NUEVO CONTRATO FINANCIERO NO GARANTIZADO

El BBVA abre la veda de los viejos productos financieros ‘no aptos para cardíacos’

El BBVA va a comercializar un producto financiero atípico en el mercado minorista que no garantiza el reembolso total de la inversión. Toda una prueba de fuego para la supervisión de la CNMV

Foto: El presidente del Grupo BBVA, Francisco González. (EFE)
El presidente del Grupo BBVA, Francisco González. (EFE)

La mejora de los niveles de consumo privado y la caída a mínimos de los tipos de interés ha estimulado la capacidad imaginativa de la banca, dispuesta a tentar la suerte con los llamados ‘productos financieros atípicos' que causaron furor antes de la crisis y en los que el cliente debe estar advertido del enorme riesgo que corre, que puede llegar a suponer la pérdida de todo su dinero. Con esta prevención de entrada y bajo el estrecho marcaje de la CNMV, el primero en abrir la veda es el BBVA, que acaba de registrar el folleto de un contrato no garantizado destinado a su comercialización en la red minorista con un importe mínimo por inversor de 20.000 euros.

La emisión de este singular depósito tiene un carácter claramente experimental pues se sitúa entre 5 y 10 millones de euros. El BBVA había planteado en principio la posibilidad de llegar a los 20 millones, pero la sensibilidad del mercado financiero induce a regular la zancada con pasos cortos por aquello de quien mucho corre pronto para. La entidad que preside Francisco González no quiere perder la ocasión de demostrar su liderazgo en el mercado retail aprovechando la buena nueva de la actual situación económica, pero tampoco está dispuesta a lanzarse a la piscina sin comprobar previamente la temperatura real del agua.

El producto en cuestión está diseñado en una modalidad mixta que establece el reparto de un tramo de renta fija y otro referenciado a la evolución en bolsa del Banco Santander, Telefónica y Repsol. El primer tramo, que alcanza el 90% de la inversión, ofrece una retribución fija del 1,70% con fecha única de amortización al 29 de marzo del próximo año 2016. El segundo, por el 10% restante del nominal, prolonga más el plazo de vencimiento, hasta el 13 de marzo de 2018, y ofrece un interés de hasta el 10%, si bien la devolución del importe está ligada al comportamiento de los tres valores mencionados desde la cotización marcada el pasado 27 de febrero hasta el 8 de marzo de 2018.

Foto de archivo del Ibex 35. (Efe)
Foto de archivo del Ibex 35. (Efe)

La clave del producto reside en que, si una sola de las tres acciones se queda durante estos tres años por debajo del 90% de su valor inicial, el importe total de este segundo tramo no se devuelve en dinero, sino en acciones. En consecuencia, el BBVA no garantiza a vencimiento el 100% de la inversión, máxime teniendo en cuenta que la nueva directiva comunitaria 2014/49, vigente en España a partir de julio, no permite tampoco la cobertura por parte del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de aquellos productos financieros cuyo principal no sea reembolsable por su valor nominal.

Cerrar el establo antes de que escape el caballo

La información oficial remitida por el banco a la CNMV señala que el inversor podría en el peor escenario sufrir al vencimiento del contrato financiero "pérdidas como máximo del 10% del importe invertido". Dicho escenario es ciertamente improbable y sólo tendrá lugar en el supuesto de que las acciones entregadas al término de la operación tuvieran un valor cero en euros. El riesgo mayor se produce en caso de amortización anticipada, y en este supuesto el BBVA advierte que la pérdida puede llegar al 100% del importe invertido que es objeto de la cancelación.

El contrato que propone el BBVA supone una verdadera prueba de fuego para la circular que está preparando la Comisión de Valores 

El informe de opinión elaborado por la firma Asesores Financieros Internacionales (AFI) en calidad de experto independiente incluye un análisis de valoración que permite ajustar la razonabilidad del contrato financiero de acuerdo con las condiciones del mercado mayorista. Cabe recordar que se trata de un producto para particulares y la simulación realizada al efecto utilizando la información al cierre de mercado del pasado 28 de enero fija una horquilla por debajo del nominal, concretamente entre un 98,74 y un 99,31% del importe principal de la inversión. 

El BBVA ha precisado que este nuevo contrato financiero está destinado a un único cliente. No obstante, en su configuración para el mercado minorista, el producto que propone la entidad financiera supone una verdadera prueba de fuego para la circular que está preparando la Comisión de Valores con objeto de atar en corto todo este tipo de productos altamente complejos. Las grandes entidades de crédito se han propuesto elevar la educación financiera de los ciudadanos a través de un programa canalizado por la Asociación Española de Banca (AEB), un objetivo encomiable pero que no debe impedir el control ex ante del supervisor sobre aquellas prácticas comerciales en las que el vendedor suele tener siempre la sartén por el mango. La clave no es cerrar la puerta del establo, sino hacerlo antes de que se escape el caballo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios