DESTITUCIÓN DEL CONSEJERO DELEGADO DEL SANTANDER

Retiro dorado: Javier Marín se lleva 15 millones y otros 4,3 de plan de pensiones

Las penas con pan son menos. Javier Marín abandona el Santander con una retribución de 800.000 euros al año, más otros 4,3 millones en su plan de pensiones.

Foto: Javier Marín se lleva 15 millones y otros 4,3 de plan de pensiones. (EFE)
Javier Marín se lleva 15 millones y otros 4,3 de plan de pensiones. (EFE)

Las penas con pan son menos, Javier Marín abandonará el Santander con una buena tajada. Si se prejubila, que es lo más probable, se llevará 800.000 euros al año, que es la compensación pactada para los directores generales (puesto que ocupó antes de ascender a consejero delegado). Además, tiene acumulados otros 4,3 millones en su plan de pensiones, que disfrutará cuando alcance la edad de jubilación. Unas cifras muy importantes que, no obstante, están a años luz de las indemnizaciones que se llevaron sus antecesores en el cargo, Alfredo Sáenz y Ángel Corcóstegui.

A diferencia de estos dos nombres, Marín no tenía pactada ninguna indemnización en caso de ser destituido como consejero delegado. Los 800.000 euros corresponden a su etapa como director general de banca privada. En todo caso, dada su juventud (48 años), esta retribución puede alcanzar entre 14 y 15 millones, en función de la edad en que acceda a la jubilación. A cambio de esta cantidad, no podrá volver a trabajar en banca.

Marín tiene la opción de guardar dos años de incompatibilidad (lo que se conoce como garden leave) y colocarse posteriormente en otra entidad, aunque no parece probable. Tampoco lo es la otra salida que se le ofrece: continuar en el Santander volviendo a un puesto de director general, lo que significaría un paso atrás en su carrera después de haber llegado a la cima de la entidad. El CEO destituido tiene hasta fin de año para comunicar su decisión a la entidad. Una vez que acceda a la jubilación, disfrutará de los otros 4,3 millones acumulados en su plan de pensiones. 

Aunque las cantidades son muy importantes, la indemnización de Marín supone una importante pérdida de poder adquisitivo respecto a los emolumentos que percibía hasta ahora. En 2013, cobró 4,34 millones -dos millones de retribución fija y el resto en variable- más otros dos millones que fueron aportados a su plan de pensiones (forman parde de los 4,3 mencionados). Este año puede llegar a percibir hasta 4,5 millones si el banco cumple una serie de objetivos.

Asimismo, Marín se quedará muy lejos de lo que se llevaron sus predecesores en el cargo, si bien es cierto que lo ha ocupado mucho menos tiempo que ellos: año y medio frente a los 11 años de Sáenz y los 8 años de Corcóstegui. Así, cuando Sáenz tuvo que abandonar el puesto tras la anulación de su indulto por el Tribunal Supremo se llevó 88,1 millones, la segunda mayor indemnización de la historia, sólo superada por los 108 millones que se llevó precisamente Corcóstegui. Ambos superaron a José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia, que fue destituido como consejero delegado de BBVA con una compensación total de 68,7 millones. En cuarto lugar se sitúa otro SantanderFrancisco Luzón, que fue despedido con una compensación de 65,4 millones.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios