rebajan la contrata en un 10,7%

Los sindicatos amenazan con otra huelga si Madrid da las basuras a ACS-Ferrovial

Los sindicatos están en pie de guerra ante la probable adjudicación de la recogida de la periferia a una oferta que ofrece un 10,7% menos de lo dictado en los pliegos

Foto: Imagen de la huelga de limpieza del pasado noviembre en Madrid
Imagen de la huelga de limpieza del pasado noviembre en Madrid

Las espadas vuelven a estar en alto entre los sindicatos y el Ayuntamiento de Madrid. En esta ocasión por el contrato de basura de la periferia de la capital, una contrata histórica de FCC Servicios que esta misma semana puede cambiar de manos a la UTE formada Urbaser y Cespa, filiales respectivamente de ACS y Ferrovial. De hecho, va al próximo Consejo de Gobierno y, salvo sorpresa, ése aprobará el cambio de contratista.

Esta unión de empresas ha presentado la mejor oferta económica, al haber puesto sobre la mesa una rebaja del 10,7% sobre los pliegos, algo que los sindicatos interpretan como toda una amenaza hacia sus condiciones laborales, ya que el concurso incluye que se deba mantener la plantilla que garantiza el servicio actual. "Con esa oferta económica, es absolutamente inviable dar el servicio que se ha ofrecido hasta ahora y eso va a tener repercusiones", señalan desde UGT.

De hecho, los representantes de los trabajadores adelantan que "se va a generar conflicto" si, como se temen, el contrato termina adjudicándose a las compañías presididas por Florentino Pérez y Rafael del Pino. "No vamos a perder nada más", señalan desde CCOO, donde recuerdan que llevan casi cinco años con sus condiciones congeladas.

Aunque los pliegos se abrieron el pasado 28 de agosto y desde entonces se sabe que los 55 millones ofertados por ACS y Ferrovial representaban la mejor oferta económica, el contrato todavía no se ha adjudicado y eso que la oferta económica pesa un 65%, lo que debería haber hecho que su adjudicación fuera prácticamente inmediata, sobre todo, teniendo en cuenta que los otros dos grandes competidores, FCC Servicios y Valoriza, filial de Sacyr, sólo presentaron rebajas inferiores al 1% sobre los pliegos.

Ana Botella cuando anunció que no se presentará a las elecciones municipales
Ana Botella cuando anunció que no se presentará a las elecciones municipales

Todo parece indicar que la presión sindical ha forzado al Ayuntamiento a tener que estudiar la oferta técnica para demostrar su viabilidad y, de hecho, hoy mismo se esperaba algún pronunciamiento de la Comisión de Medio Ambiente, aunque ésta ha concluido con la salida de los sindicatos por la puerta de atrás, encendidos al ver cómo, en su opinión, el consistorio se mantenía inflexible ante cualquier argumento en contra de la viabilidad del contrato con ese precio, una actitud que les refrenda en su temor de que el contrato se va a adjudicar a ACS y Ferrovial, que comparten UTE al 50%.

"Si el proyecto técnico es capaz de explicarse, se lo tendrán que adjudicar, pero entonces tendremos probablemente un problema como ya hemos visto en Jardínes", explican desde CCOO. Los temores de los sindicatos responden a que el grueso del gasto de estos contratos es el personal y "cuando se baja esa millonada, lo paga la plantilla", critican.

Pero hay más. El objetivo del Ayuntamiento de Madrid es unificar en un único contrato el servicio de la zona centro y de la periferia de la capital, y es ahí donde se sospecha que ACS y Ferrovial recuperarán el dinero que ahora pierden. De hecho, como la contrata del centro vence dentro de trece meses, la actualmente en liza sólo se ha configurado para este plazo.

Problema para el próximo alcalde, ahorro para la actual

Para entonces habrá un nuevo regidor en el consistorio y, además, tocará negociar el nuevo convenio colectivo, terreno abonado para que todas las partes -Ayuntamiento, empresas y sindicatos- intenten llevarse a su terreno la nueva contrata: los dos primeros en forma de ahorros de costes; y los segundos, en forma de defensa de las condiciones de los trabajadores con la amenaza de movilizaciones en uno de los servicios más sensibles para los ciudadanos: la recogida de basuras.

De hecho, se están preparando ya movilizaciones y los sindicatos no dudan en comparar este proceso con el que terminó desembocando en la huelga viaria de once días que se vivió el pasado noviembre. "Estamos siguiendo la misma senda que entonces, porque no vemos la viabilidad de una oferta a la baja de estas dimensiones, es imposible de justificar", advierten desde UGT.

Este medio se ha puesto en conctacto tanto con el Ayuntamiento de Madrid como con ACS y Ferrovial, solicitando una rápida información que permita contrastar sus argumentos sobre la viabilidad técnica del contrato, pero todavía no ha obtenido respuesta.

La otra cara de la moneda, los sindicatos, temen que el contrato de la periferia sea sólo la punta del iceberg y que el verdero problema llegue dentro de trece meses, con la unificación de éste y el de la zona centro, que dan por hecho que llevará consigo la implantación de la carga lateral si el PP gana las próximas elecciones, un sistema de recogida de los contenedores por elevación mecánica, lo que hace que ya no sean necesarios los dos trabajadores que actualmente van en la parte de atrás de los camiones de recogida.

"Si nuestros temores se cumplen, el 60% de la plantilla se irá a la calle en 2016", denuncian desde CCOO. Y los madrileños se enfrentarán a una más que posible huelga salvaje.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios