VENTA DE LA PROMOCIÓN JUAN BRAVO PLAZA

Ana Botín cede al plan de Lar y acaba con el 'sueño enladrillado' de Fernández Tapias

El Banco Santander ha dado su consentimiento para la venta a Lar de Juan Bravo 3, la promoción de lujo soñada por Fernández Tapias en pleno boom del ladrillo

Foto: Ana Botín cede al plan de Lar y acaba con el 'sueño enladrillado' de Fernández Tapias

Tras dos años largos de tira y afloja con su socio inmobiliario Rafael Ortiz, el popular empresario naviero Fernando Fernández Tapias no ha tenido más remedio que entregar la cuchara rindiendo la plaza de Juan Bravo 3, la promoción residencial de superlujo, a razón de casi tres millones de euros por vivienda, que fue iniciada en 2007 y que la crisis del ladrillo se llevó un año después por delante. Desde entonces, el sueño de ‘Fefé’ pasó a transformarse en una terrible pesadilla con altibajos anímicos producidos por ese síndrome del soldado invencible que contagia a todos los que se resisten a perder hasta la camisa.

El complejo Juan Bravo 3, en el exclusivo barrio de Salamanca de Madrid, será transferido en los próximos días a la socimi del Grupo Lar que dirige Miguel Pereda en una operación de alrededor de 130 millones de euros y en la que también participa como entidad compradora la gestora norteamericana Pimco. La venta ha sido propiciada a instancias de la compañía Eurosazor, la sociedad patrimonial de Rafael Ortiz, como accionista mayoritario del inmueble. La última palabra que ha permitido desbloquear el acuerdo la ha dado en cualquier caso el Banco Santander, en calidad de acreedor financiero y propietario virtual de todo el negocio.

La entidad que preside Ana Botín heredó el proyecto del antiguo Banif, uno de los bancos clásicos en la operativa financiera de Fernández Tapias y que fue pilotado en su día por Javier Marín, actual consejero delegado del Banco Santander reconfirmado en el cargo por la nueva presidenta. Las buenas relaciones ente ‘Fefé’ y Marín hacían pensar hasta hace unos meses en la posibilidad de una renegociación que ayudara al empresario gallego a levantar la suspensión de pagos que Inmobiliaria Juan Bravo 3 presentó en mayo del pasado año como último recurso para evitar la ejecución hipotecaria. Previamente, Fernández Tapias tuvo que hacer frente a un aval personal ante el Banco Santander por importe de 23,5 millones de euros.

El empresario Fernando Fernández Tapias. (Gtres)
El empresario Fernando Fernández Tapias. (Gtres)

Rafael Ortiz y Fernando Fernández Tapias se embarcaron en la faraónica construcción de los pisos más lujosos de Madrid con la compra de dos edificios contiguos de oficinas que Repsol y Mutua Madrileña tenían en la confluencia de la calles Juan Bravo y Lagasca. Corría el año 2007 y la amenaza de burbuja inmobiliaria todavía no había asomado las orejas de las célebres hipotecas subprime en Estados Unidos. Los promotores apalancaron su iniciativa con un crédito de 165 millones aportado por Banif y emprendieron acto seguido una intensa gestión comercial con la contratación del estudio de arquitectura Rafael de La-Hoz y la dirección de ventas de la Inmobiliaria Gilmar.

La crisis del ladrillo y el retraso en la concesión de las licencias municipales lastraron el proyecto hasta quedar paralizado con el vallado del solar y tras el derribo de los originales inmuebles, que entre otros inquilinos habían albergado a la Fundación Faes que preside José María Aznar. A partir de 2011 las expectativas de rentabilidad se convirtieron en el cuento de la lechera y empezaron las desavenencias entre los dos socios dada la presión del Grupo Santander por asegurar el riesgo de su fallida inversión. Ortiz hizo valer la prenda de su garantía patrimonial con el aval de Eurosazor mientras que ‘Fefé’ prefierió sacudirse el bolsillo para no enturbiar la entente cordial con su banco de siempre.

Amenaza de desahucio

Fernández Tapias ha tratado de resarcirse en lo posible del fiasco tomándose la justicia por su mano y dejando de pagar el uso y disfrute de sus oficinas de Serrano, 57, un edificio propiedad de Rafael Ortiz y del que será desahuciado a menos que ambos compañeros de fatigas recuperen las buenas costumbres de antaño. De momento, ‘Fefé’ adeuda a su casero más de dos años de alquiler, casi un cuarto de millón de euros sin contar intereses de demora. Una cifra menor dado el ‘agujero’ que ha supuesto el proyecto de Juan Bravo 3, pero que muestra bien a las claras el mal trago que todavía le queda por superar al actual vicepresidente del Real Madrid.

La venta a Lar España Real Estate y a su socio Pimco permitirá el levantamiento del concurso de acreedores tanto de Juan Bravo 3 como de Eurosazor. Para la nueva socimi que empezó a cotizar en marzo este tipo de inversiones forman parte de su ámbito natural de negocio, orientado a la dotación de una cartera de activos con marcas de prestigio. La entidad hizo pública ayer la toma de control del centro comercial Portal de la Marina en Ondara (Alicante) por un importe de 17,5 millones de euros. Lar levantó con la salida a bolsa 400 millones de euros, de los que ya lleva invertidos 230. A esta última cifra habrá que sumar ahora los 130 millones previstos para su nuevo proyecto estrella en Madrid. 

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios