consejo empresarial para la competitividad

Los 'popes' empresariales piden retomar las privatizaciones tras el fiasco de Aena

Tras la fallida la salida a bolsa de Aena, que ha evidenciado la división que existe en el seno del Ejecutivo respecto a la venta del

Foto: Rajoy junto a los grandes empresarios españoles que integran el Consejo Empresarial por la Competitividad en mayo de 2014. (EFE)
Rajoy junto a los grandes empresarios españoles que integran el Consejo Empresarial por la Competitividad en mayo de 2014. (EFE)

Tras el aplazamiento de la OPV de Aena, que ha evidenciado la división que existe en el seno del Ejecutivo respecto a la venta del patrimonio nacional, los grandes empresarios se han puesto a los mandos del bloque que defiende vender las empresas públicas y, apenas cuatro días después de que derrapara oficialmente la salida a bolsa de los aeropuertos españoles, han alzado la voz en pro de más privatizaciones.

El Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), grupo formado por 15 de las mayores compañías del país, ha incluido en su informe de medidas para impulsar la economía, que se presentó ayer, lo que denominan gestión activa del patrimonio público, eufemismo con el que estas compañías se refieren a la venta de empresas públicas. El propio César Alierta, presidente de Telefónica y del CEC, cifró en 35.000 millones el dinero que podría obtener el Gobierno con la venta de compañías del Estado. Y, aunque no las citó directamente, en la lista de favoritas de este lobby están Loterías y Aena, los dos últimos y frustrados intentos de colocar en manos privadas empresas públicas.

Pero la lista es mucho más larga y alcanza hasta ocho grandes entes públicos capaces de despertar el apetito del capital privado: Loterías, Aena, Adif, RTVE, Renfe, Hispasat, Ineco, Siepsa y SEPI, holding bajo cuyo paraguas están Correos, Hunosa, Sociedad Estatal Española (Exte), Corporación RTVE, Enresa y la propia Fundación SEPI.

La ministra de Fomento, Ana Pastor. (EFE)
La ministra de Fomento, Ana Pastor. (EFE)

Entre todas suman 69.800 millones de valor de empresa, según los cálculos de CEC, lo que permite deducir que el Estado podría obtener esos citados 35.000 millones conservando la mayoría del capital en el grueso de estas sociedades o, al menos, el control como principal accionista. Los cálculos que ha realizado este lobby han sido muy conservadores, ya que, por ejemplo, conceden a Aena una valoración de 4.200 millones, cifra entre un 30% y casi un 50% inferior a la que se barajó para su salida a bolsa, que osciló entre los 6.225 y los 8.025 millones de euros.

Las joyas de la corona, no obstante, son Loterías, a la que conceden un valor de 16.600 millones, y el gestor de infraestructuras ferroviarias Adif, con 37.700 millones. A gran distancia aparece el consolidado de SEPI, con 5.100 millones, con Correos (2.000 millones) y Corporación RTVE (1.500 millones) como principales activos, ya que otras sociedades como Enresa o Exte son valoradas a cero, mientras que Hunosa apenas alcanza los 200.000 euros.

Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.
Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

El CEC ha aplicado un multiplicador de 1,16 veces el valor en libros para obtener el Valor de Empresa (EV), inferior al actual del Ibex 35, que ronda las 1,5 veces. Con este barómetro, las grandes compañías conceden a Renfe un valor de 3.600 millones y a RTVE le otorgan 1.700. En principio, el Gobierno ha cancelado la salida a bolsa de Aena hasta el próximo año, y mantiene su objetivo de retomar la operación cuando se convoque el concurso público para la selección de la firma auditora encargada de dar conformidad a la oferta pública. De hecho, sólo cuenta con un plazo de seis meses para garantizarse el apoyo del núcleo duro conformado por Ferrovial, March y el fondo The Children's Investment Fund, cuyo compromiso es vinculante hasta abril de 2015.

A partir de ese momento, estos inversores son libres de no seguir adelante. Y son varios los observadores que advierten de que detrás del espectáculo vivido la semana pasada con el operador de aeropuertos hay mucho más que un problema formal y se esconde una clara división dentro del Gobierno sobre qué hacer con el patrimonio nacional. Por el momento, van ganando quienes prefieren vender poco, o nada.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios