el plazo se cumple el 26 de febrero

El juez aprueba el convenio de Martinsa y da un mes a los bancos para aceptar la quita

El juzgado mercantil de La Coruña ha admitido a trámite la propuesta de nuevo convenio de acreedores que Martinsa formuló el pasado 30 de diciembre

Foto: Fernando Martín, presidente de Martinsa-Fadesa ('El Confidencial')
Fernando Martín, presidente de Martinsa-Fadesa ('El Confidencial')
El juzgado mercantil de La Coruña ha admitido a trámite la propuesta de nuevo convenio de acreedores que la inmobiliaria Martinsa formuló el pasado 30 de diciembre. El magistrado abre ahora un plazo hasta el 12 de febrero para que la promotora informe de manera detallada de su plan al conjunto de los más de 6.000 acreedores que suman una deuda de casi 7.000 millones de euros. De esta cifra, el pasivo ordinario bancario son 3.400 millones, que se concentran en un grupo de 17 entidades financieras.
 
El auto del juez habilita un plazo hasta el día 26 de febrero para que todos los acreedores, incluidas las entidades de crédito, puedan acogerse al convenio. Martinsa necesita el respaldo de un 75% de la masa de la deuda ya que la quita solicitada en la nueva propuesta de convenio supera el 50% y alcanza en concreto un 66% del pasivo. En todo caso, si la compañía obtiene el apoyo de la gran banca y de la Sareb es muy previsible que la reestructuración llegue a buen puerto con un plan de viabilidad que garantice el futuro del negocio. 
 
Las principales entidades de crédito afectadas en la suspensión de pagos que Martinsa presentó en julio de 2008 son La Caixa, el Banco Popular y Abanca, la antigua Novagalicia. La compañía salió del concurso de acreedores en marzo de 2011, pero la crisis del mercado inmobiliario ha impedido el cumplimiento de los compromisos de pago establecidos en el primer convenio con los bancos, de manera que la empresa se ha visto abocada a una segunda renegociación siguiendo los criterios de la nueva regulación concursal aprobada por el Gobierno el pasado mes de septiembre. 
 
El presidente de La Caixa. (EFE)
El presidente de La Caixa. (EFE)
 
Sin prejuzgar el desarrollo de los acontecimientos y en el mejor escenario que supondría el respaldo mayoritario al acuerdo de refinanciación, la nueva Martinsa-Fadesa será una empresa mucho más reducida en volumen que la constituida hace casi ocho años y nacerá con unos activos de 900 millones de euros y con unas deudas de 680 millones. El convenio se extiende a un total de más de 6.000 acreedores, de los que la mitad son proveedores comerciales con deudas de menos de 10.000 euros que serían reembolsadas en efectivo en dos años consecutivos y con una quita del 50%.
 
La propuesta mejorada de convenio incluye la opción de entregar la propiedad mayoritaria de la empresa al grupo de bancos acreedores dentro de un calendario que tiene su horizonte en un plazo máximo de nueve años pero que podría ejecutarse en sólo cuatro. Las entidades de crédito pasarían a controlar el 70% del capital mientras que Martín ostentaría junto a sus socios de referencia el 30% restante. La gestión quedaría en manos del actual presidente pero el nuevo convenio contempla la constitución de una comisión de vigilancia participada por los acreedores que mantendría ojo avizor sobre todas las decisiones estratégicas de la inmobiliaria.
 
Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios