42 empleados PENDIENTES DE SUS INDEMINZACIONES

“Crees que los empresarios noruegos cuidan al trabajador pero al final todos son iguales"

Trabajaban para una empresa Noruega puntera en I+D en España. Todo parecía perfecto pero la empresa entra en quiebra y empiezan los problemas

Foto: Web del grupo Blom.
Web del grupo Blom.

Trabajaban para una empresa Noruega puntera en I+D en España, un escenario idóneo, un compendio de buenos factores para tener un buen trabajo; los mejores cuidados de una empresa Noruega pero residiendo en España. Sin embargo, a la hora de la verdad, los problemas han sido los mismos que el resto de los españoles: una empresa que entra en quiebra y no puede pagar las indemnizaciones a sus 42 trabajadores, los últimos que quedan de una masa de 170, tras tres Expedientes de Regulación de Empleo anteriores.

Blom Sistemas Geoespaciales, filial de la empresa noruega BlomGroup, se dedicaba a la adquisición y procesamiento de información geográfica de tierra, mar o aire, es decir, ofrecía servicios cartográficos. Está en Concurso Voluntario de Acreedores desde mayo de este año y ha entrado ya en fase de liquidación.

Los trabajadores, ubicados en Madrid y Valladolid, protestan porque la empresa se niega a pagar las indemnizaciones correspondientes, remitiéndoles directamente a Fogasa, alegando falta de liquidez. Los empleados apuntan que estas indemnizaciones no superan el millón de euros, “mientras que la matriz, en Noruega, tiene unos tres millones y medio de euros en caja”, señala Cristina Lamolda, jefa de proyectos y representante sindical del centro de Madrid. “La matriz tiene recursos suficientes para poder pagarnos”. El escollo para resolver algo tan simple está en la normativa. Según Lomalda, “una ley noruega protege a la matriz y le permite no asumir la deuda de otras empresas del grupo”.

 

 

Además, Blom debe a Hacienda y a la Seguridad Social más de 800.000 euros. En el informe del administrador concursal al que ha tenido acceso este periódico esa cifra alcanzaba los 944.206 euros a cierre de 2013 y 892.290 hasta noviembre de 2014, mes en el que se realiza dicho informe. Además, los trabajadores han podido leer emails de la central con orden directa desde Noruega para no pagar impuestos obligatorios en España.

Sin liquidez

Pese a haber sido declarado insolvente, los empleados ven una estrategia premeditada por parte de Noruega para cerrar la filial de España. “Los gestores ha vaciado de activos la empresa para no pagarnos”, explica la representante sindical. “Quieren replegarse a los países nórdicos sin asumir responsabilidades ni con el Estado ni con los asalariados”. Así lo confirma el análisis financiero del administrador concursal. Desde 2010 a noviembre de 2014, la empresa ha vendido la mayoría de sus activos, pasando de 16 millones de euros a apenas dos en sólo cinco años.

Para los trabajadores, Noruega “nos ha dejado morir”. Las dificultades económicas por las que ha pasado España han sido una de las razones de la disminución de ingresos, sobre todo porque gran parte de los trabajos cartográficos eran contratados por las Administraciones Públicas. Pero las decisiones desde el norte de Europa también han tenido que ver. “Pudimos optar a un contrato con Red Eléctrica en la que había que sobrevolar diferentes áreas para valorar la cercanía y altura de los árboles a las torres de electricidad”, explica Lamolda. “Sólo había que adelantarle 60.000 euros a la empresa de helicópteros para empezar pero dijeron que no. Perdimos un contrato de 700.000 euros”.

Proyecto de la empresa Blom. (Foto: www.blomasa.com)
Proyecto de la empresa Blom. (Foto: www.blomasa.com)

No es la única mala decisión. Según el informe del administrador concursal, desde Noruega no sólo se abandonó las inversiones en el país sino que se intentó vender proyectos que habían sido adjudicados a España a otras empresas de la corporación. “Nos obligaban a usar medios del grupo cuando empresas españolas nos los podían suministrar por una cuarta parte del coste”, confirma Lamolda.

En este informe, se habla de “desinversión programada” y hasta de un posible alzamiento de bienes. La administradora concursal, Dolores Alemany, confirma que el concurso podría declararse culpable, es decir, podría determinarse que los dueños de la empresa han tenido responsabilidad directa en la situación de insolvencia."Yo veo indicios y voy a ir a demostrar esa culpabilidad", apunta Alemany. "No es de recibo que una multinacional que cotiza en bolsa en Noruega abandone a una filial".

En Noruega deben asumir la deuda

“Éramos la caña, teníamos una tecnología que no existía hace cuatro o cinco años, teníamos contratos por un millón y medio de euros”, recuerda esta trabajadora. “Piensas que los noruegos son diferentes, que cuidan al trabajador, pero todos son iguales. Nosotros solo queremos que nos paguen lo nuestro”.

Fuentes directas de la compañía han aclarado a El Confidencial que Blom España “ha cumplido con todas sus obligaciones” hasta el mismo momento en el que la empresa entró en concurso de acreedores y lo “seguirá haciendo”. Mientras, los 42 afectados han convocado una manifestación el 3 de diciembre frente a la embajada de Noruega y tienen intención de reunirse con el propio embajador para que haga de intermediario.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios