GUÍA PARA NAVEGAR EN LOS 'TAX RULINGS'

Cinco claves para entender los documentos fiscales secretos de las multinacionales

¿Quiere saber cómo se ahorran las multinacionales miles de millones en impuestos?Les ofrecemos algunas claves para leer estos documentos y saber qué debe buscar.

Foto: Cinco claves para entender los documentos fiscales secretos de las multinacionales

¿Quiere saber cómo se ahorran las multinacionales miles de millones en impuestos al desviar sus beneficios a Luxemburgo? Toda la información está en los documentos revelados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y que puede consultar en el buscador que le proporciona El Confidencial. Sin embargo, entender las complejas estructuras que han puesto en marcha estas empresas no es tarea sencilla. Aquí les ofrecemos algunas claves para leer estos documentos y saber qué hay que buscar.

1. Empiece por los gráficos

En cada acuerdo fiscal (tax ruling), hay un gráfico con la estructura simplificada de la empresa y las sociedades relevantes que utilizan para rebajar su factura fiscal. En la mayoría de los casos hay dos gráficos: la estructura actual y la nueva que la compañía quiere poner en marcha. No incluyen las filiales en todos los países. Pero precisamente por eso son tan útiles: normalmente sólo muestran las filiales que son relevantes para las autoridades fiscales luxemburguesas. Así que ya saben dónde mirar para encontrar lo que la empresa está haciendo para eludir pagar impuestos.

No obstante, hay una trampa: en muchos de estos documentos, los asesores de PwC utilizan nombres en clave para las filiales, sobre todo las que no están en Luxemburgo. Por ejemplo, si una empresa española es parte de la estructura, su nombre habitual será SpainCo. Aunque no se conozca el nombre de la empresa española, sí se sabe que hay un camino que va de Luxemburgo a España. No se preocupe si, aun así, el gráfico no parece tener sentido o es enormemente complejo, porque aquí llega el paso dos:

2. Vuelta al principio

Cuando tengan una idea básica de la estructura, vuelvan a la primera página del documento. Ahí es donde los asesores fiscales presentan la empresa y explican paso a paso la estructura que quieren establecer. Cuando exponen un paso concreto –por ejemplo, la empresa quiere conceder préstamos desde Luxemburgo a sus filiales en todo el mundo– los asesores explican cómo creen que las autoridades luxemburguesas deberían verlo. No es una lectura fácil, pero a su manera les explicará por qué tiene sentido establecer la estructura tal como la proponen.

 

3. Un poco de economía

Uno de los principales beneficios del sistema fiscal luxemburgués es el tratamiento de los intereses. Las sociedades registradas en Luxemburgo están exentas de impuestos sobre los ingresos por intereses. Por eso es tan interesante para las multinacionales estructurar sus operaciones de tal forma que los beneficios obtenidos en otros países puedan fluir hacia el Gran Ducado como intereses de un préstamo.

Busquen señales de que los beneficios en el exterior se transforman en intereses cuando pasan a Luxemburgo. Una manera inteligente de hacer esto son los llamados préstamos híbridos: tienen todas las características de las acciones –y son tratados como tales en la mayoría de los países–, pero Luxemburgo los considera como deuda para propósitos fiscales. En España conocemos bien este tipo de instrumentos gracias a las preferentes, que eran otro tipo de híbrido entre deuda y acciones. Muchas empresas usan préstamos participativos, donde se fija un tipo de interés variable sobre el 'préstamo' que es tan alto como los beneficios anuales de la filial.

4. Royalties

Otro beneficio del sistema fiscal de Luxemburgo es una exención del 80% de todos los ingresos provenientes de propiedad intelectual. Miren marcas, patentes y derechos de producción o distribución en los documentos. Las filiales extranjeras tendrán que pagar por el uso de estos derechos aunque sean propiedad de su matriz (así desvían beneficios) y PwC explica en el documento por qué tiene sentido cobrar por ello.

5. Den un paso atrás

¿Le da vueltas la cabeza? Recuerde que estos documentos fueron redactados por asesores fiscales altamente especializados que conocen todos los entresijos de las diferentes leyes fiscales nacionales e internacionales. Es imposible entenderlo todo en ellos, salvo que cuenten con la ayuda de un experto en fiscalidad internacional.

Cuando las cosas dejen de tener sentido, den un paso atrás y piensen en la empresa que propone estas estructuras. ¿Qué es lo que fabrica y vende? ¿Es lógico para ella estar en Luxemburgo o dirigir dinero hacia allí? Los detalles de la planificación fiscal son muy difíciles, pero la idea general es sencilla: llévate el dinero de sitios con altos impuestos a sitios con tipos más bajos o con una base imponible (sobre la que se cobran los impuestos) mucho más baja; esto último es lo que se consigue con el sistema luxemburgués.

Una pista final: por unos pocos euros cualquiera puede acceder a las cuentas anuales de las empresas luxemburguesas a través de su registro mercantil. Estos documentos son útiles para ver el resultado que han dado las inversiones planeadas en los tax rulings y cuál es el tipo impositivo efectivo para cada empresa.

Jan Kleinnijenhuis es periodista del diario holandés Trouw. Traducción e información adicional de Eduardo Segovia.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios