reacciones a la investigación

Ministros de toda Europa mueven ficha tras las revelaciones de 'LuxLeaks'

Los acuerdos fiscales secretos que ha revelado LuxLeaks están removiendo los planteamientos fiscales europeos.

Foto: Jean Claude Juncker, en el centro de la polémica tras la filtración de los papeles ocultos de Luxemburgo. (Reuters)
Jean Claude Juncker, en el centro de la polémica tras la filtración de los papeles ocultos de Luxemburgo. (Reuters)

Los acuerdos fiscales secretos que ha revelado 'LuxLeaks' están removiendo los planteamientos fiscales europeos. Este martes, los ministros de Finanzas de la UE, reunidos en el ECOFIN, han aprobado por unanimidad dos directivas para combatir la evasión de impuestos y la fiscalidad agresiva. Reino Unido, Bélgica y los Países Bajos también han movido ficha en los últimos días para contrarrestar las prácticas que la investigación liderada por el ICIJ y publicada en España por El Confidencial ha puesto al descubierto. 

Con los documentos que se publican este martes, ya son más de 370 las empresas de las que se conocen los "trajes a medida" preparados para pagar menos impuestos en sus países de origen o de actuación. Unas revelaciones que han arrojado dudas sobre el actual jefe político de la Unión, Jean Claude Juncker. Elegido presidente de la Comisión en el mes de noviembre, fue ministro de Finanzas y primer ministro de Luxemburgo entre 1995 y 2013. Es decir, bajo su legislación se formó el marco legislativo que ha permitido a las empresas del 'caso LuxLeaks' ahorrarse millones en impuestos.

Juncker fue ministro de Finanzas y primer ministro de Luxemburgo entre 1995 y 2013: bajo su legislación se formó el marco legislativo que ha permitido las empresas del 'caso LuxLeaks' ahorrarse millones en impuestos.

En una comparecencia inesperada ante la prensa a comienzos de noviembre, subrayó que estas prácticas son legales, pero también admitió que "no siempre pueden considerarse fiscalmente legítimas" y que pueden haber sobrepasado "los estándares éticos y morales". Tras la publicación de los primeros documentos, ha tenido que defenderse contra una moción de censura en el Parlamento Europeo.

Intercambio de información

Juncker fue justamente quien anunció, tras la publicación de la primera parte de los papeles de Luxemburgo, la aceleración de un acuerdo político entre los Estados miembros. Se trata de una directiva que amplía a cualquier tipo de ingreso el intercambio automático de información fiscal entre los Estados miembros.

Hasta la fecha, sólo los ahorros, rendimientos de trabajo, remuneración de directivos, seguros, pensiones y rendimientos inmobiliarios estaban sujetos a esta medida. A partir de 2017 lo serán también los dividendos, las plusvalías de capital y los saldos de cuentas. El objetivo, según la comisión, es "prevenir que los contribuyentes puedan esconder capitales o bienes en el extranjero".

Matriz filial

Una de las prácticas más comunes que se utiliza para recortar facturas fiscales pasando por el Gran Ducado es el abuso de la directiva matriz-filial. Esta norma europea regula la tributación de los pagos intercomunitarios de dividendos entre una matriz y sus filiales en la UE. Sin embargo, a menudo las multinacionales se aprovechan de los beneficios que esta norma concede para evitar la doble imposición para obtener un beneficio que no refleja la realidad económica. Con la reforma de hoy, se incluye una cláusula antiabuso de obligado cumplimiento. A partir de ahora, los Estados miembros no podrán conceder estos beneficios.

Reino Unido interroga a Pwc; Países Bajos y Bélgica quieren documentos

Este tipo de prácticas es una de las que ha llevado ante el Parlamento británico al responsable de de PwC UK, Kevin Nicholson. Ha tenido que comparecer ante la Comisión de Cuentas Públicas para dar explicaciones sobre los acuerdos fiscales con Luxemburgo, desvelados por 'LuxLeaks'.

El problema para Nicholson es que ya compareció en 2013 ante el mismo comité, y aseguró que PwC nunca había ayudado a sus clientes a evitar el pago de impuestos. Margaret Hodge, presidenta del Comité le ha acusado duramente de haber mentido: "Se me hace complicado entender que esto sea otra cosa que un esquema masivo para evadir impuestos (...). Habéis vendido esquemas de evasión fiscal a escala industrial", ha denunciado.

La culpa, se ha defendido el acusado, es de la falta de reformas políticas sobre este plano en los Estados europeos.

Hodge muestra uno de los esquemas de PWC en el Parlamento. Foto: UK Parliament
Hodge muestra uno de los esquemas de PWC en el Parlamento. Foto: UK Parliament

Dos Estados que ya han movido ficha en este sentido son Países Bajos y Bélgica. El ministro de finanzas de Bruselas ha confirmado esta mañana al diario L’ Echo haber recibido de Luxemburgo los acuerdos fiscales que las empresas y las familias ricas del país alcanzaron con las autoridades tributarias del Gran Ducado. Ha sido una respuesta a la petición del Ministro, quien pidió esos documentos el mes pasado tras la publicación de los primeros documentos de 'LuxLeaks'.

Los Países Bajos, por su parte, comenzarán a llevar a la práctica una normativa que hasta ahora se había quedado en papel mojado. Con especial atención hacia las empresas alemanas, el país comenzará "inmediatamente" a compartir informaciones con los países que quieran conocer los acuerdos fiscales que hayan alcanzado las empresas con sus autoridades tributarias. Los esquemas de exención de impuestos que utilizaría una de ellas, Starbucks, están en el centro de una investigación de la Comisión Europea.

Además de en la multinacional norteamericana, las investigaciones de la Comisión comunitaria de Competencia se están centrando en los casos de Amazon y de Fiat, con el objetivo de entender si sus esquemas fiscales pueden considerarse ayudas de Estado. Esta práctica es ilegal en los países de la Unión.

 
Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios