estaba condicionada a la aprobación de la compra de GVT por parte de las autoridades brasileñas.

Además, cuando una ampliación de capital de este tamaño se lanza al mercado, los primeros en salir a dar su apoyo a la compañía son los accionistas de referencia, como ni han hecho BBVA ni CaixaBank. De hecho, Telefónica no pudo comunicar a los analistas en su reunión de ayer que contaba con el respaldo de sus dos principales tenedores de acciones.

Fuentes oficiales de BBVA han declinado hacer ningún comentario sobre esta información, al igual que CaixaBank. No obstante, fuentes próximas a la entidad catalana presidida por Isidro Fainé dan por casi seguro que acabará yendo a la ampliación y suscribiendo la parte proporcional al 5,3% del capital que ostenta en este momento.

Para el banco con sede en Barcelona supondrá un desembolso de 161,65 millones, mientras que BBVA debería invertir unos 200 para mantener su 6,25% y no diluirse, unos importes aparentemente pequeños para sus balances, pero que, tras la entrada de las nuevas normas internacionales de contabilidad, que exigen mayores provisiones por participaciones financieras similares a las de Telefónica, les suponen un esfuerzo mayor porque tienen que ser dotadas convenientemente.

En cualquier caso, en Telefónica están confiados en que, con el apoyo o no de sus dos mayores accionistas, la compañía sacará adelante la ampliación de capital. La venta de O2 a Hutchinson Whampoa por hasta 14.000 millones, la reducción de la deuda gracias a las desinversiones anteriores en Irlanda, China, Italia y República Checa, y el mantenimiento del dividendo –0,75 euros por acción– hacen atractiva la inversión en una compañía que lleva cerca de año y medio estancada entre los 12 y los 13,5 euros.

Un descuento razonable y una gran comisión

Para asegurarse el éxito de la emisión de los 281,2 millones de acciones nuevas, Telefónica se ha puesto en manos de hasta 21 bancos colocadores. Todo un ejército liderado por JP Morgan para convencer a los inversores institucionales y a los minoristas, que podrán suscribir la ampliación desde las sucursales de BBVA, Santander, CaixaBank y Banco Sabadell. 
Edificio Telefónica en Madrid. (Reuters)
Edificio Telefónica en Madrid. (Reuters)

El precio de los nuevos títulos es de 10,84 euros y la proporción para los que ya son accionistas es de una nueva por cada 16 antiguas. Los bancos cobrarán 45,75 millones de euros en comisiones si la operación llega a buen puerto.

El descuento que Telefónica ha ofrecido a los inversores para hacer atractiva la oferta es de 18,9% sobre el actual valor en bolsa, un ajuste muy superior al 10% al que Santander emitió sus 7.000 millones en enero, pero muy inferior al cerca del 40% que tuvieron que aceptar empresas como FCC o bancos como Popular y Sabadell meses atrás. De hecho, la acción ha digerido el anuncio con total normalidad.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios