para centrarse en países más seguros

FCC deja dos obras en Argelia por 1.600 millones para cerrar el grifo de las pérdidas

La compañía ha llegado a un acuerdo con las autoridades locales para dejar dos proyectos adjudicados entre 2009 y 2011 que le están generando pérdidas y problemas con los avales

Foto: Juan Béjar, vicepresidente y consejero delegado de FCC. (Reuters)
Juan Béjar, vicepresidente y consejero delegado de FCC. (Reuters)

Para las constructoras españolas, una cosa es conseguir un gran contrato internacional y otro caso es ganar dinero con la adjudicación de esa obra. Especialmente si además el proyecto es un país con dudas sobre la seguridad jurídica a la hora de cobrar. Es lo que le ha pasado a FCC (ver cotización) en Argelia, donde ha decidido abandonar dos contratos que sumaban 1.600 millones de euros.

“No haremos obras donde no ganemos dinero o consuman capital”. Así lo ha asegurado varias veces Juan Béjar, el vicepresidente y consejero delegado de FCC, que cuando tomó las riendas del grupo procuró que todas los contratos ganados se financiaran por si solos. Es decir, que cada tramo de la obra sea cobrada a tiempo para que la compañía no tenga que aportar liquidez para continuar con los trabajos.

El empresario mexicano Carlos Slim. (Reuters)
El empresario mexicano Carlos Slim. (Reuters)

Era lo que le estaba pasando al grupo participado por Carlos Slim y la familia Koplowitz en Argelia, país del que la constructora ha decidido salir dejando sin terminar dos obras conseguidas entre 2009 y 2011. La primera era un proyecto para levantar un campus deportivo que incluía un estadio de fútbol de 50.000 espectadores por 359 millones. El plazo de ejecución de las obras era de dos años y medio (diciembre de 2012), pero a finales de 2014 todavía no estaba concluido.

FCC había tenido problemas con su socio local - ETRHB Haddad- y con la administración argelina para que le certificase los avances en la construcción del complejo, por lo que hacía los trabajos, pero no cobraba. Antes las constantes irregularidades, el grupo español presentó el pasado año “una solicitud de resolución amistosa del contrato, conforme permite la legislación argelina". El acuerdo llegó el pasado 23 de febrero, cuando la Dirección de Juventud y Deportes aceptó su petición de forma amistosa. El acuerdo ha permitido a FCC recuperar los avales que había puesto para financiar la obra que, no obstante, le ha generado unas pérdidas “ya provisionadas”.

Plan ferroviario

El otro gran proyecto en Argelia del que FCC está ultimando los detalles para retirarse es la construcción de una línea ferroviaria de 66 kilómetros de longitud que le fue adjudicada en marzo de 2011 por 1.232 millones. El tramo uniría las localidades de Tlemcen (a unos 500 kilómetros al oeste de Argel) y el puesto fronterizo de Akkid Abbas y forma parte de la línea proyectada entre Oued Tlelat y la frontera con Marruecos. Su plazo de ejecución era de 48 meses. Como con el centro deportivo, la obra iba con un retraso significativo, lo que había provocado las protestas de las autoridades locales.

Esta obra era la continuación al contrato que había ganado un año antes por 930 millones para desarrollar 185 kilómetros de vía entre las provincias de Relizane, Tiaret y Tissemsilt. Como en los dos casos, el socio local era también ETRHB Haddad.

FCC no es la única empresa española que ha tenido problemas en Argelia. OHL (ver cotización) tiene dos conflictos que han acabado en un tribunal internacional de arbitraje por la construcción de un centro de convenciones en Orán y una autopista. Por ambos casos, el grupo que preside Juan Miguel Villar Mir reclama 334 millones de euros que no tiene fácil cobrar. Anteriormente, fue Gas Natural la que vivió un enfrentamiento con la empresa pública Sonatrach a la que se vio obligada a compensar por 1.300 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios