busca una posición accionarial estratégica

Telefónica inicia su desembarco en Indra con una participación del 6%

La operadora que preside César Alierta va a reconocer ante la CNMV la adquisición del 6% de la sociedad que preside Javier Monzón

Foto: El presidente de Telefónica, César Alierta. (EFE)
El presidente de Telefónica, César Alierta. (EFE)

Telefónica se ha posicionado en el capital de Indra con objeto de alcanzar una participación accionarial estable y estratégica. La operadora que preside César Alierta ha reconocido ante la CNMV la adquisición de un 6,1% de la sociedad que preside Javier Monzón; un 3,16% en acciones y otro 3,01% en opciones que serán ejecutadas a lo largo de este año. Indra es la primera empresa española en el sector de las tecnologías de la información, con un volumen de ingresos cercano a los 3.000 millones de euros y casi 40.000 empleados en todo el mundo.

La entrada de Telefónica en Indra consolida la imagen de marca de Indra como empresa española. La compañía está participada en un 20% por la Sepi, que precisamente adquirió esta cuota accionarial en agosto de 2013, cuando Bankia decidió poner a la venta su participación de control. En aquel momento, José Ignacio Goirigolzarri tenía ofertas de varios fondos extranjeros para vender dichas acciones, pero el Ministerio de Defensa pidió a Hacienda que la Sepi saliera al quite comprar las acciones por un importe de 337 millones de euros. 

Es más, la intención de la teleco pasaría por incrementar esa participación del 6% de forma significativa. Según aseguran varias fuentes próximas al proceso, el Ejecutivo de Mariano Rajoy le habría ofrecido a Telefónica comprar el 20% de la empresa de defensa y seguridad que ahora está en manos del Estado.

Javier Monzón, presidente de Indra. (EFE)
Javier Monzón, presidente de Indra. (EFE)

Indra nació en el año 1993 como consecuencia de la fusión de la empresa pública Inisel y la privada Ceselsa. El proyecto empresarial ha ido evolucionando a lo largo de los años hasta convertirse en una de las principales multinacionales españolas en el mercados de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). 

La operación permite a la teleco dar un salto significativo en un negocio que lleva desarrollando desde hace dos años y que cada vez es de mayor importancia para los países: la ciberseguridad. La multinacional ha encomendado este proyecto a José Luís Gilpérez, hermano del CEO de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez, pero se trata de una actividad de díficil desarrollo partiendo de cero.

Para Telefónica, la compra de este paquete le permitiría adentrarse en un negocio clave dados los continuos ataques informáticos a bases de datos estratégicas, mientras que al Gobierno le facilitaría poner a buen recaudo una participación mayoritaría de una empresa por la que se han interesado varios fondos de capital riesgo extranjeros. Miembros del Ministerio de Defensa se han reunido con Telefónica para sondear la operación, sobre la que César Alierta todavía no se había pronunciado debido a que ha tenido que atender otras urgencias, como la venta de O2.
 
Ahora ya lo ha hecho y en breve tendrá que poner de manifiesto cuáles son sus intenciones reales. Además del paquete del Estado, en el capital de Indra también está Corporación Financiera Alba, dueña de un 10% comprado en 2008 a un precio casi el doble de al que cotiza actualmente. Ambos, junto con la SEPI, que también ha perdido un 20% de su inversión, tendrán que decidir el futuro del presidente, que el Ministerio de Defensa ha intentado cambiar sin éxito durante el último año. 
 
Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios