andrés vicente, director general de empresas

Vodafone: "Estamos en conversaciones con Apple para dar servicios a empresas"

Vodafone tiene pisado el acelerador a fondo en el mercado español. Tras la compra de ONO por 7.200 millones, una operación que le da acceso a 8

Vodafone tiene pisado el acelerador a fondo en el mercado español. Tras la compra de ONO por 7.200 millones, una operación que le da acceso a 8 millones de hogares, ha tomado la delantera con la tecnología 4G, hasta el punto de que va con un trimestre de adelanto respecto a sus planes, lo que se traduce en que ya está en 600 municipios y prevé terminar el año en 1.000.

Para conseguir estar tan rápido en tantas localidades, la operadora lleva un ritmo de inversiones de 1.000 millones anuales en los últimos dos ejercicios (compra de ONO aparte), un esfuerzo que cobra sentido cuando se escucha el convencimiento que tiene la compañía de que la penetración de esta tecnología va a ir a una velocidad nunca vista, superior a la que alcanzaron la fibra óptica y la banda ancha fija en su momento.

"Estamos viviendo un momento apasionante en cuanto a tecnología", afirma Andrés Vicente, director general de Empresas de Vodafone, quien tiene dos ideas claras respecto a la evolución del sector: por una parte, está convencido de que el futuro está en la nube; por otra, que se va a avanzar hacia un ecosistema de operadores, desarrolladores de software, gigantes como Apple o Google, e incluso bancos (como ya se está viendo con los sistemas de pagos móviles) donde, lejos de canibalizarse vía fusiones, van a jugar estrategias de colaboración y alianzas.

Con este planteamiento, Vodafone tiene ya firmados importantes acuerdos con compañías como Google y Microsoft. Además, dentro del desarrollo de una capa de servicios para empresas que Apple está llevando a cabo junto a IBM, "nosotros estamos en conversaciones con Apple", reconoce Andrés Vicente, convencido de que "es una proposición que tiene todo el sentido para nuestros clientes".

La guerra de la televisión

Frente a este discurso de colaboración y alianzas, está la guerra abierta en la televisión de pago con la compra de Canal+ por parte de Telefónica, una operación que preocupa, y mucho, a Vodafone, ya que, según sus cálculos, se haría con más del 65% de los clientes y el 80% de los ingresos. "La posición dominante de Telefónica en televisión de pago se puede transferir a las comunicaciones", advierte Andrés Vicente.

La oportunidad de oro que se le abre a la compañía presidida por César Alierta para hacer ofertas conjuntas ha llevado a Vodafone a pedir a Competencia que obligue a Telefónica a facilitar a sus competidores que puedan replicar de manera competitiva las ofertas que lance la compañía española gracias a su posición de operador dominante.

Encuentro 'Banda ancha ultrarrápida y competitividad de las empresas'. Fotos: Enrique Villarino
Encuentro 'Banda ancha ultrarrápida y competitividad de las empresas'. Fotos: Enrique Villarino

En concreto, han pedido que la misma batería de contenidos exclusivos que llegue a abarcar Telefónica (léase, el mejor fútbol) se tenga que revender obligatoriamente al resto de actores interesados a unos precios que les permitan ser competitivos, lo que no significa tener los mismos márgenes, pero sí poder disfrutar de precios atractivos para un sector que viene de un duro pasado reciente.

La industria de las telecomunicaciones en España arrastra desde 2007 una dura cuesta abajo, del 30% en ingresos y del 45% en términos de ebitda, según el director general de Empresas de Vodafone, mientras que se ha mantenido el ritmo de inversiones, lo que hace insostenible el modelo y explica las fusiones que se están viendo. De hecho, bajo esta perspectiva, Andrés Vicente aplaude la oferta lanzada por Orange sobre Jazztel y lanza un mensaje a las autoridades europeas para, desde una perspectiva regulatoria, facilitar la concentración del sector.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios