Para Cercanías y red convencional

El Corte Inglés y BBVA inyectan 1.400 millones a Adif en pleno tijeretazo

El hermano pobre de los ferrocarriles, cercanías y red convencional, han logrado dos inyecciones que equivalen a un tercio de todo el presupuesto de Adif para 2015

El hermano pobre de los ferrocarriles está de enhorabuena. Lo que se conoce como Adif convencional, es decir, toda aquella parte del negocio que queda fuera de la alta velocidad (AVE), ha visto como en menos de tres meses dos importantes nombres del panorama empresarial español se han comprometido a inyectarle la espectacular cifra de 1.400 millones de euros.

El Corte Inglés y BBVA (ver cotización) han firmado dos suculentos contratos con el gestor de infraestructuras ferroviarias que le permiten contar con una importante chequera con la que financiar proyectos de cercanías y de la red convencional en los próximos dos años, las dos actividades que con más dureza han sufrido los ajustes presupuestarios de los últimos ejercicios.

La empresa, ahora presidida por Dimas Gimeno, puso el pasado noviembre 136 millones sobre la mesa para hacerse con un codiciado solar de Adif en pleno corazón del madrileño Paseo de la Castellana, importe que deberá desembolsar a lo largo de los próximos cuatro años y que está ubicado junto a la estación de cercanías de Nuevos Ministerios y frente al centro más importante del gigante de la distribución en España.

Ubicación del solar vendido por Adif a El Corte Inglés. Foto: E. Sanz
Ubicación del solar vendido por Adif a El Corte Inglés. Foto: E. Sanz

BBVA, por su parte, selló el pasado viernes el relanzamiento de la famosa Operación Chamartín, ahora rebautizada como Distrito Castellana Norte, y que incluye el pago de 984 millones a Adif por sus terrenos junto a la estación de Chamartín, la puerta ferroviaria de entrada a Madrid por el norte. Al tratarse de un proyecto a 20 años, el pago se irá devengando a lo largo de todo este periodo, pero, a cambio, Adif cobrará unos intereses que elevan hasta los 1.250 millones el importe total que percibirá la empresa pública.

Para hacerse una idea de la importancia que tienen estos dos contratos en la cuentas del grupo ferroviario, basta señalar que todo el presupuesto de la entidad para este 2015 ronda los 4.127 millones de euros, lo que significa que El Corte Inglés y BBVA le han dado una inyección equivalente al 33% de toda su capacidad inversora anual.

Con un importante matiz, que mientras los fondos destinados a Adif van dirigidos en casi su totalidad a financiar el desarrollo de la alta velocidad, estos dos nuevos cheques se destinarán a proyectos de cercanías y de la red convencional, actividades que, además, tienen más difícil acceder al mercado de bonos, la otra gran fuente de dinero para la empresa pública.

Imagen el proyecto de Operación Chamartín
Imagen el proyecto de Operación Chamartín

El apetito que tradicionalmente han demostrado los mercados por la deuda del gestor ferroviario español, incluso durante la crisis, se explica por los proyectos del AVE, pero no por las otras dos actividades, que han sufrido con especial virulencia los ajustes presupuestarios. Esto ha hecho que la entidad presidida por Gonzalo Ferre haya dedicado los últimos tiempos a gestionar su patrimonio para conseguir los fondos necesarios para poder seguir realizando las inversiones necesarias también en cercanías y red convencional.

Así, por ejemplo, Saba se hizo con la concesión durante 10 años de los aparcamientos de medio centenar de estaciones por 140 millones de euros hace ahora un año, mientras que Red Eléctrica (ver cotización) puso sobre la mesa la primavera pasada 559 millones de euros para gestionar durante dos décadas la red de fibra óptica de Adif.

El presupuesto para cercanías y red convencional este 2015 apenas alcanza los 805 millones, cifra que se dirigirá mayoritariamente a labores de mantenimiento (585 millones), mientras que apenas 220 irán dirigidos a inversiones. Sólo el acuerdo con BBVA permite ingresar este mismo año 250 millones de euros, que Adif destinará a cercanías, con la modernización de la estación de Chamartín como primer objetivo.

Con esta inyección extraordinaria, el gestor trabaja ahora en seguir localizando proyectos que le permitan poner en valor su patrimonio y utilizar esos recursos en la mejora y ampliación de la red. En esta línea, Adif confía en un impulso de Vialia, proyecto dirigido a explotar comercialmente sus grandes estaciones, gracias a la recuperación del consumo y al creciente interés inversor por los centros comerciales, así como nuevas operaciones con su amplia bolsa de suelos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios