LUXLEAKS COGE CON EL PIE CAMBIADO AL PRINCIPADO

Andorra quiere ser Luxemburgo en plena crisis fiscal del Gran Ducado

Los papeles secretos de Luxleaks han tenido una víctima colateral: Andorra, que había cambiado toda su fiscalidad para copiar el modelo luxemburgués

Foto: Antoni Martí, jefe del Gobierno de Andorra, se desplazó en septiembre a Moncloa para acelerar el acuerdo que evite la doble imposición. (Efe)
Antoni Martí, jefe del Gobierno de Andorra, se desplazó en septiembre a Moncloa para acelerar el acuerdo que evite la doble imposición. (Efe)

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Junker reconoció un “exceso de ingeniería fiscal” en el marco legal luxemburgués, cuando el escándalo de Luxleaks, revelado por un pool de medios internacionales, entre ellos El Confidencial, le puso en la picota. Esta crisis europea ha tenido una víctima colateral: el Principado de Andorra, que había cambiado toda su fiscalidad precisamente para copiar el modelo luxemburgués y poder así atraer empresas que operen en España.

Precisamente Andorra lleva desde 2012 modificando todo su modelo impositivo para aplicar un sistema de dumping fiscal como el del Gran Ducado, pero más agresivo, gracias a que no forma parte de la Unión Europea. El objetivo: convertirse en “una plataforma muy competitiva para sus headquarters operativos; y puede acabar transformarse en un prescriptor de excepción para inversiones internacionales en Europa en general, y en España en particular”, como señala el vicepresidente de la comisión de relaciones internacionales de la Confederación Empresarial Andorrana (CEA), Pere Augé, en un reciente artículo.

Andorra había cambiado toda su fiscalidad precisamente para copiar el modelo luxemburgués y poder así atraer empresas que operen en EspañaEn otras palabras, toda la arquitectura fiscal andorrana busca captar inversiones de sectores como el tecnológico, sanitario o educativo que podrían ir a España, pero que en lugar de eso se decantarían por el Principado ante un marco tributario mucho más competitivo. Cataluña sería la Comunidad Autónoma más perjudicada por esta política.

La CEA ha elaborado un documento en el que compara los diversos regimenes fiscales europeos. Sobre el nuevo impuesto de sociedades andorrano al 10%, la CEA asegura en el texto que “este nuevo impuesto lidera un modelo fiscal tremendamente atractivo y que ha sabido crear un tratamiento que combina las mejores virtudes de jurisdicciones como Holanda, Luxemburgo, Suiza, Irlanda, Malta o Chipre”.

 

Variedad de estructuras societarias

La CEA es el equivalente a patronal andorrana. En su documento se detallan el tipo de sociedades que pueden beneficiarse de este régimen fiscal, entre ellas estructuras de holding, que son las que utilizan grandes gigantes tecnológicos como Google, Facebook o Apple para no pagar impuestos en España.

Además de holdings, el nuevo planteamiento andorrano prevé que se puedan crear empresas de trading, de explotación de intangibles, financieras o prestadoras de servicios, entre otras. Con ventajas fiscales, también, para el cobro de dividendos o la realización de plusvalías.

 

Pese a la publicitada liberalización, la legislación sigue primando que estas firmas integren un socio andorrano. Así, las nuevas inversiones exteriores precisarán de una autorización previa del Gobierno andorrano. Sin embargo, este permiso oficial no es necesario para los proyectos impulsados por residentes en Andorra.

Negociación del convenio

España está negociando un Convenio de Doble Imposición (CDI) con Andorra, que en esencia beneficiará todavía más la estrategia de competencia fiscal del Principado. Como se observa en los gráficos adjuntos, el CDI es fundamental para la constitución y optimización fiscal de muchas de estas sociedades.

El objetivo de Andorra se centra en captar deslocalizaciones españolas, en especial empresas vinculadas a nuevas tecnologías, la cosmética, centrales de ventas o, incluso, emprendedores que apuesten por un mercado más global que español y quieran beneficiarse de un marco fiscal tan laxo.

Toda la arquitectura fiscal busca captar inversiones que podrían ir a España, pero que se decantarían por el Principado ante un marco tributario mucho más competitivo. Cataluña sería la más perjudicada

En esta línea, Andorra ha creado una agencia pública denominada Andorra Desenvolupament e Inversió, que desarrolla la iniciativa Actua y que está pensada para captar este tipo de inversión extranjera: sociedades que operarán a nivel global pero que fiscalmente serán andorranas. El 23% de las consultas que recibió este organismo durante 2014 versaron sobre proyectos de inversión extranjera.

Polémica por el caso Pujol

Aunque el CDI ha estado marcado por la polémica por el caso Pujol y la negativa de los andorranos a facilitar información fiscal sobre la familia del presidente catalán, lo que se está jugando en el nuevo acuerdo es que se cree un pequeño Luxemburgo que, básicamente, incidiría sobre el mercado español, que supone en buena parte el grueso del mercado andorrano. El presidente andorrano Antoni Martí se reunió con Mariano Rajoy el pasado mes de septiembre para, entre otras cosas, agilizar la firma del CDI.

Aunque está previsto un intercambio automático de información preconizado por la OCDE para 2017, en Andorra éste no entraría en vigor hasta el año 2018, como mínimo. Y en casos judicializados, como el de la familia Pujol, el flujo de la información será mucho más lento.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios