LOS INGRESOS CRECEN UN 5%

Indra entra en pérdidas de 92 millones tras llevar a provisiones 313 millones en 2014

Indra ha vuelto a cerrar en rojo desde que fue privatizada en 1999. La empresa regresó al redil del Estado en 2013 y ahora los fuertes saneamientos han provocado pérdidas de 92 millones.

Foto: La oficinas centrales de Indra en Alcobendas (Madrid).
La oficinas centrales de Indra en Alcobendas (Madrid).

Indra (ver cotización) cerró el pasado ejercicio con unas pérdidas de 92 millones de euros como resultado de provisiones y saneamientos por valor de 313 millones, según la información difundida a la CNMV. La compañía que desde hace un mes preside Fernando Abril-Martorell ha anunciado una reunión anual con los inversores para el próximo mes de junio en la que se presentará el plan estratégico y las previsiones financieras a medio plazo.

Durante el pasado año las ventas totales de Indra alcanzaron los 2.938 millones de euros, lo que supone un incremento del 5% en moneda local y un 1% en términos en euros. Dicho de otra manera, los ingresos han estado planos en España, lo que pone de manifiesto la profundidad e intensidad de la crisis que la compañía registra en nuestro país.

Durante el pasado año las ventas totales alcanzaron los 2.938 millones, lo que supone un incremento del 5% en moneda local y un 1% en términos en euros

No obstante, la cartera de pedidos se ha incrementado hasta los 3.473 millones de euros, lo que supone 1,2 veces la cifra de ventas. Si se tiene en cuenta el efecto casi neutro del negocio en España se puede concluir que Indra ha reforzado su posicionamiento multinacional, principalmente en Latinoamérica y en Europa, Oriente Medio y África. Estas dos regiones constituyen un 50% del volumen de actividad de Indra.

El margen operativo recurrente se ha situado en el 6,9% y la generación de cash-flow libre ha ascendió a 47 millones de euros. La información oficial de la compañía deja claro que el resultado neto hubiera sido positivo en 104 millones de no mediar los efectos no recurrentes contabilizados al término del ejercicio económico.

Fuertes saneamientos

En el cuarto trimestre, tras una revisión en profundidad, se han realizado ajustes no recurrentes por cambios estimados en proyectos, intangibles, fondos de comercio y créditos fiscales que se han visto particularmente impactados por la crisis. Dichos efectos se han elevado a  un importe bruto antes de impuestos de 313 millones de euros, según añade la empresa.

La deuda neta de la compañía al cierre de 2014 se cifra en 663 millones frente a 622 millones en 2013

Dentro de la partida de saneamientos destacan 213 millones de euros correspondientes a provisiones, deterioros y sobrecostes de proyectos, así como al cambio de estimaciones debido a acontecimientos o situaciones litigiosas ocurridos en la última parte del año 2014 o principios de 2015. Otros 19 millones de ajustes se deben a depreciación de activos intangibles, en tanto que 21 millones más proceden del deterioro de los fondos de comercio, 19 millones por deterioro del crédito fiscal en Brasil y otros 17 por adecuación y mejora de la eficiencia de los recursos.

La deuda neta de la compañía al cierre de 2014 se cifra en 663 millones frente a 622 millones en 2013. El apalancamiento de Indra se sitúa en 2,5 veces el ebitda.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios