EN JUNIO ALCANZABA LOS 63.000 MILLONES

La banca española auxilia a la Generalitat y le aplaza los vencimientos de deuda al 2015

La Generalitat está acordando con los bancos fórmulas para aplazar vencimientos de deuda previstos para este año y traspasarlos al próximo ejercicio de 2015

Foto: Mas-Colell, en el pleno de votación de los Presupuestos
Mas-Colell, en el pleno de votación de los Presupuestos

La Generalitat está acordando con los bancos fórmulas para aplazar vencimientos de deuda previstos este año y traspasarlos al ejercicio de 2015, según han confirmado diversas fuentes financieras. Estos pactos le sirven a la Conselleria de Economía, que encabeza Andreu Mas-Colell, para que la Administración catalana gane un poco de aire en un final de año de caja muy tensionada.

La negociaciones se llevan a cabo entidad por entidad, de manera bilateral y por fórmulas diferentes. En ocasiones se trata de pólizas de crédito; en otras, de préstamos colaterales. Al final el resultado es el mismo que en otras operaciones, como el aplazamiento de pago al sector de telecomunicaciones: descargar de responsabilidades financieras el final del ejercicio en curso.

Fuentes de la Generalitat han declinado hacer comentarios y de cifrar la cantidad de deuda bancaria cuyo plazo se ha traspasado al próximo ejercicio. Según los presupuestos de la Generalitat del 2014, vencían 5.726 millones que se iban a amortizar o refinanciar. Pero una buena parte de estos fondos, un total de 781 millones, han pasado al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), al ser bonos patrióticos. Por tanto, quedan casi 5.000 millones, una parte de los cuales en vez de devolverse se ha traspasado al próximo ejercicio.

Con los mercados de deuda subsoberana cerrados, la Generalitat depende en buena parte de la asistencia financiera que le está llegando de Madrid, precisamente con un clima de gran crispación política por la crisis soberanista. Según datos que constan en el sector financiero, casi la mitad de los acreedores de las arcas catalanas son públicos o semipúblicos en este momento.

Dependencia pública

A 30 de junio, el FLA era titular de 21.328 millones de deuda de la Generalitat, un tercio de la deuda total. Pero, además, están las líneas del ICO que han dado financiación a proveedores y que a la mitad de año llegaban a 6.551 millones. Al propio ICO, entidad pública, se le adeudan otros 1.400 millones. Y además está el Instituto Catalán de Finanzas (ICF), el equivalente al ICO pero dependiente de la propia Generalitat, con otros 478 millones.

En total, los acreedores públicos acumulaban 29.757 millones. A esto hay que añadir los préstamos con Banco Europeo de Inversiones (BEI), entidad semipública, que alcanza la cifra de 5.127 millones.

Superando el límite

El total de compromisos de la Generalitat suma 63.031 millones, incluyendo las partidas anteriores, la deuda bancaria –más de 19.000 millones– y los títulos de renta fija de emisiones autonómicas que, al no haber vencido todavía, no se han traspasado al FLA, otros 12.000 millones.

 

Estos 63.000 millones superan en 4.000 los 59.914 millones de deuda que estaban previstos para 2014, según constaba en los Presupuestos de ese año. Y eso que son cifras de junio. A medida que crece la deuda, aumenta el gasto en intereses, y eso deteriora más la ya maltrecha situación financiera de la Generalitat.

La situación sería peor si se incluyeran los más de 2.300 millones de pasivos acumulados en Ifercat, empresa que no computa en la suma total al ser considerada asociación público-privada. Contablemente tampoco lo hacen los escasos censos enfitéuticos, que pesan sobre los pocos edificios que la Generalitat todavía no ha vendido.

Negociaciones con el PSC

Esta deuda aplazada será otro de los capítulos que quedarán para los Presupuestos del 2015, los mismo que ahora Mas-Colell está intentando negociar con el PSC tras quedar en minoría y perder el apoyo de ERC después del 9-N.

Los bancos que han dado oxígeno a la Generalitat son los grandes de la banca española, entre ellos CaixaBank, Banco Santander, Banco Sabadell, Bankia y otras entidades. Además, hay otros 3.500 millones de deuda que se reparten entre más de 20 entidades, entre las que se encuentra el Banco Popular y entidades financieras extranjeras, la mayoría alemanas como Landesbank Hesse-Thüringen G.-Helaba, Grup Hypo Real State Holding, Deutsche Bank, Deutsche Genossenschafts o Hypothekenbank, entre otros.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios