Es noticia
Menú
El cambio de marchas tranquilo de Grupo Antolín... tras empezar en un garaje
  1. Empresas
la tercera generación toma los mandos

El cambio de marchas tranquilo de Grupo Antolín... tras empezar en un garaje

Ernesto Antolín, tercera generación del grupo familiar, toma los mandos tras comprar la participación de las cajas, emitir bonos y cerrar un nuevo crédito sindicado

Foto: El Presidente de Honor, José Antolín, en el taller de la calle Salas.
El Presidente de Honor, José Antolín, en el taller de la calle Salas.

No solo Silicon Valley tiene grandes historias empresariales que comienzan en un garaje. También en España, más concretamente en Burgos, existe una exitosa biografía, tanto humana como corporativa, arrancada en un pequeño taller mecánico. Regentadapor Avelino Antolín López, junto a sus hijos Avelino y José, aquella pequeña factoría de reparaciones es hoy una multinacional de componentes de automoción, con más de 15.000 empleados, repartidos en 25 países, y cerca de 3.000 millones de euros.

Pero, probablemente, uno de los principales cambios de marcha que ha sabido llevar a cabo la compañía excede el camino de los negocios y se adentra en los senderos más familiares, aquellos que, si no se gestionan bien, son capaces de hacer caer las torres más altas.

La multinacional burgalesa acaba de ceder los mandos a la tercera generación de la familia. José Antolín Toledano, tras dos décadas al frente del grupo familiar y toda la vida trabajando en la empresa que arrancó su padre, seguirá ligado a la compañía como presidente de honor, mientras que su sobrinoErnesto Antolín Arribas (Burgos, 1964), hasta ahora vicepresidente,es elnuevo presidente ejecutivo, mientras que María Helena Antolín Raybaud (Toulon, 1966), asume la vicepresidencia.

Este relevo completa una transición tranquila que lleva gestándose mucho tiempo, en paralelo y a la misma velocidad que se ha ido apuntalando tanto el accionariado del grupo, como su salud financiera. Y es que, hace dos años, la compañía sufrió los daños colaterales que generó en gran parte del panorama empresarial español el descalabro de las cajas de ahorro, propietarias de un 22,8% del capital de Grupo Antolín desde 2004.

Forzadas a vender por la cruda realidad de sus endémicos balances, Caja Burgos, Caja Ávila, Caixanova, Corporación Castilla-La Mancha y Caja Navarra sacaron al mercado una de sus joyas de la corona, lo que suponía toda una amenaza para la estabilidad accionarial de Antolín, que decidió ponerse a los mandos y comprar directamente esta participación, que diez años antes había vendido por 80 millones de euros para apuntalarsus fondos propios y seguir creciendo. Algo que logró, hasta el punto de que cuando las entidades decidieron desinvertir, la compañía había logradomultiplicar por tres sus ventas.

Fue en diciembre de 2013 cuando la familia recuperó el 100% del accionariado, una faraónica operación que, no obstante, supuso un importante esfuerzo económico que Antolín afrontó con la primera emisión de bonos de su historia, por importe de 400 millones de euros y que se cubrió en 48 horas. Además, firmó un nuevocrédito sindicado, también por 400 millones de euros, que capitaneó Deutsche Bank pero en el que participa toda la gran banca española.

Actualmente, los bonos de Antolín, emitidos a siete años y con un interés del 4,75%,cotizan por encima de la par, en 105 enteros, y tienen como principales tenedores a grandes inversores institucionales extranjeros, una señal del apetito de los fondos internacionales por la compañía española, que eligió Luxemburgo para estrenarse en los mercados de deuda.

Tras acomodar su estructura financiera, ha llegado el momento de dar el relevo a la tercera generación, un cambio tranquilo que alcanza también a la primera fila directiva y que, lejos de romper con el pasado, garantiza la presencia de la vieja escuela en puestos donde poder seguir asesorando. "Creo que es el momento de ceder el testigo. No obstante, continuaré aportando mi apoyo en todo aquello que resulte necesario para el futuro del grupo", señalóayer el nuevo presidente honorífico en la convención anual de directivos celebrada en Burgos, donde se anunció el relevo.

Junto a él, también cede la primera línea directiva José Manuel Termiño, histórico consejero delegado de la compañía que, después de tres décadas en la empresa, ha sido una pieza clave en su crecimiento y expansión internacional. A partir del 30 dejunio, pasará a ser asesor del grupo, al que también continuará ligado como miembro del consejo de administración.Su testigo lo tomará Jesús Pascual(Burgos, 1963), director de Operaciones de Antolíndesde 2013 y responsable directo de toda la actividad industrial.

Como ha señalado el propio Ernesto Antolín, nuevo presidente de la multinacional, "se trata de un paso lógico en la evolución de Grupo Antolín que se ha planificado con sumo cuidado para garantizar la estabilidad de la compañía y seguir ofreciendo el mejor servicio posible a los clientes".

No solo Silicon Valley tiene grandes historias empresariales que comienzan en un garaje. También en España, más concretamente en Burgos, existe una exitosa biografía, tanto humana como corporativa, arrancada en un pequeño taller mecánico. Regentadapor Avelino Antolín López, junto a sus hijos Avelino y José, aquella pequeña factoría de reparaciones es hoy una multinacional de componentes de automoción, con más de 15.000 empleados, repartidos en 25 países, y cerca de 3.000 millones de euros.

Grupo Antolin
El redactor recomienda