Caixa recortará menos plantilla en Barclays de lo que se calculaba para obtener sinergias
  1. Empresas
propone el despido de 1.120 empleados

Caixa recortará menos plantilla en Barclays de lo que se calculaba para obtener sinergias

Caixabank propuso ayer a los sindicatos de Barclays un recorte de 1.120 empleados. Aunque parece muy elevado, en realidad es menor de lo que se estimaba.

Foto: Peatones pasan delante de una sucursal del Barclays Bank. (EFE)
Peatones pasan delante de una sucursal del Barclays Bank. (EFE)

CaixaBank propuso ayer a los sindicatos de Barclays un recorte de plantilla de 1.120 empleados. Aunque a primera vista parece muy elevado para una nómina de 2.297 trabajadores, en realidad es menor de lo que estimaban algunas de las entidades que estudiaron la compra de la entidad británica, dadas las enormes duplicidades de su red y las sinergias necesarias para rentabilizar la operación. La explicación es que este ERE se aplica a Barclays como una entidad independiente que debe ser viable por sí misma, sin considerar su integración en CaixaBank, un modelo que contrasta con adquisiciones anteriores como Banca Cívica o Banco de Valencia.

Según la propuesta presentada a los representantes de los trabajadores, se despedirá a 641 de los 721 empleados que tiene en la actualidad Barclays en servicios centrales. Esto ya sorprende, puesto que la entidad que preside Isidre Fainé, que ya tiene unos enormes servicios centrales en Barcelona, no necesita para nada esta unidad en Madrid y podría suprimirla totalmente como hizo en las compras anteriores. En cuanto a la red, se plantea la salida de 479 personas de las oficinas sobre un total de 1.576 empleados, una cifra también muy reducida si se trata de eliminar duplicidades y maximizar las sinergias. La entidad comunicará el día 20 las condiciones para estas salidas.

Barclays tiene en la actualidad 271 sucursales pese a haber cerrado más de la mitad de su red desde 2010 –incluyendo la práctica totalidad del antiguo Zaragozano–. Ahora bien, este cierre de sucursales en los últimos años ha reducido su presencia a las grandes ciudades y, dentro de ellas, a las ubicaciones más premium... que es donde ya están todos los bancos españoles. Entre ellos, por supuesto, CaixaBank, que tiene la mayor red de España. Por tanto, la red de Barclays supone grandes duplicidades y muy poca complementariedad.

De ahí que algunas fuentes de otras entidades que estuvieron interesadas en la puja expliquen que Barclays era mucho más atractivo para firmas sin presencia en España o para otras que acabaran de entrar y necesitaran crecer para tener masa crítica –como Banesco o Apollo–. Por tanto, la única forma de rentabilizar la adquisición por una entidad como CaixaBank es reducir a la mínima expresión esa red e integrar los balances de estas oficinas en otras sucursales cercanas de su propia red, lo que implica el despido de la práctica totalidad de los empleados actuales de Barclays en España.

Eficiencia del 87%

Hay que recordar, además, que la ratio de eficiencia (los gastos necesarios para generar 1 euro de ingresos) del banco inglés en nuestro país se sitúa en el 87%, una cifra altísima y totalmente alejada de los estándares españoles, donde ya se considera excesivo superar el 50%. Por tanto, el exceso de costes de estructura es evidente.

Según las propias estimaciones del banco de La Caixa, la adquisición de Barclays por 820 millones consumirá 0,84 puntos de capital y requerirá 400 millones de provisiones adicionales para cubrir créditos que no estaban suficientemente dotados y otros 300 millones más en costes de reestructuración. Para rentabilizar esta operación, espera obtener unas sinergias brutas de 150 millones anuales –el 42% de los costes anualizados de Barclays–, que supondrían unos 800 millones a valor actual. Y eso es lo que está en duda con el plan de reducción de plantilla presentado (aparte, cuenta con un fondo de comercio negativo, ya que el precio está por debajo del valor en libros, de 900 millones según cálculos del Santander, que implican 0,34 puntos de capital según CaixaBank).

Barclays se mantiene independiente

¿Por qué no hace un ajuste mayor para conseguir mayores sinergias y una mejor rentabilidad? La respuesta es que Barclays tiene que operar como una filial y el ERE planteado debe justificar que tiene que ser viable por sí misma, sin tener en cuenta ningún tipo de sinergias de la integración con CaixaBank. "Hemos comprado Barclays Bank SAU, que ha dejado de tener como principal accionista a Barclays Bank PLC y ahora tiene a CaixaBank. Pero sigue siendo una entidad independiente que tenemos que hacer viable antes de decidir si se integra o no", explica un portavoz de la entidad barcelonesa.

Esta fuente no aclaró por qué se está siguiendo este modelo en el caso de Barclays y no en las anteriores adquisiciones como Banca Cívica o Banco de Valencia, donde desde el primer momento se procedió a su integración en CaixaBank aunque se han mantenido las marcas de las cajas originales, como Cajasol o Caja Navarra. Si no se produce esa integración, las sinergias previstas quedan en el aire. Y si algo necesita CaixaBank, según los analistas del Santander, es mejorar su eficiencia, por lo que auguran que acometerá más compras tras la de Barclays.

Noticias de Caixabank Barclays Isidre Fainé Sindicatos
El redactor recomienda