AHORRA 30 MILLONES ANUALES A LAS EMPRESAS

El regalo de Navidad del ministro Soria al PNV: bajar un 5% la luz a la industria vasca

La fórmula es una rebaja que oscila entre el 12% y el 15% en los peajes eléctricos que se aplica a un nuevo tramo de tensión, que sólo está en el País Vasco

Foto: Alberto Núñez Feijóo, José Manuel Soria e Íñigo Urkullu. (Efe)
Alberto Núñez Feijóo, José Manuel Soria e Íñigo Urkullu. (Efe)

El 26 de diciembre, mientras los líderes de CiU daban buena cuenta de los canelones familiares que tan tradicionales son para esas fechas en Cataluña, se publicaba en el BOE una orden del Ministerio de Industria que ha supuesto un verdadero regalo de Navidad al PNV de parte del ministro José Manuel Soria: nada menos que una rebaja del 5% en la factura eléctrica de la industria vasca.

La fórmula de esta concesión ha sido a través de una rebaja que oscila entre el 12% y el 15% en los peajes eléctricos que se aplica a un nuevo tramo de tensión, creando el 6.1B, que corresponde a la red de 35 kV (kilovoltio). ¿Y dónde se encuentra red con este tipo de tensión? Pues sólo en Euskadi, en concreto abasteciendo a clientes industriales, mayoritariamente de Iberdrola.

 El nuevo tramo 6.1B abarca la alta tensión 30 a 36 kV y más de 450 kW contratados. La variación para este tipo de red eléctrica del término de energía es del -12.36% y del término de potencia del -15,08%.

Por tanto, el ahorro medio del 13,5% en los peajes se convierte en una reducción del 5% en la factura eléctrica al cliente final, pero supone una ventaja añadida para las empresas vascas, que ya han empezado a beneficiarse en el recibo eléctrico de este mes de enero. El cambio ha sentado muy mal en otras CCAA. En concreto, en Cataluña, donde la Generalitat pidió a Soria que no aplicase esta medida, con nulo resultado, según fuentes cercanas a la Administración catalana.

El propio Ente Vasco de la Energía ha cifrado el ahorro para las empresas vascas en 30 millones anuales. Y el PNV ha aprovechado para sacar pecho de esta victoria política, que sin embargo había pasado desapercibida para el gran público.

El vicepresidente de la Fundación Renovables, Jorge Morales, explica que “esta rebaja de los peajes podría justificarse porque esta red de 35 kV asume en parte una función de transporte, pero no hubiera tenido que aplicarse así, porque además este coste de 30 millones al año se reparte entre los peajes que paga el resto de España”. Es decir, esta ayuda a las empresas vascas se financia en las facturas eléctricas del resto de industrias españolas.

Fuentes de sectores industriales en Cataluña han manifestado su malestar a la Generalitat, tanto por su actuación como por la de CiU y por el incomparable modo en cómo Iberdrola cuida de sus grandes clientes en comparación con la indiferencia de Endesa. Se da la circunstancia de que el tejido industrial catalán es muy similar al vasco.

El presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán. (Efe)
El presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán. (Efe)

Sin embargo, todo el debate se ha movido en un ámbito muy restringido. Porque CiU siempre alza la voz cuando los agravios vienen de Madrid, pero calla cuando llegan desde Bilbao. El PNV ha sido un aliado clave de Artur Mas en su reivindicación soberanista, aunque mientras los convergentes piden la independencia en un clima cada vez más crispado, los peneuvistas van sacando cesiones del Gobierno central, como la que les ha concedido Soria esta Navidad, manteniendo una postura mucho más moderada en la cuestión nacional.

Trasfondo político

El PNV había hecho caballo de batalla de esta reivindicación energética. En 2013 el diputado del PNV Esteban Bravo, en sustitución de Pedro María Azpiazu, ya hizo una pregunta en el Congreso el 25 de septiembre de 2013, en la que de una manera profética ya se avanzaba cuál sería la medida que se aplicaría en el BOE, según consta en el diario de sesiones, tal y como muestra el documento adjunto.

En esta línea no sorprendió que a finales del 2013 el PNV apoyase al Gobierno del PP en la nueva Ley del Sector Eléctrico, que ha sido la base de la orden ministerial aprobada el pasado 26 de diciembre y que ha beneficiado a los industriales vascos, discriminando a todos los demás.

Ridículo de CiU

Lo más curioso es que CiU también dio apoyo a esta ley, pero obteniendo mucho menos que el PNV, visto el ahorro obtenido por las empresas vascas. En buena parte, es la tónica general de esta legislatura, en la cual el debate soberanista impide que se lleguen a los tradicionales acuerdos transaccionales en el Congreso entre los convergentes y el Ejecutivo de turno.

Eso no quiere decir que CiU no vaya a afrontar el problema. Para este año se quiere pactar con el Gobierno una nueva orden ministerial. Y conseguir lo que ha logrado el PNV para la red eléctrica del 35 kV, lo mismo pero para la de 25 kV, que es específica de Cataluña. Eso sí, hurtando el debate público y explicando lo mínimo posible. Y así calmar a la irritada industria catalana. Vamos, el estilo tradicional de las reformas eléctricas en España: parche a parche.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios