Santander predice que Caixa acometerá más compras de bancos para reducir costes
  1. Empresas
TRAS CERRAR EL VIERNES LA DE BARCLAYS

Santander predice que Caixa acometerá más compras de bancos para reducir costes

Caixabank cerró el viernes la adquisición de Barclays por 820 millones. ¿Con eso concluyen las compras de la entidad? Según los analistas del Santander, no.

Foto: El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé. (EFE)
El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé. (EFE)

CaixaBank cerró el viernes la adquisición de Barclays España por 820 millones. ¿Con eso concluyen las compras de la entidad española más activa en la reestructuración del sistema financiero? Según los analistas del Santander, no. A su juicio, el banco de La Caixa probablemente utilizará su actual exceso de capital –es uno de los mejor capitalizados de Europa– para acometer alguna nueva operación porque, aunque su rentabilidad está por encima de la media, su eficiencia (la relación entre costes e ingresos) es de las peores del sector. Y otra integración le ayudaría a ponerse a la altura del resto.

En un informe titulado "Separando el grano de la paja", el equipo de banca del Santander, capitaneado por Javier Echanove, considera que CaixaBank alcanzará un nivel de core capital (CT1) del 13,6% en 2016, lo que implica 3.700 millones de exceso no ya sobre las exigencias legales, sino sobre el estándar del mercado (10%). Dado que no tiene sentido mantener un capital tan elevado en un entorno como el actual de lucha denodada por la rentabilidad, debido a los ínfimos márgenes, el análisis plantea tres posibles destinos para ese exceso.

El primero es el más obvio: incrementar el dividendo. A su juicio, la remuneración del accionista crecerá un 11% este año y un 15% en próximo, hasta alcanzar 0,23 euros por acción. Y más importante aún: la parte pagada en efectivo será cada vez mayor, hasta alcanzar la totalidad del dividendo. Esto significaría una rentabilidad por este concepto del 5%, algo que supone "un significativo apoyo para el comportamiento de la cotización bursátil". Además de incrementar esta retribución, Santander opina que puede utilizar el exceso para recomprar acciones, una operativa muy habitual en EEUU y que, en la práctica, equivale a un dividendo (supone repartir el mismo beneficio entre menos acciones) y sin retención fiscal. Según sus cálculos, la entidad catalana puede adquirir entre el 10% y el 15% de sus acciones y mantener una ratio de capital del 10%.

Pero hay una tercera opción, que es acometer una nueva adquisición, algo que tendría muchos más beneficios para CaixaBank que las dos posibilidades anteriores. Existe un consenso generalizado de que el mayor problema de la entidad que preside Isidre Fainé es su pobre eficiencia, es decir, la relación entre gastos e ingresos, que se sitúa actualmente en el 60,5%. Eso está 220 puntos básicos por encima de la media (cuanto más alta, peor) y la sitúa entre los peores de España en ese capítulo. Aun así, se sigue resistiendo como gato panza arriba a meter la tijera a su enorme red de 5.685 sucursales, la mayor del sistema.

El efecto benéfico de las adquisiciones

¿Qué puede hacer entonces CaixaBank para mejorar su eficiencia? Pues más compras. Esa es la estrategia que ha seguido desde el principio de la crisis, con las operaciones de Banca Cívica (sin ayudas públicas) y Banco de Valencia (con grandes ayudas). Gracias a ellas, ha podido reducir su red en un 11% y su plantilla en un 8% desde los máximos alcanzados en el primer trimestre de 2013. Pero el ejemplo más contundente es la compra de la red de Barclays en nuestro país, que le permitirá reducir esa ratio en 100 puntos básicos de golpe. Esto se explica porque se ahorran costes al cerrar las oficinas duplicadas y, sobre todo, los servicios centrales, mientras que los ingresos de la entidad adquirida se añaden prácticamente en su totalidad.

A pesar de este efecto benéfico de Barclays, Santander considera que "la diferencia con los bancos más eficientes de España sugiere que todavía hay espacio para ganancias adicionales de eficiencia", y por eso concluye que "el exceso de capital coloca a CaixaBank en una situación privilegiada para seguir actuando como un consolidador en el mercado nacional español". El informe no especula con posibles candidatos.

El riesgo de perder la condición de conglomerado

Estas consideraciones sobre el exceso de capital no tienen en cuenta la posibilidad de que CaixaBank pierda la condición de conglomerado financiero para el BCE, lo que incrementaría los requisitos de su actividad aseguradora, tal como adelantó El Confidencial. El Santander admite que la intención de la presidenta del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), Danièle Nouy, es acabar con el llamado "compromiso danés" del que se beneficia la entidad catalana.

Pero sostiene que esta cuenta con "las herramientas y los medios para reducir ese impacto significativamente" y que en ningún caso tendrá que captar los 3.000 millones que serían el impacto máximo de esta decisión. De hecho, asegura que CaixaBank cifra este impacto en 70 puntos básicos de capital, lo que dejaría la ratio CT1 estimada para 2016 en el 13%, que lo seguiría situando entre los mejores bancos de la zona euro.

Noticias del Banco Santander Noticias de La Caixa Noticias de Caixabank Isidre Fainé Barclays
El redactor recomienda