Es noticia
Menú
Guindos doblega a Linde: el FROB será controlado totalmente por Economía
  1. Empresas
restoy no podrá mantener la presidencia

Guindos doblega a Linde: el FROB será controlado totalmente por Economía

Luis de Guindos ha propinado una sonora bofetada al Banco de España al echar por tierra todas sus aspiraciones de hacerse con el control del FROB.

Foto: El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos (EFE)
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos (EFE)

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha propinado una 'sonora bofetada' al Banco de España al echar por tierra todas sus aspiraciones de hacerse con el control del FROB tras perder las competencias de supervisión sobre el 90% del sistema financiero. El fondo de rescate será controlado totalmente por el Gobierno, que nombrará a su presidente sin necesitar siquiera la aprobación del Congreso. El subgobernador, Fernando Restoy, no podrá mantener el cargo porque debe ser totalmente independiente del supervisor, y también se suprimirá el cargo de director general, que actualmente ocupa Antonio Carrascosa.

Estos cambios se incluirán en un proyecto de Ley de Resolución Bancaria que aprobará el Consejo de Ministros mañana viernes, y que adapta la directiva europea que consagra el nuevo Mecanismo Único de Resolución (MUR), la segunda pata de la Unión Bancaria Europea junto a la supervisión única (Mecanismo Único de Supervisión, MUS). Dicha directiva exige independencia del órgano de resolución respecto al de supervisión, pero eso no implica que el primero no pueda estar controlado por el banco central nacional si se adoptan las medidas necesarias para evitar los conflictos de intereses.

De hecho, todos los países europeos salvo España y Finlandia han optado por el modelo de un organismo de resolución integrado en la autoridad supervisora. Así lo ponía de manifiesto recientemente el Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España, que defendía la pretensión del gobernador, Luis Linde, de recuperar el control del FROB como en la época socialista: "Así, las ventajas de un modelo en el que la autoridad de resolución esté dentro de la autoridad de supervisión están asociadas a argumentos de eficiencia y de economía institucional. En particular, este modelo reduce posibles problemas de coordinación entre actuaciones supervisoras o de resolución que reduzcan su eficacia para la preservación de la estabilidad financiera. Asimismo, ofrece mayor flexibilidad al permitir trasvases inmediatos de recursos entre ambas funciones, a la vista de sus necesidades respectivas en cada momento, y minimiza el riesgo de que se duplique el trabajo de vigilancia de las entidades".

En cambio, fuentes de Economía sostienen que la fórmula contraria –la elegida– tiene muchas más ventajas: "En España no había que crear ningún organismo nuevo, porque ya existe uno, el FROB, que tiene buena marca, que ha funcionado bien y que tiene un expertise reconocido. Es natural que continúe. De esta forma se evitan los conflictos de intereses en el Banco de España y se aprovechan las sinergias y el know-how del FROB". "Se trata de que, si hay un fallo de supervisión, este órgano no se vea coartado a la hora de intervenir un banco", añaden.

No obstante, reconocen que casi todos los demás miembros de la zona euro han optado por este modelo y que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria tendrá que incrementar sus competencias de supervisión. Precisamente, esa es otra crítica que se hace a este modelo desde medios financieros: "Va a haber que crear una estructura adicional de supervisores e inspectores: creas otro ejército cuando podías aprovechar el del Banco de España".

Derrota total del Banco de España

Según la nueva Ley, el FROB tendrá un presidente elegido por el Consejo de Ministros, que tendrá que comparecer ante el Congreso antes de su nombramiento, pero será una mera formalidad porque la Cámara no tendrá ninguna competencia sobre el mismo. Su mandato será de cinco años improrrogables y habrá unas causas tasadas para su cese antes de ese plazo. Desaparecerá el cargo de director general que creó Guindos precisamente para arrebatar al BdE el poder sobre el fondo de rescate; con la nueva estructura, ya no será necesario. El consejo mantendrá su proporción actual: cuatro representantes del supervisor, cuatro de Economía y uno de Hacienda, y se añadirá a la presidenta de la CNMV.

El gran derrotado por esta decisión es Linde, que pretendía recuperar el control del fondo de rescate para compensar en parte la pérdida de las competencias de supervisión a favor del BCE, ya que sólo las conserva sobre las cajas rurales, otras cooperativas y dos pequeñas cajas de ahorros. El gobernador tampoco ha logrado su pretensión de que el FROB se divida en dos: un órgano de resolución bancaria y otro de gestión de las participaciones procedentes del rescate financiero, que actualmente son Bankia, BMN y Sareb. Al contrario, el nuevo FROB conservará esta competencia y seguirá siendo el encargado de colocar las dos entidades en bolsa y de supervisar las desinversiones del banco malo.

En todo caso, esta guerra se refiere a un poder muy mermado con la transferencia de competencias al BCE. Así, el MUR será el que decida intervenir una entidad y qué medidas deben tomarse para su rescate, y el FROB se limitará a ejecutar esas medidas y representar los intereses de España en el consejo del MUR. El Banco de España mantendrá la competencia del diálogo en el día a día con el sector y se encargará de aprobar los planes de resolución que debe presentar cada banco por si atraviesa dificultades, unos planes que se revisarán anualmente.

Los depósitos perderán después de los bonos

La nueva ley también incluye una importante modificación para proteger a los depositantes: los coloca por encima de la deuda senior (la deuda normal) en el orden de prelación a la hora de rescatar un banco, cuando inicialmente iban a estar al mismo nivel. Como es sabido, el nuevo mecanismo impone que los bancos deben ser rescatados por sus accionistas y acreedores antes de usar dinero público. En caso de resolución, los primeros en perderlo todo serán los accionistas, luego los titulares de deuda junior (preferentes, subordinada y CoCos), después los de bonos senior y sólo si con eso no basta se verán afectados los depósitos. Estamos hablando de los de más de 100.000 euros, porque los de cuantía inferior están garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos.

Con este rescate interno (bail-in) se puede llegar al 8% de los pasivos de un banco. Si con eso no fuera suficiente, entraría el fondo de rescate europeo, que estará dotado con 55.000 millones del sector dentro de 10 años. Sólo en el caso de que tampoco bastara con eso, se podría utilizar dinero público.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha propinado una 'sonora bofetada' al Banco de España al echar por tierra todas sus aspiraciones de hacerse con el control del FROB tras perder las competencias de supervisión sobre el 90% del sistema financiero. El fondo de rescate será controlado totalmente por el Gobierno, que nombrará a su presidente sin necesitar siquiera la aprobación del Congreso. El subgobernador, Fernando Restoy, no podrá mantener el cargo porque debe ser totalmente independiente del supervisor, y también se suprimirá el cargo de director general, que actualmente ocupa Antonio Carrascosa.

FROB Luis de Guindos Luis María Linde Banco de España Sistema financiero Rescate Banco Central Europeo (BCE)
El redactor recomienda