mediapro presenta contraoferta

Qatar da el visto bueno al desembarco de Telefónica en los derechos de TV del Barça

El vicepresidente del club, Javier Faus, se reunió días atrás con los representantes del emirato para conocer su opinión sobre el cambio de operador de televisión

Foto: Messi celebra un gol frente al Villarreal. (Reuters)
Messi celebra un gol frente al Villarreal. (Reuters)

Qatar tiene cada vez más peso en la economía española. Además de ser el mayor accionista de Iberdrola y el segundo de Inmobiliaria Colonial, el emirato árabe tiene una influencia que se extiende al negocio del fútbol. Hasta el punto de que el vicepresidente económico del FC Barcelona, Javier Faus, visitó recientemente Doha para consultar con los gestores de la Qatar Investment Authority si habría algún problema en que la entidad azulgrana cambiara a Mediapro por Telefónica como operador de televisión. Una decisión que esconde otros movimientos con mucho dinero en juego.

Faus estuvo en Doha a principios de febrero para saber la posición de Qatar sobre la elección de a quién vender los derechos de retransmisión de la liga española, una de sus dos principales vías de ingresos a partir de la próxima temporada. El club presidido por Josep Maria Bartomeu recibe ahora unos 140 millones al año del Grupo Mediapro, dirigido por Jaume Roures, por cederle los partidos de cada fin de semana.

Pero la institución fundada por Joan Gamper tiene una oferta de Telefónica que mejora sensiblemente esas cifras -13 millones más-, además de ir acompañada de un contrato adicional de patrocinio por 40 millones por tres ejerciciois. Mediapro, que ahora dispone de más capacidad financiera tras ganar un juicio a Prisa por 320 millones de euros, ya ha presentado su contrapropuesta, que será debatida este lunes en la junta directiva.

¿Y qué tiene qué decir Qatar en todo esto? La influencia del emirato del Golfo Pérsico se explica por varios motivos interconectados. Por una parte, es el principal patrocinador del club azulgrana, al que esponsoriza desde 2010. Primero con un acuerdo con la Qatar Foundation, que le reportaba unos 30 millones al año, y después con su aerolínea, Qatar Airways, que desembolso 50 millones por temporada por aparecer en el pecho de la zamarra blaugrana.

El emirato está negociando su entrada en el capital de Telefónica, con la que mantiene conversaciones desde hace casi un año para tomar hasta el 10% de la compañía en una transacción valorada en 5.000 millones

A su vez, la teocracia árabe es socio de Mediapro, ya que la operadora de Jaume Roures tiene un acuerdo con Al Jazeera, la cadena de televisión del país musulmán a la que le produce eventos en bastantes zonas geográficas. Por lo tanto, si el Barça rompiese con el empresario catalán, que también gestiona los derechos del Real Madrid, podría herir las sensibilidades de los nuevos gestores de Qatar, que en 2013 protagonizaron una sucesión en el trono.

Sin embargo, al mismo tiempo, el emirato está negociando su entrada en el capital de Telefónica, con la que mantiene conversaciones desde hace casi un año para tomar hasta el 10% de la compañía en una transacción valorada en 5.000 millones. En consecuencia, el emirato, cuyo patrocinio con el Barça vence en 2016, tiene un interés común en facilitar la entrada del grupo presidido por César Alierta siempre y cuando la directiva del Barça le renueve el contrato de publicidad y se concrete su inversión en la operadora de telecomunicaciones.

Por estos motivos, ante la pregunta de Faus en su encuentro en Doha, los responsables de Qatar respondieron que “adelante”, que a ellos les resultaba indiferente porque en breve también tendrán que renegociar su patrocinio con el club, donde han surgido ciertas dudas sobre la idoneidad de la vinculación, amén de cerrar su acuerdo con Telefónica. Caixabank, principal banco acreedor del Barcelona y segundo accionista de la teleco, también juega un papel relevante en las conversaciones en un segundo plano.

De ponerse todos de acuerdo, el futuro económico del Barça estará en las manos de Alierta, que aspira a quedarse con el negocio del fútbol para potenciar los contenidos de Movistar TV y a Digital Plus, sobre la que Al Jazeera tiene mucho interés.  Y del nuevo emir de Qatar, Tamim bin Hamad al Zani, reconocido madridista, que suele visitar de incógnito el palco del Santiago Bernabéu invitado por Florentino Pérez, de cuya constructora es accionista relevante. En definitiva, un partido de fútbol de muchos quilates.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios